fbpx

La nueva evangelización: haciendo una excepción a la regla

Muchos son conscientes de que la ‘Comisión de la Santa Sede para las Relaciones Religiosas con los Judíos’ ha lanzado recientemente un documento titulado: Los Dones y el Llamamiento de Dios son Irrevocables. Este documento admite que no es parte del magisterio, sin embargo, fue publicado por el Vaticano y se colocó en su página web, lo que causó un gran revuelo cuando se declaró: “La Iglesia católica no dirige ni apoya ningún trabajo misionero institucional específico dirigido hacia los judíos.” Dejando a un lado la distinción entre evangelización institucional y evangelización informal, uno puede preguntarse ¿cómo es que la Iglesia católica pasó de evangelizar a los judíos durante casi 2.000 años a no sostener más “los trabajos de misión institucional dirigidos hacia los judíos”?. En pocas palabras, la respuesta es la “nueva evangelización”.

¿Qué es la Nueva Evangelización?

Los términos como “nueva evangelización” son difíciles de definir, ya que se refieren a enfoques en lugar de doctrinas. Sin duda, hay tantas definiciones de este término como el número de católicos, pero una cosa es cierta, la nueva forma de evangelización no es como la forma pre-conciliar de evangelizar. De hecho, el cardenal Avery Dulles, mientras fue sólo el padre Dulles, admitió cuando escribía en el contexto de la nueva evangelización: “La Evangelización, sin embargo, puede y debe ser nueva en su ardor, en sus métodos, y sus expresiones”, [1] y afirmó claramente que se trata de un método diferente a la manera antigua de evangelizar. El método pre-conciliar de la evangelización con rigor y sin compromiso llamó a todos los no católicos a ser convertidos a la Iglesia Católica, [2] mientras que el método post-conciliar de “nueva evangelización”, tiene un enfoque mucho más suave; rara vez, o nunca, se llama a nadie a convertirse a la Iglesia católica. [3] El primero está dirigido por la palabra y el ejemplo, mientras que el segundo, en el mejor de los casos predica sólo con el ejemplo. [4] Sobre la base de estos hechos, uno puede definir la nueva evangelización como: una nueva manera de acercarse a la evangelización, lo que evita la llamada a convertirse a la Iglesia católica y en el mejor de los intentos llevar a la gente hacia la Iglesia a través de la atracción. [5]

Ahora que tenemos una definición operativa para la nueva evangelización, debemos preguntarnos por qué la Iglesia católica cambió este método, comenzando poco después del Concilio Vaticano II y que culminó con el lanzamiento del nuevo documento de Los Dones y el Llamamiento de Dios son Irrevocables. En pocas palabras, el cambio en la evangelización se debe a un cambio en el énfasis en lo que cree la Iglesia. Vamos a examinar lo que enseña la Iglesia y luego abordaremos por qué cambió su enfoque.

Dos Doctrinas

La Iglesia católica enseña que fuera de ella no hay salvación. Esta doctrina es tradicionalmente conocida por el término latino Extra Ecclesiam Nulla Salus (en adelante EENS). Es imprescindible tener en cuenta que esta enseñanza es un dogma [6] de la Iglesia católica y por esta razón no se puede rechazar.

La Iglesia católica mantiene simultáneamente la enseñanza de que si uno es ignorante de la necesidad de convertirse a la Iglesia Católica, por causas ajenas a uno mismo, entonces uno no se hace responsable por no unirse formalmente a la Iglesia católica.[7] En raras circunstancias, estas personas se pueden unir a la Iglesia católica y recibir la salvación de ella, sin pertenencia formal a la Iglesia católica y sin los medios ordinarios de salvación (es decir, los sacramentos), [8] aunque no sin la gracia de tales medios. Esta enseñanza se conoce como la doctrina de la ignorancia invencible y fue explicada por el papa Pío IX. [9]

Un Cambio en el Enfoque

Después de haber explicado estas dos doctrinas, ahora estamos listos para considerar por qué se produjo un cambio en el enfoque, lo que llevó a un cambio en la evangelización.

Por un lado, antes del Concilio Vaticano II, el dogma EENS siempre estuvo a la vanguardia y llevó adelante la actividad misionera de la Iglesia. Después de todo, si no hay salvación fuera de la Iglesia, entonces se hace necesario contar con un programa riguroso de evangelización. Por otra parte, la doctrina de la ignorancia invencible era una rara excepción [10] y estaba en lo más profundo. Sin embargo, con la llegada del Concilio Vaticano II, la Iglesia quiso suavizar su enfoque hacia el mundo, para bien o para mal, pensando que esto de alguna manera provocaría un “nuevo Pentecostés”, y uniría a todos los “hermanos separados”. Como resultado, la doctrina de la ignorancia invencible se destacó en el Concilio Vaticano II y uno puede decir que fue traída al primer plano. Mientras que la doctrina de EENS fue todavía afirmada por el Concilio Vaticano II [11], ésta se colocó en el fondo [12]. La nueva actitud se convirtió en: “seguramente la mayoría de las personas son ignorantes invencibles, así que no se tiene por qué evangelizar con urgencia y en la misma forma que antes”. [13] Esto es lo que llevó al cambio de la evangelización, un cambio de enfoque doctrinal que llevó a un cambio en la propuesta evangelizadora.

¿Fue el Cambio Bueno?

La pregunta ahora es, si fue o no una buena decisión un cambio en el enfoque (como nota al margen esta cuestión será debatida por Mark Shea y Christopher Ferrara el 12 de enero de 2016). Si vale la pena mencionarlo, no creo que este cambio en el enfoque haya sido útil, ya que es a la vez poco caritativo y estéril. Es estéril como cualquier estadística que demostrara las conversiones antes y después del Concilio Vaticano II. No es caritativo por medio de la siguiente analogía:

Imagínese que usted es un bombero y hay un niño en un edificio en llamas enfrente de usted. ¿simplemente usted rezaría por el niño o trataría de salvarle y orar por su seguridad? La mayoría de las personas de fe dirán que uno debe orar y tratar de salvar al niño del fuego, ya que es muy poco probable que sobreviva. Por supuesto, es posible que Dios responda a la oración, y en una excepción extrema, conceda al niño la capacidad de encontrar algún tipo de refugio contra el calor y el aire suficiente para sobrevivir al fuego sin ayuda externa. Sin embargo, ¿quién en su sano juicio podría basar su decisión sobre si debe o no ayudar al niño basándose en una posibilidad extremadamente rara? ¿Sería realmente caritativo decir: “Voy a rezar para que Dios te salve, pero yo no voy a tratar de salvarte.” El que tiene corazón se da cuenta de que no puede hacer la excepción a la regla y actuar con base a una excepción de tal circunstancia. Así sucede a menudo con la nueva evangelización. Es como si la Iglesia estuviera mirando al mundo enterrarse en llamas y dijera: “bueno, ya que es posible que alguien pueda ser salvo por ignorancia invencible, no tenemos por qué evangelizar de la misma manera que lo hicimos antes, nos limitaremos a confiar a la gente a Dios y esperar que vengan a nosotros”.

Una Llamada para Retornar a la Vieja Evangelización

Como podemos ver, parece que el nuevo método de evangelización es poco caritativo, e irracional, ya que no se puede hacer todo en el poder propio de uno mismo para salvar el alma del otro, se requiere que uno actúe como si la excepción fuera lo común. Esto puede ser comparado con el viejo método de evangelización, que era caritativo, razonable y eficaz. Por esta razón, ¿no sería prudente admitir que la nueva evangelización es un fracaso y es mejor retornar al viejo método? Pidamos para que la Iglesia retorne al viejo método al hacer de la norma, la norma y que la excepción, sea la excepción.

Autor: Michael Lofton

[Traducción: Cecilia González Paredes Artículo original]

 

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

[1] Juan Pablo II y la Nueva Evangelización, p. 28. El énfasis es del autor.
[2] Véase el papa Pío XI, Mortalium animos.
[3] Es cierto que, a veces, la nueva evangelización llama a la gente a la salvación en Cristo, pero el énfasis de que esto se encuentra sólo en la Iglesia Católica, se excluye con mayor frecuencia.
[4] Es cierto la “nueva evangelización”, en su mejor expresión, incluye un mensaje verbal, sin embargo, este método a menudo evita cualquier polémica que haría que los no católicos se sientan ofendidos.
[5] Una vez más, se trata de la nueva evangelización en su mejor forma. En su peor forma, la nueva evangelización es anti-evangelización – desalentar explícitamente la conversión a la Iglesia católica.
[6] Véase. Dr. Ludwig Ott, Fundamentos del Dogma Católico.
[7] Esto no quiere decir que la ignorancia invencible garantiza la salvación, sólo significa que la salvación no se excluye cuando uno es ignorante debido a causas ajenas a su propia cuenta.
[8] La Iglesia católica enseña que los sacramentos son los medios ordinarios de salvación, pero en raras circunstancias, un deseo implícito de los sacramentos será suficiente. Ver. Dr. Ludwig Ott, Fundamentos del Dogma Católico.
[9] Ver el documento del papa Pío IX De Promoción de doctrinas falsas (Quanto Conficiamur Moerore): “Todos sabemos que los que sufren de la ignorancia invencible respecto a nuestra santa religión, si siguen cuidadosamente los preceptos de la ley natural que han sido escritos por Dios en los corazones de todos los hombres, si están dispuestos a obedecer a Dios, y si llevan una vida virtuosa y obediente, pueden, por el poder de la luz y la gracia divina, alcanzar la vida eterna. Porque Dios, que conoce por completo las mentes y almas, los pensamientos y hábitos de todos los hombres, no permitirá, de acuerdo con su infinita bondad y misericordia, que cualquier persona que no es culpable de una falta voluntaria, sufra castigo eterno (n. ° 7).
[10] Esto no quiere decir que la doctrina de EENS se suspende para aquellos que son ignorantes invencibles, pero que es posible que el ignorante invencible pueda unirse a la Iglesia de una manera extraordinaria que sólo Dios conoce.
[11] “Por lo tanto, aquellos no pueden ser salvados, porque sabiendo que la Iglesia católica fue fundada por Jesucristo, por Dios, como algo necesario, todavía se niegan a entrar o permanecer en ella” (Decreto sobre la Actividad Misionera de la Iglesia nº 7).
[12] Esto se puede demostrar mediante la lectura de la Lumen Gentium 14 a 16 y la observación de que la doctrina se enfatiza.
[13] No hay ninguna razón para asumir que la mayoría son ignorantes invencibles. Uno debe evangelizar de una manera tal que asuma que todos los no católicos están en peligro, porque, hablando al menos objetivamente, están en peligro.




THE REMNANT
THE REMNANThttp://remnantnewspaper.com/
Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA

Del mismo autor

“Lectio Magistralis” del cardenal Burke: centrado en la importancia de la liturgia

La reciente "lectio magistralis" dada por el cardenal Raymond Burke en...

Últimos Artículos

La vacuna más segura contra el coronavirus

En las últimas semanas, algunas de las...

Cuando una muerte es un insulto

Difícil sintetizar en un par de líneas...