fbpx

Pretensiones del demonio

En vísperas de la pasada Navidad, una acción satánica pública se ha verificado en Oklahoma con el objeto de «profanar una imagen de la Santísima Virgen», como denuncia Tradición Familia y Propiedad. Este sacrílego acto contó con la correspondiente autorización municipal.

Vean el vídeo:

El drama es tremendo, hay terror en algunos ambientes por la proliferación de sectas, de brujos, de falsos profetas, claramente influenciados por Satanás.

El Padre Gabriel Amorth afirma:

«Cada vez más personas practican el espiritismo o entran en sectas satánicas, se ha vuelto casi una moda. A veces lo hacen con inconsciencia sin saber lo que les espera, pero luego se ven obligados a menudo con terror, a sufrir las consecuencias, porque el Demonio no es una entidad impersonal».

San Ignacio de Loyola, nos dejó un sabroso libro de Ejercicios Espirituales. En una de sus páginas desea revelar la existencia de Lucifer, Satanás, el Demonio, el Diablo, que tan rico es en nombres cuanto peligroso en acciones.

Y se imagina San Ignacio a Lucifer arengando a sus demonios, para que coloquen cadenas y redes en torno a los hombres, a fin de conquistarlos para sí, tras apartarlos de Dios por el pecado.

Lucifer, revela esencialmente su espíritu y sus principios, en las palabras que dirige a los demonios que lo rodean y por medio de ellos al mundo antero.

A tres abismos han de atraer los demonios a los hombres.

Primero al abismo de las riquezas, a las ventajas temporales y exteriores, que son el dinero, los bienes, las casas, la instalación brillante en la sociedad, una cómoda manera de vivir el brillo del poder.

Segundo el amor al honor, a la estima de los hombres, al talento, a la habilidad, a las funciones y a las influencias, a las situaciones prestigiosas, a las dignidades.

Tercero el demonio lleva al orgullo, a la conciencia del propio valer, a la suficiencia e independencia, a la libertad respecto a Dios y de los hombres, a una suerte de su propia divinización.

Loyola afirma:

«El discurso que les dirige, cómo los exhorta a echar redes y cadenas; de manera que primero deberán tentar de codicia de riquezas, como suele, ser comúnmente, para que más fácilmente lleguen al vano honor del mundo, y después a crecida soberbia; de manera que el primer escalón sea de riquezas, el 2º de honor, y el 3º de soberbia; y de estos tres escalones induce a todos los otros vicios».1

Es la filosofía especial y única de Satanás, y son las tendencias y fines que gobiernan el mundo y que se resumen en estas tres complejas realidades: riqueza, honor, independencia o soberbia.

San Ignacio de Loyola no fue un soñador oculto en una solitaria ermita, fue soldado en medio de la soldadesca, fue estudiante universitario en la viciosa París, fue peregrino de toda clase de ambientes, conoció el mundo, conoció las debilidades de los hombres, y palpó la existencia y la guerra de los demonios, por eso enseña a reflexionar de la siguiente manera:

«Considerar cómo hace llamamiento de innumerables demonios y cómo los esparce a los unos en tal ciudad y a los otros en otra, y así por todo el mundo, no dejando provincias, lugares, estados, ni personas algunas en particular».2

Ya se ríen algunos sí, y que se rían, al escuchar el nombre de Satanás o Lucifer, y al descubrir sus taimados procedimientos, para ellos no existe este misterioso mundo, es que se hallan tan inmersos en sus envenenadas aguas, que procura el demonio que no se percaten de su propia desgraciada realidad, por temor a que se le escapen de sus garras.

No, no es el nombre que dan los psicoanalistas al mal abstracto que existe en la sociedad, sino que es una persona concreta y como dice San Pedro «rugiendo como un león ronda, buscando a quien tragarse».3

Por desgracia una mala teología ha difundido, aún en la Iglesia Católica esta abstracta concepción del Demonio, que contrasta abiertamente con la enseñanza del Evangelio, si aumenta el número de los que practican el esoterismo o entran en las sectas satánicas, es también porque la Iglesia ha dejado de enseñar correctamente la doctrina sobre el Demonio, enseñada por la Escritura y conservada por la Tradición.

Atención, atención al aviso, abra los ojos, y contemple junto a si, en todo lugar al Demonio el enemigo hambriento como león que ruge, buscando el momento oportuno para devorarnos.

Germán Mazuelo-Leytón

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

1 LOYOLA, SAN IGNACIO DE, Ejercicios Espirituales, nº 142.

2 Ibid., nº 141.

3 1Pe, 5, 8




Germán Mazuelo-Leytón
Germán Mazuelo-Leytón
Es conocido por su defensa enérgica de los valores católicos e incansable actividad de servicio. Ha sido desde los 9 años miembro de la Legión de María, movimiento que en 1981 lo nombró «Extensionista» en Bolivia, y posteriormente «Enviado» a Chile. Ha sido también catequista de Comunión y Confirmación y profesor de Religión y Moral. Desde 1994 es Pionero de Abstinencia Total, Director Nacional en Bolivia de esa asociación eclesial, actualmente delegado de Central y Sud América ante el Consejo Central Pionero. Difunde la consagración a Jesús por las manos de María de Montfort, y otros apostolados afines

Del mismo autor

Nuestra Señora y Satanás

Hace varios años, Anton Böhm escribió un libro en el que...

Últimos Artículos