fbpx

La palabra no está encadenada

El domingo 4 de diciembre de 2016 tres mujeres venezolanas se encadenaron en el Vaticano solicitando la libertad de los presos políticos del régimen de Maduro.

Al parecer ello no fue motivo de atención para Francisco, tan diligente y misericordioso para otras necesidades humanas.

Se dirá que el papa no quiere interferir en política que afecta a un país. Pero es que acaso los derechos humanos son asuntos políticos internos de un país? Claramente no lo son. Porque el Derecho Internacional de los Derechos Humanos es muy claro sobre ese respecto. Nunca puede un Estado alegar intromisión en sus asuntos internos cuando se trata de violación flagrante de derechos humanos.

Seguramente la diplomacia de la Secretaría de Estado que comanda el Card.Parolín tiene su posición al respecto y no necesariamente coincidente con Francisco.

Entonces, como explicar la indiferencia nada menos de quien está mediando en el conflicto civil que tiene lugar en el país caribeño?

Creemos, y dicho esto con todo respeto hacia la institución sagrada del ministerio petrino, que no puede tenerse misericordia selectiva influida por lo que se considere “políticamente correcto”, con una simple visión humana, terrenal.

Lamentablemente esta actitud coincide con la que evidenció cuando visitó la isla de Cuba, de rechazar el diálogo con los dirigentes disidentes y con las Damas de Blanco.

Porque la palabra ni la verdad están encadenadas es necesario hablar claro en estos temas de derechos humanos. Aun naturalmente cuando involucren también al Estado del Vaticano.

La historia terminará evaluando estos hechos.

Carlos Alvarez Cozzi




Carlos Álvarez Cozzi
Carlos Álvarez Cozzihttp://Cozzi
Jurista y catedrático universitario uruguayo. Experto en Derecho Privado, Derecho Internacional Privado y Bioderecho.

Del mismo autor

Dos expresiones recientes del relativismo ético

Por Carlos Alvarez CozziEn el mes de setiembre de 2016, en...

Últimos Artículos

La vacuna más segura contra el coronavirus

En las últimas semanas, algunas de las...

Cuando una muerte es un insulto

Difícil sintetizar en un par de líneas...