HEMOS VISTO

El obispo Schneider ofrece esperanza en medio de la crisis permitida por “la Divina Providencia”

A medida que la crisis eclesiástica continúa intensificándose en 2017, me he encontrado ante un cierto agotamiento; un sentimiento de que, si bien sabemos que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, que Cristo tendrá la victoria final, no hay tregua de la serie casi constante de asaltos de los enemigos de la verdad de Dios. Sé que muchos de ustedes se sienten de la misma manera. Mientras nosotros aquí en OnePeterFive creemos que tenemos la obligación de seguir cubriendo la noticia de lo que está sucediendo dentro de nuestra amada Iglesia, por desagradable que sea, también hay necesidad de tranquilidad, un redescubrimiento de los elementos más importantes de ser católico, sin importar lo que venga. Debemos recordar en todo momento por qué luchamos, y qué tesoros tenemos que nunca se nos pueden quitar.

Con esto en mente, contacté con el obispo Athanasius Schneider, que no sólo es uno de los prelados más eruditos e intrépidos de la Iglesia de hoy, sino también, en mi opinión, uno de los más santos. He disfrutado de algunas conversaciones  privadas con él y ayudado en sus misas; también he tenido el honor único de que bautizara a mi hijo menor. En mis observaciones sobre el hombre, he sentido no sólo una serenidad tranquila, sino un profundo y permanente amor a Cristo, a Su Iglesia, a los sacramentos y a las almas de toda persona confiada a su cuidado materno. Él es un hombre que exuda la paz de Cristo, incluso estando entre los más honestos en su análisis de la gravedad de nuestra situación actual. En resumen, él parecía el hombre perfecto para decirnos: ¿Cómo debemos manejar esto? ¿A dónde vamos desde aquí?

En la siguiente entrevista, traté de hacerle las preguntas que pensé que muchos de ustedes también desearían hacer. Sus respuestas no defraudan. Pido que en agradecimiento por su fidelidad, ustedes oren ardientemente por este verdadero apóstol y por todos aquellos valientes clérigos que ahora, a pesar de ser superados en número, hacen todo lo que pueden para preservar la santa fe católica.

Steve Skojec: Muchos de los fieles se sienten exhaustos y desanimados. Parece haber una sucesión interminable de escándalos o incluso insultos provenientes de Roma, donde están acostumbrados a buscar consuelo y guía. ¿Qué le diría a la gente que se encuentra perdiendo la esperanza, o comenzando a dudar de la Iglesia durante este tiempo?

Obispo Athanasius Schneider: Este tiempo de una crisis grave extraordinaria en la Iglesia es un permiso de la Divina Providencia. Dios en Su omnipotencia permite esta crisis para sacar un bien mayor. Es para nosotros una prueba de fe y de esperanza sobrenatural. Tenemos que esperar aparentemente en contra de la esperanza. Nuestra fe y esperanza en el carácter divino de la Iglesia y en el hecho de que Cristo mismo guía a Su Iglesia en medio de una confusión tan inmensa, es purificada como el oro en el fuego (cf 1 Pe 1, 7). Cuando los católicos comienzan a dudar de la Iglesia durante este tiempo, es una señal de que su fe y su esperanza no es lo suficientemente fuerte.

SS: Muchos católicos fueron alentados por la sugerencia del cardenal Burke de que si el papa Francisco no responde a la dubia, una corrección formal puede estar en orden. Algunos temen que esta corrección nunca llegará, o que nunca será hecha pública, y que serán abandonados por sus pastores a los lobos. En este momento de confusión y crisis, ¿deberían los fieles fijar sus esperanzas en dicha corrección, o deberían centrarse en otra parte? ¿Deben ser pacientes aunque sientan que la situación es una emergencia?

Una corrección fraterna al Papa, hecha en nombre de algunos miembros del Colegio Episcopal o Cardenalicio, es una medida extrema y última en la Iglesia. Ha sucedido en la historia, aunque rara vez.  El primer caso fue la corrección pública formal a san Pedro hecha por san Pablo. Una corrección fraterna se considera en la teología moral como parte del amor al prójimo. Dios a menudo hace hacia nosotros una corrección paterna y la Sagrada Escritura dice que esto es una señal del amor de Dios hacia nosotros (Heb 12, 6). El Espíritu Santo dice: “El que oye la corrección es prudente” (Prov 15,5) y “La corrección da sabiduría” (Prov 29, 15). Una corrección no tiene un efecto positivo automático, sino que depende de la humildad y docilidad de la persona a quien se dirige la corrección. Por lo tanto, los fieles no deben fijar sus esperanzas en tal corrección, sino concentrarse en la oración para el Papa, porque sólo Dios puede finalmente tocar la mente y el corazón de una persona.

SS: He hablado con sacerdotes que parecen incapaces de saber cómo manejar mejor las implicaciones de Amoris Laetitia sobre una base pastoral. Algunos son abordados por personas que viven en estas llamadas “uniones irregulares” y que se sienten envalentonados a acercarse a los sacramentos porque creen que el Papa apoya esto. Algunos temen que entrarán en conflicto con sus obispos si no se entregan a este nuevo régimen de “misericordia”. Hablé con alguien recientemente que realmente no sabía cómo tomarlo, ni qué podía hacer. ¿Qué consejo le daría a los sacerdotes acerca de vivir su vocación en la fidelidad a Cristo mientras están bajo la obediencia de un obispo que puede querer seguir la interpretación más heterodoxa de Amoris Laetitia?

BAS: Admitir a los llamados divorciados y casados ​​de nuevo, que no tienen ninguna intención seria de detener sus actos adúlteros, a la santa comunión, está en contra de la ley divina. Por lo tanto, ninguna autoridad en la Iglesia tiene la competencia para permitir tal práctica sacramental, porque contradice de facto y evidentemente la ley divina de la indisolubilidad absoluta de un matrimonio válido y consumado y contradice al mismo tiempo la absoluta prohibición divina de cometer actos sexuales fuera de un matrimonio válido. Es evidente que ningún sacerdote católico real puede obedecer el mandato de su superior de dar la sagrada comunión a los adúlteros que no tienen intención de detenerse con sus actos adúlteros. Tal instrucción representaría un evidente abuso de poder al ejemplo de los fariseos y escribas. Un sacerdote tiene que preferir ser castigado o desterrado en lugar de colaborar con la evidente impiedad de una práctica “pastoral”, que en realidad es una práctica extremadamente no pastoral, porque confirma y deja al pobre pecador adúltero en la infelicidad del pecado y el verdadero peligro de perder su eterna salvación.

SS: Es una desafortunada realidad que, debido a la controversia que rodea al papa Francisco, muchos católicos han comenzado a expresar su creencia de que él no es el Papa, que ha abdicado debido a la herejía, que el papa Benedicto sigue siendo el verdadero Papa, y así sucesivamente . ¿Qué les diría a estas personas? ¿Cómo debe un católico fiel respetar no sólo el oficio del papado sino el hombre que lo ocupa cuando siente que sus acciones y palabras están dañando a la Iglesia y las almas confiadas a su cuidado?

BAS: El papa Francisco es sin duda el Papa legítimo. Negar esto es sólo una ilusión y una tergiversación de los hechos jurídicos. Tenemos que mantener una actitud sobria con un sano sentido común. Un católico no debe centrarse demasiado en su vida cotidiana sobre lo que el Papa dice y hace. Tal actitud no es sensata, sino que ayuda a incrementar un “papa-centrismo” insano y un mundano culto de la personalidad. Tenemos que creer que el verdadero Jefe de la Iglesia es Cristo, que  la verdadera alma de la Iglesia es el Espíritu Santo, que la madre y el corazón de la Iglesia es la Santísima Virgen María. El Papa es sólo el visible Vicario de Cristo. Ha habido momentos en la historia de la Iglesia, en los que durante dos o tres años la Iglesia no tenía ningún Papa, como por ejemplo, en el comienzo del siglo IV hubo dos veces un período de dos años sin Papa (304-306 y 309-311): en este tiempo vivió san Antonio el Grande, san Atanasio en su juventud; no hubo papa de 1268-1271, de 1292-1294, de 1314-1316, de 1415-1417: a pesar de esto en estos períodos de tiempo la Iglesia existió e incluso floreció. Vivieron en este tiempo sin Papa por ejemplo, san Alberto el Grande, santo Tomás de Aquino, san Buenaventura, san Luis rey de Francia, san Raimundo de Peñafort, santa Gertrudis de Helfta, etc. No hay indicios significativos de quejas sobre los “años sin Papa” por parte de estos santos. Estos santos simplemente hicieron su trabajo: oraron, enseñaron la doctrina católica, convirtieron a los pecadores y buscaron la santidad. Parece que no tenían tiempo para observar las acciones o actos de los Papas o debatir el tema de la elección papal, lo cual era realmente un asunto muy serio en ese tiempo. Igualmente debemos permanecer más tranquilos y hacer cada uno de nosotros nuestros deberes y orar, enseñar y defender la fe católica, convertir a los pecadores y vivir una vida en profunda unión con nuestro Señor. El Señor seguramente intervendrá en esta crisis actual.

SS: Usted ha hecho comparaciones entre nuestra situación actual y la crisis arriana del siglo IV. ¿Cómo era la vida para los fieles de aquel tiempo? ¿Cómo fue que su homónimo, san Atanasio, los consoló? ¿Qué tomó para volver a la Iglesia a sus sentidos después, como es conocido por todos, san Jerónimo dijo, “el mundo entero gimió y se sorprendió de encontrarse Arriano”?

BAS: Hay una famosa carta con la que san Atanasio consoló a los fieles en medio de la enorme confusión y la infidelidad y corrección política en nombre de la inmensa mayoría del episcopado de la época. Citamos una parte de esta carta: “¡Que Dios les consuele! Lo que les entristece es el hecho de que otros han ocupado las iglesias por la violencia, mientras que durante este tiempo ustedes están en el exterior. Es un hecho que tienen las instalaciones – pero ustedes tienen la fe apostólica. Ellos pueden ocupar nuestras iglesias, pero están fuera de la verdadera fe. Ustedes permanecen fuera de los lugares de culto, pero la fe habita en ustedes. Consideremos: ¿qué es más importante, el lugar o la fe? La verdadera fe, obviamente. ¿Quién ha perdido y quién ha ganado en la lucha, el que mantiene las instalaciones o el que mantiene la fe? Es cierto que las instalaciones son buenas cuando se predica la fe apostólica allí; son santas si todo lo que tiene lugar allí es de una manera santa. Ustedes son los que son felices; ustedes que permanecen dentro de la Iglesia por su fe, que permanecen firmes en los fundamentos de la fe que les ha llegado de la tradición apostólica. Y si unos celos execrables han tratado de sacudirlos en varias ocasiones, no han tenido éxito. Ellos son los que se han separado de ella en la crisis actual. Nadie, nunca, prevalecerá contra su fe, amados hermanos. Y creemos que Dios nos devolverá nuestras iglesias algún día”.

SS: Usted ha hablado de sus experiencias al crecer en la Unión Soviética, y ha indicado que usted ve la propagación de los errores de Rusia hasta ahora. Usted ha dicho que “tenemos que rezar para que el Papa pueda pronto consagrar explícitamente a Rusia al Inmaculado Corazón de María”. A medida que nos embarcamos en este año del centenario de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima, ¿cree que las advertencias de Nuestra Señora llegarán a realizarse? ¿Es tan urgentemente necesaria la consagración?

BAS: Tenemos que tomarlo en serio cuando Dios nos envía a su Madre Inmaculada para advertirnos. Si escuchamos las amonestaciones de Nuestra Madre Celestial, Su Divino Hijo, Nuestro Señor Jesucristo hará milagros, como lo hizo en las bodas de Caná. Un acto solemne de consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María en nombre del Papa en unión moral con todos los obispos, indudablemente causará el derramamiento de gracias abundantes para la Iglesia y para toda la humanidad, como predijo Nuestra Señora en Fátima. Es trágico que los llamamientos proféticos se escuchen a menudo demasiado tarde. Oremos y pidamos al Santo Padre que haga lo que Nuestra Señora le pidió en Fátima.

SS: Usted es un apóstol de la Eucaristía y un defensor de la liturgia verdaderamente sagrada. Hay rumores que ahora agitan en Roma que el Vaticano tiene un ojo hacia la demolición de la instrucción 2001 en las traducciones litúrgicas, Liturgiam Authenticam, y posiblemente también la “corrección” de Summorum Pontificum. En esa carta, el papa Benedicto XVI dijo que la antigua liturgia nunca había sido “jurídicamente derogada” e insistió en que “Lo que las generaciones anteriores sostuvieron como sagrado, sigue siendo sagrado y grande para nosotros también, y no puede ser de repente totalmente prohibido o incluso considerado nocivo”. ¿Deberían preocuparse los católicos que aman el venerable rito de la liturgia romana?

BAS: No es muy realista asumir que el papa Francisco abolirá la forma tradicional de la Liturgia, ya que el papa Benedicto XVI dijo que la antigua liturgia nunca había sido “jurídicamente derogada”. Como último recurso podrían emitirse normas que prácticamente restringirían la posibilidad de la celebración de la antigua liturgia. Sin embargo, no creo en esta posibilidad, ya que el papa Francisco está a favor de un pluralismo regional y ritual en la Iglesia. En cualquier caso, los fieles y especialmente los jóvenes deben defender este inestimable tesoro de la Iglesia y difundirlo cada vez más. La forma litúrgica tradicional de la santa misa se convirtió ya en la misa misma de la juventud. La nomenclatura de mentalidad liberal en el poder administrativo en la Iglesia de nuestros días no debe sofocar ni silenciar la voz de la juventud, que exige seriamente la celebración de la forma tradicional de la misa, de lo contrario perderá toda credibilidad y se revelará como exhibiendo una actitud ideológica y rigorista, arrojando piedras a estos jóvenes honestos y profundamente creyentes.

SS: Usted ha instado al obispo Fellay de la Sociedad de San Pío X a “no retrasar su aceptación por más tiempo” para llevar a la Sociedad a una plena comunión canónica con Roma. ¿Por qué cree que ahora es el momento? ¿Puede la Sociedad confiar en Roma en este momento, cuando tantas otras cosas en la Iglesia parecen sujetas al escalpelo de la novedad?

Cuanto más aumenta la confusión doctrinal y litúrgica general, más necesitamos la fuerza combinada y unida de todas las fuerzas buenas dentro de la Iglesia. Este es el orden del día en estas horas altamente críticas de la historia de la Iglesia. Así lo hizo san Atanasio, cuando en el año 362 reunió un sínodo de unión en Alejandría, al que invitó incluso a los semi-arrianos buenos y sinceros, los llamados “homoi-ousians”, con el fin de combatir el generalmente difundido arrianismo y el herético semi-arrianismo. Algunos opositores radicales del arrianismo, como Lucifer, obispo de Cagliari, que era amigo de san Atanasio, intrépido luchador por la fe verdadera y que sufrió en el exilio, rechazó la invitación de san Atanasio. Contrario a la actitud de san Atanasio, Lucifer de Cagliari no aceptó otras explicaciones que los “homoi-ousians” del Concilio de Nicea, y quiso “salvar” a la Iglesia con su grupo, el cual se aisló considerándose la única parte “sana” de la Iglesia. Cuando la FSSPX siga el principio de “confianza en Roma”, demostrará por esto una actitud muy humana y una falta de la visión sobrenatural de la Iglesia. No tenemos que confiar en la persona de un Papa concreto y en sus colaboradores, que todos cambian más o menos rápidamente (incluso el tiempo de 30-70 años es un tiempo muy corto a los ojos de los 2000 años de la Iglesia y en los ojos de Dios aún más). El famoso historiador Ludwig von Pastor, autor experto y piadoso de la obra maestra “Historia de los Papas”, dijo: “Por diferentes que sean las personalidades de los Papas, siempre es el mismo Pedro a quien veneramos”. Podemos encontrar en las catacumbas la siguiente pintura: una lámpara en forma de barco; en el barco está sentado el Señor que manda la tormenta y las olas; san Pedro permanece en el timón del barco; y hay esta inscripción: “Pedro no muere”.

SS: Recientemente ha observado que la meta masónica de corromper la moralidad para derrotar a la Iglesia católica se ha vuelto muy relevante de nuevo. La Instrucción Permanente de la Alta Vendita fue escrita hace más de un siglo ya. ¿Han alcanzado sus objetivos declarados? ¿Se han infiltrado en la Iglesia en los niveles más altos? ¿Cómo podemos luchar?

BAS: Parece que la bien conocida e históricamente probada Instrucción Permanente de la Alta Vendita del siglo XIX logró sus objetivos declarados en gran medida. Sin embargo, la masonería, el enemigo último de Cristo y de su Iglesia, no está teniendo en cuenta esta única verdad: “Las puertas del infierno nunca prevalecerán contra la Iglesia”. Los francmasones no tienen en cuenta esto, porque no creen en las palabras de Cristo. Incluso los sacerdotes, los obispos e incluso los Papas son incapaces de destruir a la Iglesia, porque son en última instancia impotentes en la cara de Cristo que es siempre el comandante en jefe en la nave de Su Iglesia. Podemos luchar en última instancia y con la mayor eficacia con las armas espirituales de la oración, la penitencia, el ayuno, con la devoción al Inmaculado Corazón de María y la devoción e invocación especial de los Santos Ángeles, en primer lugar de san Miguel Arcángel, usando frecuentemente la oración y el exorcismo general contra Satanás y los espíritus malignos, que compuso el papa León XIII.

SS: En 2014 usted dio una charla en la que decía que pensaba que habría “una división interior en la Iglesia de aquellos que son fieles a la fe de su bautismo y a la integridad de la fe católica”. Pero usted también dijo que “tenemos toda la belleza de las verdades divinas, del amor divino y de la gracia en la Iglesia. Nadie puede quitar esto, ningún sínodo, ningún obispo, ni siquiera un Papa puede quitar el tesoro y la belleza de la fe católica, del Jesús eucarístico, de los sacramentos. La doctrina inmutable, los principios litúrgicos inmutables, la santidad de la vida constituyen el verdadero poder de la Iglesia”. ¿La división está ahora sobre nosotros? ¿Deberían los fieles preocuparse por esta división, o debemos centrarnos, como dijo, en las hermosas cosas de origen divino que nadie nos puede quitar? ¿Cómo debería un católico superar esta tormenta? ¿Dónde debería refugiarse?

BAS: La división dentro de la Iglesia ya existe desde hace varias décadas. Se hizo más aguda y manifiesta en estos nuestros días después de la publicación del documento papal Amoris laetitia. No hay una división o cisma exterior formal, sino una división interior entre aquellos que todavía mantienen la integridad de la fe católica y apostólica y aquellos que ya han negado esta fe con respecto a algunas verdades esenciales, por ejemplo la validez universal y absoluta del sexto mandamiento de Dios y de la indisolubilidad del matrimonio, la singularidad de la salvación por medio de Cristo y de Su Iglesia. Estos herejes no son canónicamente cismáticos, porque algunos de ellos ocupan poderosas posiciones eclesiásticas. Están llevando sin embargo herejía y cisma en sus almas. Cuando un futuro Papa o un Concilio Ecuménico exija de estos, hoy en día cismáticos interiores, una profesión inequívoca e integral de la fe católica, podrían salirse y convertirse en cismáticos formales. Debemos tomar, mientras tanto nuestro refugio en la Santísima Virgen María, nuestra Madre celestial, la victoria sobre todas las herejías.

SS: Nuestra Madre Santísima parece ser la clave de tanto de lo que nos preocupa. Ella permaneció junto a Jesús en cada momento, incluyendo Su Pasión y muerte en la Cruz. ¿Es este momento en que la Iglesia parece unirse a la Pasión de su Esposa Mística, quizás también un tiempo para el triunfo prometido del Corazón Inmaculado? ¿Cómo debemos implorar su intercesión? ¿Por qué debemos orar?

BAS: Debemos rezar y difundir con renovado celo la oración del santo Rosario, la devoción al Corazón Inmaculado, y volver a poner a Jesús en la Santísima Eucaristía en el centro de nuestra vida y de la vida litúrgica de la Iglesia. La Iglesia puede renovarse auténticamente sólo con María, Madre de la Iglesia, y con la Eucaristía, el fundamento y corazón de la Iglesia.

SS: ¿Tiene alguna palabra final de aliento para los fieles?

BAS: En este tiempo de una crisis extraordinaria de fe dentro de la Iglesia, debemos estar cada vez más convencidos y orgullosos de la integridad y la belleza de la fe católica y de la liturgia católica. Deberíamos sentirnos orgullosos de la santidad y la fuerza de los pequeños en la Iglesia, de los santos ocultos de nuestros días, de las víctimas ocultas de todos los niveles: religiosas, célibes en el mundo, madres y padres de familia, jóvenes e incluso niños. De estos tesoros de la belleza de la fe, de la liturgia y de las almas víctimas, que viven en medio de nosotros, nadie puede separarnos, ni siquiera la persecución y la muerte (Romanos 8,39). Dios es la verdad, y servimos a Su creación maravillosa, la Iglesia, la más grande y mejor a través de la verdad integral y sin adulterar. Esta nuestra fidelidad nos mantendrá con la gracia de Dios libres y fuertes a los ojos de Dios. Sólo la opinión de Dios importa. Y diremos: mi mayor honor no son las alabanzas de este mundo, ni títulos eclesiásticos, sino vivir y morir como un verdadero católico.

Steve Skojec

OnePeterFive

(Traducción Rocío Salas)

Hemos Visto

Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.