Quien hoy aboga por la perduración de esa liturgia o participa en ella es tratado como un apestado; aquí termina la tolerancia. A lo largo de la historia nunca ha habido nada igual, esto implica proscribir también todo el pasado de la Iglesia. Y de ser así, ¿cómo confiar en su presente? Francamente, yo tampoco entiendo por qué muchos de mis hermanos obispos se someten a esta exigencia de intolerancia que, sin ningún motivo razonable, se opone a la necesaria reconciliación interna de la Iglesia”. 

(Joseph Ratzinger, “Dios y el mundo”, editorial Sudamericana, mayo 2005, págs. 393-394. La traducción al francés dice “leprosos” en lugar de “apestados” – “Voici quel est notre Dieu”, pág. 291. Publication: 3/5/2005. Editeur : Plon Publication :3/5/2005. Paris. ISBN : 2259202985 324 pages).