fbpx

Primera comunión: ayer y hoy

Tengo 55 años de edad, y aporto mi recuerdo de primera comunión (la de la mayoría de niños de mi generación) para compararla con la de hoy: 

– Recibí la primera comunión con 7 años de edad. Ya era consciente de ello. La catequesis duró un solo curso y fue completísima: aprendí de Jesús, de la Virgen, de la Iglesia, aprendí a rezar…..

– Antes de comulgar hice mi primera confesión. Aprendí que Dios es misericordioso y que su perdón es real cuando nos arrepentimos de nuestros pecados. Me enseñaron lo que era el pecado mortal y, por cierto, ni yo ni mis compañeros tuvimos que ir a un psiquiatra infantil por “complejos de culpa”…..

– La Misa de mi primera comunión fue solemne, hermosa, alegre sobre todo porque me inculcaron que iba a recibir a CRISTO- De regalo tuve un precioso rosario que guardo con cariño, algún regalo más y una buena merienda con mis compañeros. Mis padres me inculcaron que el gran regalo era recibir  a Jesús.

– Y tuve claro, muy claro, que desde ese momento iba a ir a Misa todos los domingos y días de precepto; y de no hacerlo por pereza u otra causa fuera de enfermedad, cometía un pecado mortal que precisaba confesión para volver a comulgar

– Finalmente: esa catequesis marcó profundamente mi vida, la llenó de alegría interior e hizo firme para siempre mi Fe.

La comparo con la habitual “primera” comunión de hoy: 

– Se recibe la comunión con casi 10 años de edad, sin conciencia alguna de que y quien es recibido; tras una catequesis de varios años donde se aprende a dibujar, a charlar con la “seño” y a cantar canciones en Misa más propias de un festival infantil que de la Iglesia.

– La primera confesión re reduce a nada: una charla con el cura que percibe que el niño no tiene idea alguna del pecado. El catequista ni menciona el pecado mortal para evitar “traumas” y “depresiones”. Más tarde los padres se quejan de que los hijos son egoístas………..

– La Misa de “primera” comunión es teatral, carnavalera y a veces hasta chabacana, sin respeto alguno por lo sagrado, y solo tratando de amenizar al público. Comulga casi todo el mundo en un ambiente de absoluta indiferencia

– SI hay infinidad de regalos, todos profanos, y brilla por su ausencia algún motivo religioso. Tras la Misa hay fiestas que parecen más bodas civiles que algo que sea por alegría cristiana

– El 99% de los niños ya no van a Misa el domingo siguiente (sencillamente porque los padres tampoco van); la idea de pecado no existe- Finalmente: esta “catequesis” marca la vida, si, en el sentido de tener la religión como mero apéndice estético o funcional en la vida. 


¿Creen que exagero?……………pues aún pienso que me quedo corto. Sólo un ruego final: señores Obispos por favor…..REFLEXIONEN!!!!!!!!!!

Casimiro Delmas

Cartas de los lectores
Cartas de los lectores
Cartas de opinión de los lectores. Adelante la Fe no se identifica necesariamente con todas las opiniones vertidas en las mismas. Para enviarlas envíenos un correo a [email protected], especificando su nombre y apellidos, título de la carta y especificar "para carta de los lectores".

Del mismo autor

EN EL AÑO DE LA MISERICORDIA: Mons. Taussig echa al Rector del Seminario

En San Rafael, Mendoza, Argentina el Obispo Eduardo María Taussig ha...

Últimos Artículos