fbpx

Mons. Piolanti y Mons. Gherardini recordados en Prato

Monseñor Vittorio Aiazzi, párroco del Sagrado Corazón de Jesús de Prato y canónigo capitular, quiso homenajear, el pasado sábado 21 de noviembre, a dos grandes teólogos de la Santa Iglesia Romana, Monseñor Antonio Piolanti (1911-2001) y Monseñor Brunero Gherardini (1925-2017), con una solemne Santa Misa de Réquiem en su sufragio. Monseñor Aiazzi siempre ha estado unido por una amistad fraterna con Monseñor Gherardini, nacido en la ciudad de Prato, en la Toscana.

Fue una verdadera bocanada de oxígeno en estos tiempos de pandemia no solo sanitaria sino sobre todo espiritual. Monseñor Aiazzi comunicó: «Piolanti y Gherardini fueron dos gigantes de la teología católica del siglo XX, exponentes de la escuela teológica romana, que idealmente dieron testimonio en varios servicios a la Sede Apostólica y a la Pontificia Universidad Lateranense«.

El mismo día en que se celebraba la Misa Solemne de Requiem en Prato, terminaba el evento online de Asís (19-21 de noviembre de 2020) sobre el tema The Economy of Francesco. Los jóvenes, un pacto, el futuro, un encuentro dirigido, por voluntad del Papa Francisco, a economistas, emprendedores y promotores de la economía sustentable menores de 35 años de todo el mundo, con el fin de establecer un nuevo sistema económico en el planeta. A continuación, el Papa recomendó por lo tanto a los jóvenes a formar parte de esta revolución global en marcha: «O estás involucrado o la historia te pasará por alto«. (Mensaje de video).

Si la salud de la economía mundial y de la «Hermana Tierra» está en pésimas condiciones -según las opiniones de Bergoglio y los ponentes invitados, entre ellos la vegetariana Vandana Shiva (líder del International Forum on Globalization) y Leonardo Boff (ex fraile Franciscano, ex sacerdote, uno de los más importantes exponentes de la Teología de la Liberación)- ¿en qué condiciones de salud se encuentra hoy la teología? Parece que las altas jerarquías de la Iglesia están completamente absorbidas por el carácter inmanentista de la existencia y no se preocupan por cuestiones espirituales, aunque nos enfrentemos a un verdadero y enorme naufragio de las almas, prófugas de la Santa Madre Iglesia.

Cuando se le preguntó a Gherardini sobre el estado de salud de la escuela teológica romana, a la cual el mismo Piolanti pertenece, respondió en estos términos: «Después del Concilio Vaticano II, la voz de esta Escuela, cada vez más débil, podría aún volver a escucharse a través de dos Academias Romanas (la Pontificia Academia de Teología y la Pontificia Academia Santo Tomás de Aquino), las revistas Divinitas y Doctor Communis, y los congresos tomistas. Hoy, cuando aún se puede percibirla, es solo una voz aislada, admirada por alguien, pero más a menudo desdeñada y despreciada. Eso es lo que me pasó. Aún así, escuchada o no, siempre resuena, y si en mi voz se reconoce el timbre de la Escuela Romana, me alegro”.

Monseñor Piolanti se licenció en Teología e in utroque iure -en Derecho Civil y Canónico- en la Universidad del Pontificio Seminario Romano de Letrán. Ordenado sacerdote en 1934, de 1938 a 1955 enseñó, a varios títulos, en el Ateneo Propaganda Fide.y, desde 1945, como catedrático de teología sacramental, también en la Pontificia Universidad Lateranense, con una cátedra especialmente creada para él. De 1955 a 1962 fue decano de la facultad de teología de la Urbaniana y, hasta 1957, ocupó también el mismo cargo en Letrán, convirtiéndose en su rector de 1957 a 1969. Monseñor Piolanti fue uno de los máximos exponentes de la llamada «Escuela Romana» de teología del siglo pasado y uno de los mayores estudiosos internacionales de la teología de los sacramentos, en particular de la Eucaristía, sobre la que escribió numerosas monografías. De 1969 a 2001 fue vicepresidente de la Pontificia Academia de Santo Tomás. Como canónigo de la Basílica de San Pedro fue postulador de la causa de beatificación y canonización del Papa Pío IX, desde 1972 hasta el umbral de su muerte fue capaz de sacar a la luz un proceso encallado hacía mucho tiempo.

Monseñor Gherardini, por su parte, fue ordenado sacerdote en 1948 y se licenció en teología en 1952 en Letrán con Cornelio Fabro y se especializó en la Universidad Eberhardina Carolina de Tubinga en los años 1954-1955. Entre 1949 y 1958 ejerció el ministerio pastoral en Prato, impartiendo también clases en el Seminario de esa ciudad. En 1958 fue llamado a la Santa Sede, donde prestó servicios mucho tiempo como funcionario de la entonces Sagrada Congregación de Seminarios, en la cual fue responsable del departamento a cargo durante diez años de los «Seminarios Diocesanos y Regionales de Italia». A partir de 1968 y durante treinta y siete años fue profesor de eclesiología en la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad de Letrán, de la que fue decano. Profesor del Instituto Ecclesia Mater de la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino, fue también miembro y director de la Pontificia Academia de Teología y de la Pontificia Academia de Santo Tomás. Hasta su muerte fue consultor de la Congregación para las Causas de los Santos y, tras la muerte de Monseñor Piolanti, asumió como postulador del Papa Mastai Ferretti, completando el proceso que lo llevó al honor de los altares el 3 de septiembre del 2000.
Desde 1994 hasta su muerte fue canónigo de la patriarcal Basílica de San Pedro en el Vaticano, donde había residido y donde acogía a invitados y amigos con gran espíritu hierático, simpatía afable e iridiscencia toda ella toscana, acogedora y amistosa. Muy activo en el examen del Concilio Vaticano II y del período posconciliar, en los últimos años de su vida fue esclarecedor y propulsor su ensayo Concilio Ecumenico Vaticano II. Un discorso da fare (Casa Mariana Editrice, Frigento 2009), que abrió las puertas a un fuerte y vivo debate teológico, histórico y cultural.

La sobria solemnidad de la Misa de Réquiem fue un momento importante e intenso, caracterizado por un particular e íntimo recogimiento por el sufragio de dos almas elegidas, que no sólo sirvieron a la Santa Iglesia Romana, sino que también la beneficiaron y santificaron. Celebrada por el canónigo Don Robert Vignaud del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote y segundo Prefecto del Seminario, la Santa Misa tuvo el servicio litúrgico supervisado por los clérigos y seminaristas del mismo Instituto. De hecho, no solo la parroquia de Prato tiene relaciones de amistad fraterna con Cristo Rey y el Seminario, sino que también los fundadores, Monseñor Gilles Wach y el Canónigo Mora, actual Prior General y Rector del mismo Seminario, maduraron su proyecto fundacional en Roma, precisamente en ese círculo de sacerdotes que se reunieron en torno a Monseñor Piolanti primero y a Monseñor Gherardini después, entre los cuales también el Canónico Monseñor Enrico Bini del clero pratense y Monseñor Rudolph Michael Schmitz, actual Vicario del Instituto.

Al Santo Sacrificio de la Misa que se celebró en Prato, hicieron llegar su saludo y ofrecimiento de oraciones el Cardenal Raymond Leo Burke, el Cardenal Angelo Comastri, Monseñor Mario Oliveri y la Madre Superiora de las Adoratrices del Real Corazón de Jesucristo Sumo Sacerdote, una rama femenina del Instituto de Cristo Rey.

En su admirable homilía, el Canónigo Bini esbozó las figuras, la densidad humana, la grandeza sacerdotal, la profundidad doctrinal, filosófica y teológica de los dos monseñores fallecidos. Muy significativa fue la imagen que volvió a proponer, típica de Santo Tomás de Aquino, según la cual los Doctores de la Iglesia están rodeados por la corona del martirio, porque su estudio y su búsqueda de la Verdad es un verdadero martirio que los une al desfile eterno de Mártires y Vírgenes.

No podría haber una descripción más idónea y eficaz en este período particular y doloroso de la historia de la Iglesia: Monseñor Piolanti y Monseñor Gherardini, una vez más, ciertamente habrían vivido su sacerdocio y su sabiduría teológica como un martirio incruento, en total fidelidad a la Iglesia de Cristo y su perenne Romanidad.

L’articolo Mons. Piolanti y Mons. Gherardini recordados en Prato proviene da Correspondencia romana | agencia de información.




Corrispondenza Romana
Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

El sentido del misterio del P. Garrigou-Lagrange

El padre dominico Réginald Garrigou-Lagrange (1877-1964) fue una de las mentalidades...

Últimos Artículos

Llamados a estar con Él

Durante las fiestas de Navidad, hemos considerado principalmente los...