fbpx

Los Novísimos (Resurrección de la carne)

Concepto

Resurrección de la carne quiere decir que todos los hombres resucitarán volviendo a tomar cada alma el cuerpo que tuvo; en ésta vida.

Esto acontecerá al fin del mundo. Los que en aquel momento vivan todavía, morirán para luego resucitar, porque es necesario que en todos se cumpla la ley de la muerte: “Asi como en Adán mueren todos, así también todos serán vivificados en Cristo” (1Cor., XV, 22).

Todas las almas saldrán del Cielo, del Purgatorio o del Infierno y vendrán a tomar de nuevo sus cuerpos a fin de comunicarles una vida que ya no cesará(“vida perdurable”).

Observaciones.

a) Sólo la Virgen no resucitará ese día porque Ella, a imitación de su divino Hijo, resucitó poco después de su muerte, y fué llevada al Cielo en cuerpo y alma.

b) El alma tomará él mismo cuerpo al cual, estuvo unida en la tierra.

c) La resurrección de los muertos sucederá por la virtud de Dios omnipotente, a quien nada es imposible. Si Dios creó las cosas de la nada bien podrá resucitar en un instante a todos los hombres.

Cualidad de los cuerpos resucitados. — Habrá grandísima diferencia entre el cuerpo de los escogidos y el de los condenados.

Las dotes que adornarán los cuerpos gloriosos de los escogidos son cuatro:1) la impasibilidad: no estarán sujetos a males y dolores ni a la necesidad de comer, descansar, etc.; 2) la claridad: brillarán como el sol y como otras tantas estrellas; 3) la agilidad: podrán trasladarse en un momento y sin fatiga de un lugar a otro, y de la tierra al Cielo; 4) la sutileza: con que sin obstáculo alguno podrán penetrar cualquier cuerpo, como lo hizo Jesucristo resucitado.

El cuerpo de los condenados estará privado de estas dotes y llevará la horrible marca de su eterna condenación.

Certeza de esta resurrección.

Sagrada Escritura. — El anciano Job en medio de sus crueles angustias y dolores decía: “Sé que vive mi Redentor, y que en el último día he de resucitar de la tierra, y de nueva he de ser rodeado de mi piel y en mi carne veré a Dios; a quien he de ver yo mismo y mis ojos le han de mirar, y no otro” (Job, XIX, 25-27).

Visión de Ezequiel: Una prueba irrefragable de la resurrección de la carne es la visión  del profeta Ezequiel (XXXVIII).

Los macabeos decían al tirano: “Tú, oh perversísimo, nos haces perder la vida presente, más el Rey del mundo nos resucitará” (2 Mac; VII, 9).

Dice San Pablo: “Es necesario que este cuerpo corruptible quede revestido de incorruptibilidad, que este cuerpo mortal se vista de inmortalidad” (1Cor; XV, 50-53).

Tradición. — Todos los Padres han profesado y defendido este dogma: “La resurrección de los muertos, dice Tertuliano, es; la confianza de los cristianos; creemos en ella porque Dios lo ha revelado”

Los mártires echaban en cara a los verdugos esta verdad.

La Iglesia la enseña en sus símbolos: “Creo en la resurrección de la carne” (Credo). “Espero la resurrección de los muertos” (Niceno). “A cuyo advenimiento (de Jesucristo) deberán resucitar todos los hombres con sus propios cuerpos (Atanasiano).

Predicación de Jesucristo.

Nuestro divino Salvador ha enseñado claramente esta doctrina. Leemos en el Evangelio de San Juan: “La voluntad de mi Padre que me ha enviado, es que todo aquél que ve al Hijo y cree en él, tenga vida eterna, y yo le resucitaré en el último día (VI, 40).

Y poco después, al hablar de la Sagrada. Eucaristía, dice: “Quien come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré en el último día (Id; 55)”.

Razones de conveniencia.

La razón natural nos dice ser conveniente y necesario que los hombres resuciten:

1) El cuerpo ha sido hecho para el alma y el alma para el cuerpo; por eso conviene que un día ambos estén reunidos, a fin de que la obra de Dios, deshecha por un momento a causa del pecado y de la muerte, sea definitivamente restaurada.

   2) Es el hombre entero el que hace el bien o el mal; por lo tanto el cuerpo ha contribuido eficazmente así a la salvación: el hombre debe ser recompensado o castigado todo entero, en su cuerpo y alma, el premio de nuestras obras o el castigo de nuestros pecados.

   3) La resurrección de Jesucristo es una prenda de la nuestra: “Cristo, dice San Pablo, ha resucitado de entre los muertos y ha venido a ser como las primicias de los difuntos; porque así como por un hombre vino la muerte, por un hombre debe venir también la resurrección dé los muertos” (1Cor., XV, 20-21).

   Y en otro pasaje: “Si los muertos no resucitan, tampoco Jesucristo resucitó” (Id., id., 16).

LA RELIGIÓN EXPLICADA (Año 1953)




San Miguel Arcángel
San Miguel Arcángelhttp://sanmiguelarcangel-cor-ar.blogspot.com.es/
Artículos del Blog San Miguel Arcángel publicados con permiso del autor

Del mismo autor

Las tres especies del temor (Garrigou-Lagrange)

2) El temor servil es muy distinto: es el temor, no ya...

Últimos Artículos