Se informa hoy (23-2-2015) en el Bollettino del Vaticano, que el Papa Francisco ha decidido elevar a Gregorio de Narek (ca. 950 – ca. 1005), quizá el más grande de los escritores sacros de Armenia (el a veces llamado «el Píndaro de Armenia»), a Doctor de la Iglesia. Una traducción [al inglés] de su Libro de las lamentaciones se puede encontrar aquí.

A pesar de que no se hace mención de ello en el Bolletino, esta asunción aparentemente equivale a una canonización de Gregorio, quien ya es venerado como Santo en la Iglesia Apostólica Armenia tanto como en la Iglesia Católica Armenia.

Es interesante notar que Gregorio vivió en una época en la que la Iglesia Armenia, a la que él pertenecía, no se encontrabaformalmente en comunión ni con Roma ni con Constantinopla. Sin embargo, como todos aquellos que conocen la enmarañada historia del primer milenio de la cristiandad saben de sobra, no siempre es posible hablar de «cisma» o «herejía» de una manera consistente cuando se trata de las divisiones teológicas y eclesiásticas de la cristiandad en esa era.

[Traducido por Enrique Treviño. Artículo original]