fbpx

Monjes de Norcia se mudan permanentemente fuera de la ciudad

Desde que se mudaron a Norcia desde Roma en el año 2000, la comunidad tradicional de los Benedictinos en el lugar de nacimiento de San Benito había estado viviendo en medio de la ciudad en la antigua cancillería diocesana y rezando los oficios en la basílica construida sobre la casa de los SS. Benedicto y Escolástica. Desde la destrucción de la basílica por los recientes terremotos de Umbría, sin embargo, han estado viviendo en una vieja granja monástica en una colina sobre la ciudad. Ahora han anunciado en su sitio web que la mudanza es permanente:

Durante 16 años, los monjes actuaron como guardianes de la histórica casa de nacimiento de San Benito y su hermana gemela Santa Escolástica. Los monjes están agradecidos con los muchos que les ayudaron a restaurar la basílica a gran belleza en el transcurso de esos años benditos. Ahora, la Unión Europea y el Estado italiano se han comprometido a restaurar la basílica y el monasterio. La Arquidiócesis de Spoleto-Norcia, que posee los edificios, ha decidido que los espacios tendrán que ser utilizados por la diócesis ya que todas las otras iglesias en la ciudad también fueron destruidas. A lo largo de los muchos años necesarios para el trabajo masivo de reconstrucción, mientras los monjes trabajan para construir el nuevo monasterio en Monte, sus corazones permanecerán allí en la antigua cripta de la basílica, el hogar natal de su gran fundador y padre, San Benito.

Desafortunadamente parece que el obispo de Spoleto quiere restaurar la basílica en un estilo moderno. Los monjes, sin embargo, ven en este nuevo desarrollo la mano de la Divina Providencia. En su Mensaje de Pascua, el prior, el P. Benedicto, escribe lo siguiente:

Para los monjes es un tiempo para enfocarnos en nuevos proyectos de construcción en nuestra casa en las montañas Norcia, siguiendo el pedido de la arquidiócesis que nos pidió que liberemos espacio en nuestros edificios en la ciudad (que pertenecen a la diócesis) para sus propias necesidades. La arquidiócesis tiene cientos de propiedades dañadas y los edificios de la ciudad estaban entre los menos dañados. Vemos su petición como un signo de la voluntad de Dios, ya que también podemos comenzar un nuevo capítulo de la vida de nuestra comunidad en la ladera de la montaña.

Los monjes necesitarán apoyo para construir una nueva Abadía en el sitio de la vieja granja.

[Traducido por Rocío Salas. Artículo original.]




RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

Promoción de la homosexualidad: La imagen que define un pontificado corrosivo

La imagen anterior se tomó de una guía oficial de 24...

Últimos Artículos