fbpx

Participante en el “Sínodo Sombra” es ahora Arzobispo de Berlín

La Santa Sede anunció hoy la designación de Heiner Koch, de 61 años, Obispo de Dresden-Meiben, como el nuevo Arzobispo de Berlín. Su designación viene tras la elección por parte del Capítulo Catedralicio de Berlín, el cual es requerido bajo el complejo sistema de concordatos que gobierna las relaciones Iglesia-Estado en Alemania. No obstante, la ratificación final de tales elecciones aún recae en el Papa. Berlín es una pequeña diócesis para los estándares alemanes, pero debido a su inmensa importancia social y política para toda Europa, seis de sus siete ordinarios de 1935 a 2014 han sido elevados al cardenalato mientras estaban ejerciendo.

El Arzobispo electo encabeza la Comisión de la jerarquía alemana para el Matrimonio y la Familia, y es uno de los tres delegados alemanes al Sínodo del 2015, junto con el Cardenal Reinhard Marx, de Munich y el Obispo de Osnabruck, Franz-Josef Bode. A pesar de algunas declaraciones de corte conservador expresadas por el Arzobispo electo durante la época de Benedicto (como la declaración de 2012 sobre la futilidad de discutir asuntos ya cerrados por el Magisterio), hoy en día está sin duda alineado al campo “progresista”. Los tres delegados alemanes al Sínodo de 2015 se han manifestado públicamente a favor de la “hipótesis” de Kasper y los tres asistieron al hoy infamante “Sínodo Sombra” celebrado el 25 de mayo en el Gregorianum de Roma.

El Arzobispo electo Koch sucedió al Cardenal Rainer Woelki, de 58 años, quien era Arzobispo de Berlín desde 2011 hasta que fue transferido por el Papa Francisco a la Arquidiócesis más grande y rica de Alemania, Colonia, en el 2014.  Al Cardenal Woelki se le consideró en gran medida como “conservador” durante los años de Benedicto XVI, a pesar de alguna evidencia en contrario, pero ha mostrado su tendencia progresista más abiertamente  durante el actual Pontificado; como ha constado, está a favor de la propuesta de Kasper y más recientemente fue identificado como la figura principal en la decisión de la jerarquía alemana para cambiar las leyes laborales, abriendo la puerta a la contratación casi ilimitada por parte de la Iglesia de personas que se acogen a las “uniones” civiles entre personas del mismo sexo (denominadas “sociedades de vida registradas” en el derecho alemán), cerrando definitivamente la posibilidad de su despido.

La Archidiócesis de Berlín está en grave crisis, lo que forzó al entonces Arzobispo Cardenal Woelki a anunciar en enero del 2013 la reducción de las 105 parroquias de la Arquidiócesis a sólo 30 para el 2020. (Hace sólo seis años antes, el finado Cardenal Sterzinsky de Berlín había reducido a la mitad el número de parroquias en la Arquidiócesis.) La nueva designación no deja mucha esperanza incluso para un modesto cambio de rumbo.

A pesar del impresionante número de fieles y clero que existe en papel (407,000 católicos, 421 sacerdotes y 668 religiosos), parecería que la necesidad de reducir drásticamente las parroquias se origina en que la gran mayoría de sacerdotes que integran el clero de Berlín son muy ancianos y se encuentran ya sea incapacitados para desempeñar su ministerio o no lo podrán hacer por mucho tiempo más.

[Traducido por Ramses Gaona. Artículo original.]




RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

Columnista invitada: La belleza como elemento esencial de la sagrada liturgia

“Oh Señor, he amado la belleza de Tu casa” La Belleza como...

Últimos Artículos