El 25 de noviembre es día de Santa Flora, cordobesa de familia sevillana que en el siglo IX fue víctima de la persecución decretada en la España ocupada por la autoridad civil musulmana. Compartió cautiverio con el sacerdote San Eulogio de Córdoba y fue decapitada en el año 856. El relato de su martirio nos viene de una carta que San Eulogio, también martirizado, escribió a su amigo Paulo Álvaro.
En dicha carta se detalla que Flora tenía un hermano de sangre que era musulmán, y que el juez que la interrogaba procuró, por medio de este hermano, que Flora renegara de la fe católica. Esta joven se mantuvo firme en todo momento y con una confianza completa en la Divina Providencia. En realidad Flora nació musulmana y a los ocho años de edad se bautizó, hecho que sabido por el juez aumentó más aún la inquina contra esta joven cristiana. Flora sufrió dos interrogatorios y en el segundo se mostró más valiente que en el primero, pues a la pregunta del juez por el profeta Mahoma ella respondió que diría de él cosas peores que las dichas la primera vez. La firmeza de Flora desarmó al juez con sus torpes argumentos y la mandó ejecutar.
Esta joven cristiana es el modelo de las santas y nobles osadías. Aprendamos de ella hoy.
Santa Flora, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".