fbpx

SANTA MARÍA DE SALOMÉ


El día 22 de Octubre la Iglesia recuerda a Santa María Salomé.
Seguidora de Jesús (iba en el grupo de las mujeres), según la tradición estaba casada con Zebedeo
y era madre de los apóstoles Juan y Santiago el mayor. Es una de las valerosas mujeres que estaban
al pie de la cruz en el Calvario acompañando al Redentor. Es también una de las tres mujeres que
acuden a visitar la sepultura de Jesús en la mañana del Domingo de Resurrección, y a las que se
aparece el ángel anunciando la feliz noticia. También aparece cuando pide a Jesús que reserve
un puesto glorioso a sus dos hijos en el Cielo; entonces actuaba aún ajena a la verdadera
conversión, y busca humanamente el bien de sus hijos pero sin visión espiritual. Luego
se convertirá plenamente y por ello asumirá que el Reino de Cristo no es de este mundo y
que el Salvador no vino a imponerse temporalmente. Su testimonio al pie de la cruz es
el mayor aval de su santidad de vida.

Santa María Salomé, valiente seguidora de Cristo, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote en 2011. Vicario parroquial de la de Santa María del Alcor en el Viso del Alcor (Sevilla) entre 2011 y 2014. Desde 2014 es párroco de la del Dulce Nombre de María en bellavista (Sevilla) y cuasi-párroco de la de Santa María en Fuente del Rey (Dos Hermanas). Desde 2011 colabora como voluntario en la pastoral penitenciaria de la prisión de Sevilla-1. Capellán de la prisión de Alcalá de Guadaira (Sevilla). Fundador de "Adelante la Fe".

Del mismo autor

ENCÍCLICA «QUANTA CURA» DEL BEATO PAPA PÍO IX

Leamos con atención esta encíclica, pues muchos de los errores de...

Últimos Artículos

Viganò: Cuando temía por mi vida redescubrí la Misa Tradicional

DILECTA MEA Los que permitís que se prohíba la Misa...

La santidad, única solución a la crisis de nuestro tiempo

La crisis de nuestro tiempo ha pasado ya del...

El Romano Pontífice tiene el deber de restablecer la paz litúrgica

Conforme avanzamos por el proceso sinodal rumbo al Sínodo...