Estimado Sr. Director de Adelante la Fe:

No hallando otro camino hábil para hacer públicos los posibles ataques que un Pastor estaría profiriendo hacia sus ovejas, (ya que sospechamos que a la prensa común no le interesaría en absoluto publicar esta narración), le escribimos esta carta, desde Argentina, departamento de Malargüe, provincia de Mendoza, con el motivo de compartir con Usted, con los lectores de este queridísimo sitio web y con las almas a las cuales la Providencia permita que llegue este mensaje, una serie de acontecimientos que “podrían estar ocurriendo” en nuestra Diócesis y atento la gravedad de los mismos, nos llenan de estupor e impotencia. Luego volveremos y nos detendremos en la expresión potencial de estas letras (“posibles” – “podrían estar ocurriendo”). Desde nuestra posición de simples laicos comprometidos con nuestra Iglesia Católica, sentimos que callar y ser simples espectadores ante tales situaciones, nos convertiría en seres “tibios”, esos que nuestro Señor dijo sin tapujos, que vomitaría de su boca.

Hagamos un poco de memoria. En el mes de enero del año 2011, el Sacerdote Jorge Gómez, irrumpió en el escenario del festival del chivo que tenía lugar en Malargüe, cuando el grupo coral Les Lutherieces, cuyos integrantes estaban vestidos como frailes franciscanos,  interpretaban la obra “Educación Sexual Moderna”, burlándose, atacando y mancillando abiertamente las virtudes de la pureza y la castidad. En una actitud heroica como pocas hemos visto en nuestras vidas, el padre “Pato”, le quitó el micrófono a un actor y literalmente expresó: pasemos a otro acto “porque somos católicos…” y “soy Sacerdote y no voy a permitir que ensucien mi castidad…”.

Ante las repercusiones que tuvo el episodio, el Padre Jorge Gómez,  defendió la interrupción de la obra al sostener que “la violación de la fe es peor que un delito, si una sociedad empieza a reírse de la fe, esa sociedad ya está destruida”. En ese marco, acotó: “La violación de la fe es diez mil veces peor que la violación de una hija”. Frase profunda, fundada en numerosos pasajes bíblicos, que a los oídos mundanos, sonó a escándalo y que atemorizó a la autoridad eclesiástica, hasta el punto de  pedir cobardes disculpas a quienes se hubieran sentido ofendidos.

Como era de esperarse, ante los acontecimientos narrados, sobrevino un feroz ataque por parte de la prensa, con la  consecuente actitud cómplice del Sr. Obispo de San Rafael, Mons. Eduardo María Taussig, quien según informó el sitio web Infocatólica, en fecha 22/11/2011, calificó de «muy desatinadas» las expresiones del presbítero Jorge «Pato» Gómez, y pidió disculpas a quienes pudieron sentirse afectados, ordenando al Sacerdote, que «se abstuviera en el futuro de realizar cualquier tipo de declaraciones en los medios de comunicación».

Luego, durante el acto oficial por el Día de la Independencia, en el año 2017, el Padre Jorge Gómez opinó abiertamente contra una jornada para estudiantes organizada días atrás. El sacerdote de Malargüe instó a “levantarnos en armas para defender a nuestras familias” en rechazo a una vergonzosa jornada de educación sexual, realizada en ese departamento del sur mendocino.

La reacción del Sr. Obispo no se hizo esperar. Entre los meses de noviembre y diciembre de 2017, comenzó a circular entre los fieles, la versión de que el padre Pato, sería trasladado como castigo por su “inconducta”. Finalmente, nuestro testigo de la fe y verdadera doctrina de Cristo, fue arrancado del departamento de Malargüe y confinado a un Monasterio.

En el marco de los acontecimientos descriptos, reinando una aparente calma aunque llena de resignación por la injusticia cometida con el padre Jorge Gómez, nuevamente tiene lugar un triste episodio. En apoyo y en total acuerdo con el testimonio del mencionado sacerdote, los laicos firmamos una carta dirigida al Obispo, con fecha 18 de noviembre de 2017, en la cual se argumentaba con fundamentos en los Santos Evangelios, que los dichos del Sacerdote no contenían yerro alguno, desde el punto de vista de la verdadera doctrina católica. Esa misiva, hoy tiene aparentemente sus consecuencias negativas. Se ha hecho saber a los laicos, a través de los mismos fieles – por supuesto, no de manera directa por Monseñor – que este último, habría pedido expresamente a los firmantes de esa carta, que se RETRACTEN de la misma. La situación es especialmente desesperada, una “verdadera prueba de fe”, para  aquellos suscribientes que trabajan en el Colegio Diocesano San José – sito en Malargüe – ya que la negativa a retractarse, tendría como consecuencia directa, la pérdida del puesto de trabajo dentro de la Institución.

Las fuentes en base a las cuales escribimos la presente misiva, son las siguientes: los comentarios de los “fieles devotos” de la Iglesia Católica de Malargüe y la copia de una nota que astutamente circulaba sin firmas, de dudosa procedencia  en cuanto a su formato y contenido, lo que hace presumir su confección por los interesados en la retractación. De allí, nuestro relato en la forma verbal potencial, previendo las negaciones de rigor por parte de la autoridad eclesiástica, con cualquier tipo de acciones de la naturaleza expuesta.

Sin incurrir en una exageración, podríamos calificar como una “tragedia” lo que estaría sucediendo en esta Diócesis de San Rafael, no sólo por el ataque sin cuartel contra un sacerdote que sin rodeos, ha intentado alertar a sus ovejas, de la presencia del lobo que las acecha para darles muerte, sino también por el embate dirigido a los laicos que se atrevieron a “apoyar” al padre Pato, todo ello en el marco de los alborotados tiempos actuales, en los que se está difuminando la línea que separa el bien, del mal; era en la que la diversidad de género gana nuestras universidades, nuestras escuelas, nuestros jóvenes, época en la que comienza a abrirse nuevamente en nuestra nación el maldito debate sobre el aborto legal…de manera desconcertante, se coloca la lámpara bajo el celemín.

Al que le quepa el sayo, le decimos: “Todavía hay fieles de pie, un “pequeño rebaño”, que dice NO a los embates contra nuestra amada Iglesia y contra la verdadera doctrina de la fe católica, NO a la tibieza, y definitivamente, NO a la apostasía.”

“¡Basta de silencio! Porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!” (Sta. Catalina de Siena)

In Domino.

Atentamente.

El “resto” de Jacob.

Cartas de los lectores
Cartas de opinión de los lectores. Adelante la Fe no se identifica necesariamente con todas las opiniones vertidas en las mismas. Para enviarlas envíenos un correo a redaccion@adelantelafe.com, especificando su nombre y apellidos, título de la carta y especificar "para carta de los lectores".