María Maravillas nace en Madrid el año 1891, en el seno de una familia aristocrática que le da una educación esmerada. Ella siente la vocación a la vida consagrada desde muy niña y ya a los 5 años de edad hace en la intimidad su voto de castidad. Sus virtudes crecen a la par de su madurez, y su vida piadosa va siempre acompañada de su inmensa sensibilidad hacia los más pobres. Su día es el 11 de Diciembre. La circunstancia familiar (su entrega al cuidado de sus padres) le hacen retrasar su ingreso en la vida religiosa que hará finalmente el año 1920, entrando al Carmelo en el monasterio del Escorial. Dios le inspiró fundar un carmelo en el cerro de los ángeles, centro geográfico de España, donde se había levantado un monumento al Sagrado Corazón de Jesús consagrándose a Él la nación española en 1919 bajo el reinado de Alfonso XIII. Así lo hizo y ya en 1926 Maravillas era la priora de esa comunidad. El Carmelo de El Cerro de los Ángeles habría de ser, desde entonces, el lugar de oración e inmolación por el bien espiritual de España.

Dios le hizo ver a Maravillas que había que fundar más carmelos no sólo en España sino muy lejos de
las fronteras. Y así, en 1933, a petición de un Obispo de la India, se funda en Kottayam un Carmelo que sería causa de nuevas fundaciones en esa gran nación. Después, la guerra civil española hará que la Madre
Maravillas y sus monjas deseen ardientemente el martirio que finalmente no llegó y ya en 1939 se dedican
a restaurar el carmelo del cerro de los ángeles, donde se había fusilado y destrozado la estatua  del Corazón de Jesús que de nuevo se alzará bajo autorización del Jefe de Estado Francisco Franco y se mantiene hasta el día de hoy.

Las fundaciones de siguen por toda España en las provincias de Salamanca, Avila, Córdoba, Madrid y Málaga. Maravillas vivirá en el de la Aldehuela, muy cerca del cerro de los ángeles, entre 1961 y 1974.
Como medio de unión entre los monasterios fundados por ella y otros que se adhirieron, obtuvo de la Santa Sede la aprobación de la “Asociación de Santa Teresa” el año 1972, poco antes de su muerte. La Madre Maravillas, en justicia, es reconocida como la “Santa Teresa del siglo XX”, pues le guió el mismo empeño de  mantener la fidelidad al carisma carmelita sin caer en relajaciones que desvirtuaban el mismo. Por ello tuvo en la misma Iglesia personas y grupos que desconfiaron de ella y trataron de obstaculizar que cumpliese la voluntad de Dios. Esas desconfianzas nacieron o bien de la ignorancia o quizás hasta de la inexplicable envidia. En su vida siempre se caracterizó por vivir la caridad en modo heroico, al igual que destacaba de ella la humildad y una profunda espiritualidad de su alma enamoradísima de Cristo y devotísima de María Santísima. Supo transmitir su sello a todas sus fundaciones, y cualquier persona que hoy visite un Carmelo de la Madre Maravillas palpa en seguida esa marca de la presencia y amor de Dios. Es normal encontrar escrito en alguna esquina o pared del carmelo la frase “España se salvará por la oración”, símbolo también del gran amor a España de Maravillas de Jesús.
Murió en el carmelo de la aldehuela el 11 de Diciembre de 1974, con una paz grande y repitiendo estas palabras:
                                                               “Qué felicidad morir carmelita”

Las gracias que acompañaron a su muerte revelaron su santidad de vida, pues al expirar su cuerpo exhaló un
perfume de nardos. El Beato Juan Pablo II la beatificó en 1998 y la canonizó en 2003.

          Escribió máximas de gran calado espiritual. En una de ellas dice:
“Veo al Señor deseando regalar sus tesoros a los hombres, pero no encuentra corazones vacíos para derramarlos”
 Santa Maravillas de Jesús, reformadora del Carmelo y ejemplo de vida consagrada, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".