[La Cigüeña de la Torre/Infovaticana] Infovaticana se ha tomado el esfuerzo de ver la situación de las páginas diocesanas en el ranking de Alexa. Y es tan lamentable, tan insignificante, tan vergonzoso que casi sería como para cerrarlas todas y no se enteraría nadie. Eso no debe leerlo ni el mismísismo obispo.

http://www.infovaticana.com/2015/03/25/cuales-son-las-webs-diocesanas-mas-visitadas/

No es que lleven ustedes veinticinco años de retraso, es que parece que están antes de que Gutemberg inventara la imprenta.

No es normal ese absoluto desinterés de todos los católicos por sus páginas diocesanas. No las lee nadie, no le importan a nadie. Y lo normal sería que los católicos de cada diócesis se dieran una vuelta, como poco una vez por semana, por la web de su obispo. Desde la que éste les envía cada siete días una cartita que me parece una solemne pérdida de tiempo si no la lee después nadie.

Tienen muchas asignaturas pendientes pero la de la comunicación es una de las más importantes y en esa no alcanzan un suspenso alto sino un cero patatero.

Y hay una archidiócesis que se permite el lujo de prohibir que un sacerdote, leidísimo y de irreprochable doctrina, publique sus homilías mientras que su web diocesana está prácticamente intonsa. Aunque, eso sí, el cura chivato, el cura acusica, tiene un espacio reservado en la misma. Eso es algo así como si el entrenador del Real Madrid, o el del Barcelona, prohibieran jugar a Ronaldo o a Messi, y alinearan a cualquier cojo que pasara por delante del Bernabeu o del Nou Camp.

Hoy vivimos en los medios. No existe nada si no aparece en ellos. Pues hora es ya de que espabilen y dejen de hacer el Rajoy.

Seguramente el ranking de Alexa tenga muchos fallos. Pero aun así lo que refleja es tan ridículo que algo deberían hacer para que eso mejorara. Y no sólo un poco. Porque en ese abismo un poco no es nada.

Y no es tan difícil.  Si unos laicos y algunos sacerdotes, sin el apoyo de nadie sino simplemente movidos por su fe y por el amor a la Iglesia, han conseguido resultados espectaculares, es una demostración de que no es imposible lograrlos. Y lo que ya es de aurora boreal es que lo que hacemos gratis et amore produzca a algunos obispos hasta diarreas. Es algo así como si al cojo del Bernabeu  o del Nou Camp le molestara mucho la velocidad de Ronaldo o de Messi. Y pretendiera que toda la alineación de sus equipos saliera con muletas o escayola al campo. Luego se quejan de estar en tercera división.

Francisco José Fernández de la Cigoña