En el vuelo de regreso a Roma desde África, y en medio de una nueva melé de periodistas,  el Papa Francisco ha puesto, nuevamente, el dogma sobre la mesa y ha causado aún más confusión entre los fieles, ya completamente confundidos o completamente ignorantes de las enseñanzas eternas de la Iglesia, en materia de concepción artificial.

Algunos informes dicen que esquivó la pregunta del periodista; otros, que fue poco claro. Los más, están diciendo, lisa y llanamente, que está apoyando el uso de condones para parar las enfermedades; lo que equivale a decir que, a personas como los africanos, es imposible enseñarles el camino de Dios para prevenir las enfermedades de transmisión sexual (presumimos que el Cardenal Kasper estaría de acuerdo).

Ah, y queridos lectores, por favor créanlo: Francisco los desprecia, y considera sus creencias – su sensus fidelium– “idolatras’”. Pero nunca dejen de rezar por él.

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

Vía: Damien Thompson & The Spectator

El Papa Francisco apoya el uso de condones para frenar el SIDA  y declara la guerra a los “fundamentalistas” católicos

El Papa Francisco ha usado otra de sus conferencias de prensa en pleno vuelo, para hacer una declaración de inmenso significado para millones de católicos. Efectivamente, preguntado sobre si la Iglesia debería abandonar su oposición al uso de condones para frenar la propagación del SIDA (una enseñanza ya modificada por Benedicto XVI),  declaró que el debate era una pérdida de tiempo. Comparó el uso de condones contra la enfermedad a la práctica de Jesús –a la que se oponían los fariseos sobre bases jurídicas– de sanar en el Sabbat. “¡Sanar es obligatorio!” dijo. Momentos antes de la entrevista, el Papa apuntó a los católicos “fundamentalistas”, cuyo apego a las reglas era “idólatra”.

Aquí tenemos una transcripción de RomeReports:

«Pregunta: El SIDA es un serio problema en África, la epidemia continúa. Sabemos que la prevención es la clave y que los condones no son el único medio para frenar la epidemia, pero son una parte importante de la solución. ¿No es, tal vez, hora de que la Iglesia cambie su posición, con respecto al uso de condones, para prevenir infecciones?

Papa: A mi, esta pregunta, me parece tendenciosa. Sí, es uno de los métodos, la moralidad de la Iglesia, en este aspecto, está en una situación difícil. El quinto o el sexto mandamiento: defender la vida o las relaciones sexuales es acorralar la vida. Pero este no es el problema. Hay un problema mucho mayor que éste: esta pregunta me hace pensar  en aquello que le preguntaron a Jesús: “Dime Maestro, ¿es aceptable sanar en un sábado?” ¡Sanar es obligatorio! La desnutrición, la explotación, el trabajo esclavo, la falta de agua potable, estos son los problemas. No estamos hablando de qué apósito deberíamos utilizar para cada herida. La gran injusticia, es la injusticia social; la gran injusticia, es la desnutrición. No me gusta hacer semejantes reflexiones casuísticas cuando hay gente muriendo debido a la falta de agua potable o el hambre. Piensen en el tráfico de armas. Cuando estos problemas dejen de existir, entonces creo que podemos hacernos la pregunta: ¿es aceptable sanar en un sábado? ¿Por qué siguen fabricándose armas? Las guerras son la principal causa de muerte. Olvídense de si es o no aceptable sanar en un sábado. Hagan justicia y cuando todos estén sanados, cuando no haya más injusticia en este mundo, entonces podremos hablar sobre el sábado».

Hace cinco años, Benedicto XVI, dijo que el uso de condones para prevenir la propagación del SIDA podía estar justificado en circunstancias específicas. Francisco, aparentemente, piensa que el debate es “casuístico”, cuando África está sufriendo las plagas de las guerras, la hambruna y la esclavitud, además del SIDA. “La moralidad de la Iglesia está en una situación difícil”,-dice–, y no es el único campo en el que tiene palabras duras hacia los católicos que aplican las enseñanzas morales estrictamente. En otra parte de la entrevista se enfurece con los católicos “fundamentalistas”.

«Papa: En la Iglesia Católica tenemos algunos –muchos– que creen poseer la verdad absoluta y van por ahí mancillando a otros, a través de calumnias y difamaciones; y esto está mal. Digo esto porqué es mi Iglesia. El fundamentalismo religioso debe ser combatido. No es religioso, Dios está ausente, es idólatra. Lo que los líderes religiosos deben hacer es convencer a la gente que tiene estas tendencias. El fundamentalismo que termina en tragedia, o comete crímenes, es algo malo pero existe en todas las religiones».

Creo que el Papa tiene razón sobre los condones y el SIDA; pero, considerando la entrevista como un todo[1] , estoy conmocionado por su simplista, y ahora conocido, análisis de la pobreza en el mundo en vías de desarrollo, respaldado por estadísticas que, Francisco, ha “leído en algún lado”. África es una víctima: fin de la historia. En cuanto a esos católicos fundamentalistas, la pregunta que todos se estarán haciendo es: ¿a quién se refiere? ¿Qué califica, específicamente, como fundamentalismo católico? Como continuaré hablando de estas improvisaciones bergoglianas, sus suposiciones son tan buenas como las mías.

[Traducción de Álex Bachmann. Artículo original]

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

[1]    http://www.romereports.com/2015/11/30/full-text-of-the-pope-s-press-conference-aboard-the-papal-plane#.VIy80Gzi4HI.twitter

RORATE CÆLI
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos