fbpx

Magdalena de Nagasaki

Magdalena de Nagasaki, virgen y mártir por la fe, es una japonesa nacida en una familia aristocrática que pudo haber gozado de una vida regalada y vanidosa, y optó generosamente por Cristo. Esta heróica mujer nació en 1611 cerca de Nagasaki, y en aquel siglo la persecución contra los cristianos era especialmente lesiva.

Los verdugos usaban la táctica de asustar con torturas a los conversos para que hicieran apostasía y de ese modo crear un ejemplo negativo entre la comunidad católica. Magdalena, que era terciaria agustina, decidió presentarse ella misma a los jueces y expresar su fe en Cristo. Entonces fue sometida a una tortura durante trece días durante los cuales solo se le escuchaba aclamar con salmos a Dios Nuestro Señor.

Finalmente murió y sus verdugos esparcieron sus cenizas, tras quemar su cadáver, para evitar que hubiera reliquias suyas. En estos tiempos de complejos y cobardías disfrazadas de prudencia, el testimonio de esta santa japonesa es acicate y estímulo para todos los cristianos presionados desde la dictadura del relativismo que intenta la apostasía silenciosa de los católicos. Santa Magdalena de Nagasaki, intercede por nosotros




Artículo anteriorBienvenida
Artículo siguienteEl Ser ha muerto

Del mismo autor

Las siete últimas palabras de Cristo. 6ª

Continuamos la publicación de estas meditaciones ideales para este periodo. Son...

Últimos Artículos

“Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen”

I. Situación litúrgica. Sin olvidar que nos encontramos en...

El espíritu de las rogaciones

El recuerdo de lo que eran las rogativas se...

Un papa modelo

Hemos entrado ya en la era postfrancisquista. El sínodo...