La Conferencia Episcopal Alemana, como parte de sus esfuerzos propagandísticos, (Alemania, la nación en donde casi ha desaparecido en los sacerdotes la práctica de confesarse) ha sacado a la luz los documentos en sus trabajos para el Sínodo de la familia a celebrarse en Octubre, lo ha hecho en varios idiomas: Alemán, Francés, Italiano, y obviamente en Español e Inglés, ya que quieren influenciar los procedimientos y los puntos de vista, lo mas rápido  posible.

Open_City_DVD

Lo que nos releva de la vergüenza de tener que traducir esos textos que a continuación se exponen:

Por lo general, los fieles esperan que cada persona, independientemente de su orientación sexual, sea aceptada tanto en la Iglesia como en la sociedad, y que en las parroquias se promueva un ambiente de respeto hacia todos los seres humanos. En casi todas las respuestas se apoya la postura sostenida por las ciencias humanas (medicina, psicología), según la cual la orientación sexual es una disposición inalterable y no elegida por el individuo. Por ello, el que se hablara de “tendencia homosexual” en el cuestionario provocó molestia y fue percibido como una expresión discriminatoria

(Nota de Rorate: La expresión, “personas con orientación homosexual”, es el lenguaje usado en el reporte final por una simple mayoría del Sínodo de los Padre en Octubre de 2014, para poner en claro que tales individuos no son primariamente “homosexuales” y como una reacción al homo-amigable y distorsionado reporte de la mitad del Sínodo  del Forte ( relatio post disceptationem)  un documento de lo mas avergonzarte, incluso en su “lenguaje homosexual”. Sin embargo, recuerde que ni siquiera esa expresión alcanzo las 2/3 partes de la mayoría necesarias para  su aprobación final, y que fue incluido en el texto, solo por imposición del Papa mismo.

Así que lo que los Obispos Alemanes esta hacienda aquí es una vez mas tratar de imponer el lenguaje distorsionado del rechazado reporte, tan profundamente rechazado que ni siquiera una versión menos ofensiva alcanzo los 2/3 de la mayoría en el Sínodo del 2014.)

Solo contadas personas rechazan por principio las relaciones homosexuales, calificándolas de pecaminosas. La gran mayoría espera de la Iglesia una valoración teológico-moral más diferenciada, que considere las experiencias pastorales y los estudios científico-humanistas. La mayoría de los católicos aceptan las relaciones homosexuales cuando las parejas viven valores como el amor, la lealtad, la responsabilidad mutua y la fiabilidad, sin ánimo de equiparar las uniones homosexuales al vínculo matrimonial. Se trata de demostrar respeto, destacando al mismo tiempo las diferencias. Hay voces que favorecen una bendición de estas uniones, la cual, de todos modos, debiera ser diferente a la del matrimonio tradicional.

***

En cuanto a un asunto de mayor importancia, el de la obsesión alemana de administrar la Comunión Eucarística a “los divorciados y vueltos a casar” que es el que en primer lugar nos puso en el presente predicamento, los Obispos Alemanes ponen en claro que a ellos no les importa mucho la doctrina Católica al respecto (desafortunadamente para su compatriota el Obispo Alemán Mϋller) y solo se enfocan en “las letras pequeñas” de Kasper:

Basándonos en nuestra experiencia pastoral, nos gustaría además enfatizar explícitamente la pregunta que expuso el Cardenal Walter Kasper ante el Colegio de Cardenales el 20 de Febrero del 2014: “¿Pero si una persona divorciada y vuelta a casar, está realmente arrepentida de haber fallado en su primer matrimonio, si se han esclarecido todos los compromisos y una reconciliación en su primer matrimonio es totalmente imposible, si él o ella no pueden deshacer los compromisos del Segundo matrimonio sin nueva culpa, si él o ella lucha con todo lo que tiene para vivir su Segundo matrimonio civil y educa a sus hijos en las bases de la Fe, si él o ella desea recibir los sacramentos sabiendo que son fuente de Fortaleza para su situación, tenemos nosotros que negarle o podemos rehusar darle los sacramentos de la Penitencia y la Comunión, después de un periodo de reorientación?”

En el Sínodo de Octubre, los Obispos alemanes trataran  de establecer sus puntos de vista alejados de la inmutable doctrina establecida por Nuestro Señor Jesucristo sobre el Matrimonio – doctrina que en la práctica ya está siendo desobedecida de todas maneras. ¿Lo irán a conseguir?

Nota: Los dos documentos traducidos al español  están disponibles aquí

[Traducido por Rocío Murra. Artículo original]