Muchas veces hoy se escucha que hay que hablar de la misericordia de Dios; o que hay que hacer más hincapié en los hechos positivos que en los negativos, o en las cosas que nos unen más que en las que nos dividen…

Esta nueva “misericordia” no aparece proclamada como el Señor nos la enseña en el Evangelio, sino bajo el engaño actual del modernismo, que no se enseña eodem sensu eademque sententia (con el mismo sentido y con la misma sentencia), en palabras de san Vicente de Lérins, sino transformando su concepción, sin llamar al hombre al arrepentimiento y a la conversión, negando de este modo la noción de culpa y de pecado, y todo lo que ello conlleva, sobre todo la predicación de las verdades eternas (Cielo, infierno, juicio, purgatorio), y de lo único que puede salvarnos, que es la vida en gracia de Dios, el ejercicio de las virtudes teologales, la necesidad de incrementar nuestros méritos para gozar más de Dios, etc. Frente a esta visión parcial de las cosas parece que todos van al Cielo…

Estos actuales errores se pueden ver agravados por el anuncio de un año santo de la misericordia.

Debemos, por lo tanto, recordar, que no hay misericordia divorciada de la verdad, y que la caridad sólo será verdadera cuando queremos sanar las almas de los que sufren, sobre todo a causa de pecados que no son reconocidos como tales.

Cristo, nuestro Señor, verdaderamente acogía a todos, y de ello se escandalizaban los fariseos, pero a todos los que recibía siempre les repetía el mismo mandato: “Vete, no peques más en adelante”. La falsa misericordia del modernismo actual parece desconocer sistemáticamente este precepto.

Nada mejor que la Fiesta de la Misericordia, que celebramos en este día, segundo domingo de Pascua, para recordar el concepto católico de misericordia. Y lo haremos con este video, en el que vemos a la misma Sor Faustina Kowalska, Apóstol de la Misericordia, hablando de la visión que Dios quiso que experimentara… El texto del vídeo corresponde al n. 741 de su Diario, según la edición de 2012.

Padre Jorge Luis Hidalgo

Padre Jorge Luis Hidalgo
Nació en la ciudad de la Santísima Trinidad, el día de la primera aparición de la Virgen de Fátima, durante la guerra justa que Argentina libró contra Inglaterra por las Islas Malvinas. Estudió en Ingeniero Luiggi, La Pampa, Argentina. Ingresó al Seminario San Miguel Arcángel, de "El Volcán", San Luis. Fue ordenado sacerdote el día 20 de marzo de 2009, por cercanía a la fiesta de San José. Luego de distintos destinos como sacerdote, actualmente es vicario parroquial en la parroquia San Juan Bosco, de Colonia Veinticinco de Mayo, La Pampa, desde el 6 de mayo de 2017. Desde el día de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de América, del año 2017 es Licenciado en Educación Religiosa, por la Universidad de FASTA