fbpx

"Monos sagrados en el Vaticano”

«¡Que chifladura! ¡Que gloriosa chifladura! Oh, madre, quien podría haber soñado que pusieran una golondrina. Además, era tal y como se lo conté a ellos muchas veces. Por aquí y por allá, monos sagrados en el Vaticano y toda clase de criaturas». Cordelia Flyte.

Quienes estén familiarizados con la obra de Evelyn Waugh, Brideshead Revisited (Retorno a Brideshead), recordarán está escena clásica.

Julia Flyte, la encantadora hija de la aristócrata británica Lady Marchmain, está planeando casarse con el mundano Rex Mottrum. Rex vive en el mundo de la política y las altas finanzas, ignora todo sobre la religión y está recibiendo formación para convertirse al catolicismo. Indiferente, se va a convertir para que poder casarse en la gran catedral, ya que están prohibidos los matrimonios mixtos.

Rex sólo conoce su pequeño mundo e ignora muchas cosas. Años más tarde, una triste pero sabia Julia, le describió como: «una pequeña parte de hombre pretendiendo ser el todo».

El padre Mowbray, el sacerdote que carga con la instrucción para la conversión, está completamente atónito con la insulsez de Rex. “No parece tener la mínima curiosidad intelectual o piedad natural”, dice el cura.

En primer lugar, el padre Mowbray le preguntó si Nuestro Señor tiene más de una naturaleza. Rex le respondió: “Muchas, como usted dice, padre”. Rex intercambia con el padre Mowbray los momentos divertidos de los libros que le presta.

Durante la preparación, el padre Mowbray le contó a Lady Marchmain que Rex le había retado, diciéndole que había estado hablando con un católico piadoso y bien educado y que él podía enseñarle algunas cosas que el padre Mowbrey no sabía.

“Por ejemplo,- dijo Rex-, que tiene que dormir con los pies apuntando al este, porque esa es la dirección del cielo y, si mueres durante la noche, puedes llegar a él andando… ¿Y que pasa con el Papa, que hizo cardenal a uno de sus caballos? ¿Y que pasa con la caja que usted tiene en el porche de la iglesia y, si introduces una nota con el nombre de una persona, va al infierno? Yo no digo que no haya una buena razón para todo esto, pero usted debería avisarme acerca de ello y no dejar que lo averigüe por mi mismo”.

Durante un momento, el padre Mowbrey y Lady Marchmain quedaron perplejos: “¿De quién podía estar hablando?”. La traviesa y joven Cordelia habría reventado de la risa: “¡Que chifladura!…Quién podría haberlo soñado. Además, era tal y como se lo conté a ellos… Acerca de monos sagrados en el Vaticano…”.

Lo que parecía una ridícula historia salida de la satírica pluma de Evelyn Waugh, es hoy una realidad en la Iglesia post-conciliar.

El día 8 de diciembre, durante la apertura del Año de la Misericordia, se proyectó en la fachada de la Basílica de San Pedro, un show lumínico con todo tipo de animales y especies en peligro de extinción. Era una manera de mostrar en imágenes reales la encíclica Laudato Si del Papa Francisco. El ecologismo plantea que, animales y naturaleza, son un todo “sagrado” y afirma que “todo está interconectado”: árboles, hongos, gusanos, peces, monos, el hombre, la Divinidad. Una vez más, Evelyn Waugh es profético: monos sagrados en el Vaticano.

Ahora tenemos generaciones de católicos, muchos de los cuales son “una pequeña parte de hombre pretendiendo ser el todo”, que son casi tan ignorantes como nuestro patético Rex.

Esta ignorancia no es, necesariamente, culpa suya. Se debe, principalmente, a la nueva orientación conciliar en la cual ya no se enseña la doctrina católica genuina, que es eclipsada por un sistema falsificado hecho de ecumenismo, continuos aggiornamento, eslóganes de justicia social y ecología.

Rex Mottrum esta desorientado y es crédulo; por lo tanto, se cree la ridícula broma de Cordelia.

A causa del liderazgo post-conciliar, nuestra presente generación de católicos, resulta desorientada y crédula a lo Rex Mottrum. Y el sensacionalista y ecológico espectáculo luminoso de Francisco, una de las bromas más absurdas y blasfemas de todas.

John Vennari
[Traducción Tomas Lerdert. Artículo original]




Del mismo autor

Último soldado cristero muere a los 103 años de edad

Juan Daniel Macías Villegas comenzó a luchar contra la persecución anticatólica...

Últimos Artículos