fbpx

SAN PEDRO NOLASCO: LIBERTADOR DE CAUTIVOS

San Pedro Nolasco celebra su día el 29 de Enero. Vive entre los años 1180 y 1245. Nace en Barcelona y a los 23 años de edad, desde Valencia y como laico, se dedica a negociar la liberación de cristianos cautivos de los musulmanes, y para ello dedica su patrimonio. En la madrugada del 2 de Agosto de 1218 se le aparece la Virgen María para pedirle que funde una congregación dedicada a la liberación de estos cautivos, y esta será la Orden de la Merced. El Papa Gregorio IX la aprueba en 1235 y le da la regla de San Agustín. Estaba compuesta por religiosos y laicos, y además de los tres votos ordinarios (pobreza, castidad, obediencia) se obligaban en cuarto voto a entregarse ellos mismos como cautivos si con el patrimonio existente no les llegaba para liberar a algún preso. Hay documentados hasta 344 canjes de miembros de la orden por cautivos cristianos. Y, por vía regular de negociación, 80.000 liberados aproximadamente. Su canonización se produjo en 1628.

San Pedro Nolasco, obediente devoto de la Virgen María, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote en 2011. Vicario parroquial de la de Santa María del Alcor en el Viso del Alcor (Sevilla) entre 2011 y 2014. Desde 2014 es párroco de la del Dulce Nombre de María en bellavista (Sevilla) y cuasi-párroco de la de Santa María en Fuente del Rey (Dos Hermanas). Desde 2011 colabora como voluntario en la pastoral penitenciaria de la prisión de Sevilla-1. Capellán de la prisión de Alcalá de Guadaira (Sevilla). Fundador de "Adelante la Fe".

Del mismo autor

SAN DÁMASO I, PAPA

Hoy 11 de diciembre es día de San Dámaso I, Papa...

Últimos Artículos

Viganò: Cuando temía por mi vida redescubrí la Misa Tradicional

DILECTA MEA Los que permitís que se prohíba la Misa...

La santidad, única solución a la crisis de nuestro tiempo

La crisis de nuestro tiempo ha pasado ya del...

El Romano Pontífice tiene el deber de restablecer la paz litúrgica

Conforme avanzamos por el proceso sinodal rumbo al Sínodo...