Al comenzar una nueva página web, invitado por el p. Santiago González a escribir unas líneas en ella, a quien agradezco su deferencia, inmediatamente se me presentó el fin al cual debe tender un cristiano: “El hombre ha sido creado para amar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor, y así salvar su alma”, como dice san Ignacio en el inicio de sus Ejercicios Espirituales.

Pero nuestro fin se realiza en el mundo, amando lo que Dios ha puesto en nuestras manos. Nuestra vocación de cristianos se realiza en la hispanidad. No es mediante la abolición de la patria que llegaremos a la Cristiandad, reinado social de Cristo en nuestro tiempo, sino afirmando nuestra verdadera identidad, purificando los elementos culturales que vayan contra el Evangelio, y siendo elevados por Dios a un nuevo orden, el sobrenatural, que no puede adquirirlo el hombre con sus solas fuerzas.

Pues la verdadera hermandad entre los pueblos se da sólo con la presencia de Cristo, reconocido como el “Primogénito entre muchos hermanos” (Rom. 8, 29); la verdadera hermandad se da cuando somos todos hijos del mismo Dios, que nos ha elevado a la gracia por el santo bautismo y al cual permanecemos adheridos mediante la profesión de la única fe revelada, la católica, por la cual debemos luchar, y que ha sido “dada de una vez para siempre a los santos” (Jds. v. 3). Otra hermandad es imposible en el mundo, salvo la pseudo hermandad masónica. Otro Dios es inexistente, salvo en las utopías de los ideólogos ecumenistas, que niegan los artículos de fe revelados por Jesucristo.

Esta identidad nuestra, de los hispano hablantes, es la de la hispanidad; es decir, nuestro amor a la patria abierto a la trascendencia. Del mismo modo que Jesucristo se hizo “Luz para todos los pueblos” (Lc. 2, 32) haciéndose “semejante a los hombres” (Flp. 2, 7), perteneciendo a una nación y cumpliendo determinados ritos (cf. Lc. 2, 21-24. 41-42); así también nosotros correremos tras el aroma de sus perfumes (cf. Ps. 118, 32; Cant. 1, 2-3) viviendo en plenitud nuestra consagración bautismal amando nuestra identidad. Así las culturas se redimen y se abren a la trascendencia. Aunque, a veces, como Cristo, debemos llorar sobre nuestra propia ciudad (cf. Lc. 19, 41-44).

Nosotros pertenecemos a la España eterna, a la inmortal, a la evangelizadora por antonomasia, a la que se desgastó, en todos los aspectos, social, cultural, política y económicamente, para la propagación del Evangelio. No pertenecemos a las ideologías baratas que lloran sobre lo que recibimos. O que hacen sacar la imagen de Cristóbal Colón, el “cristóforo”, el portador de Cristo. No somos ni anglófilos ni francófilos (aunque también el iluminismo haya traicionado a las verdaderas Inglaterra y Francia). Somos parte de la España que descubre mundos para Cristo, como lo hizo claramente en América, hasta tal punto que el Papa León XIII llegó a afirmar: “Este evento es por sí mismo el más grande y hermoso de todos los que tiempo alguno haya visto jamás.”

No queremos una patria que reniegue de su vocación sobrenatural, que pida perdón el 12 de octubre por el exterminio de los indígenas o que lo declare día de luto nacional, sino más bien día de la verdadera hispanidad, el día del encuentro de dos mundos, el medieval hispano y el antiguo autóctono; el día en que la forma hispana (con todo lo que implica: cristianismo, instituciones medievales, etc., e incluso la propia lengua) actualizó la materia indiana, pues “la gracia no destruye, sino que perfecciona la naturaleza” (Santo Tomás, S Th. I, 1, 8, ad 2), pues “Cristo era el Salvador que anhelaban silenciosamente” (Benedicto XVI), pues España defendió como nadie los derechos de los descubiertos, hasta tal punto que fue la creadora del derecho internacional.

Por eso es que España es una sola, ya sea en la península, como en las tierras descubiertas. Su fin es único, que es el de seguir haciendo resonar la verdad del Evangelio con la cultura greco-latina que hemos recibido.

Por eso, sólo España descubrió América. No se la chocó por casualidad, sino que le transmitió su alma, su destino y su vocación. Descubrir es, como dice el dr. Alberto Caturelli, un dirigirse con inteligencia y voluntad hacia las cosas para desentrañar su esencia; un hacer patente lo que está oculto.

“Europa es la fe, y la fe es Europa”, escribió Hilaire Belloc. “Será lo que debas ser, o no serás nada”, dijo el Papa Clemente XIII a los jesuitas. Por eso hoy asistimos a la desintegración de Europa, o a un falso intento de amalgamar todo inútilmente, tanto en la apostasía del Viejo Continente, como en la falsa hermandad latinoamericana. No. Realizaremos la vocación que Dios nos marcó como pueblo, o marcharemos a nuestra autodestrucción. Y si renunciamos a nuestra vocación, perderemos aún lo que creemos tener (cf. Lc. 19, 26). Como escribió el padre Julio Meinvielle: “España o es católica o no es nada. Su grandeza de héroe sólo puede alcanzarla en Cristo… El pueblo español no quiere saber nada de la existencia sin Cristo Rey.”

De la misma manera que el modernismo (y su consecuencia lógica, el progresismo) ha variado la fe católica, profesando exteriormente el mismo Credo, pero teniendo una fe distinta; así también hoy se intenta una modificación en nuestro ser patriótico, cambiando la verdadera hispanidad por una falsa. “Los tales son falsos apóstoles, obreros engañosos que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. No es, pues, gran cosa que sus ministros se disfracen de ministros de justicia. Su fin será correspondiente a sus obras.” (2 Cor. 11, 13-15). El demonio sabe que el hombre es por naturaleza un ser religioso, y por eso modifica la fe desde dentro. Y sabe que también es un ser patriótico, y por eso, al no hacerlo mirar a su vocación sobrenatural como nación, lo quiere hacer construir “una ciudad y una torre, cuya cumbre llegue hasta el cielo; y un monumento” (Gn. 11, 4), resultando todo, al final, una verdadera babel, una confusión, prototipo de la discordia final de Babilonia (cf. Apoc. 18, 1-19). El caballo de Troya hoy es una falsa “Unión Europea” sin Cristo y sin su única Iglesia; y una noción de Hispanoamérica que está sirviendo para la penetración ideológica más eficaz del comunismo en nuestro suelo, como sostiene el dr. Antonio Caponnetto.

Hoy debemos reconocer nuestra vocación, dada por Dios. Debemos evitar caer en el “barroquismo” religioso y moral (descrito como el fariseísmo interior) que fue la causa de la decadencia de España como nación, según el p. Leonardo Castellani. Y debemos luchar denodadamente para que se reconozca el orden natural recibido de la mejor filosofía que hubo, la clásica de Platón y Aristóteles; el mejor ordenamiento temporal habido, tal como fue el derecho romano; y la profesión de la única fe revelada reconocida públicamente como verdadera, fe que llevó a ser a España la primera potencia en su vocación de descubrir nuevos mundos ignotos, no sólo materialmente, sino a “sacar el velo que cubría a las naciones” (Is. 25, 7), que es el sentido más profundo de la palabra, como dice el p. José Iraburu, para llevarlos al único Camino, Verdad y Vida (cf. Jn. 14, 6), que es Jesucristo.

Éste es, sin duda, el fin del hombre peninsular y del hombre latinoamericano, éste es el fin del hombre español, que esperamos realizarlo, con la gracia de Dios. Esto es lo que intentaremos de hacer, desde este humilde lugar, con el auxilio del Señor.

Padre Jorge Luis Hidalgo

Padre Jorge Luis Hidalgo
Nació en la ciudad de la Santísima Trinidad, el día de la primera aparición de la Virgen de Fátima, durante la guerra justa que Argentina libró contra Inglaterra por las Islas Malvinas. Estudió en Ingeniero Luiggi, La Pampa, Argentina. Ingresó al Seminario San Miguel Arcángel, de "El Volcán", San Luis. Fue ordenado sacerdote el día 20 de marzo de 2009, por cercanía a la fiesta de San José. Luego de distintos destinos como sacerdote, actualmente es vicario parroquial en la parroquia San Juan Bosco, de Colonia Veinticinco de Mayo, La Pampa, desde el 6 de mayo de 2017. Desde el día de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de América, del año 2017 es Licenciado en Educación Religiosa, por la Universidad de FASTA