fbpx

Seraphia: La verdadera Verónica (Basado en las visiones de Ana Catalina Emmerick)

Nota introductoria del Editor: La vida real de la mujer llamada Santa Verónica es prácticamente desconocida. Algunos escritores solo tratan de adivinar quién era realmente. Pero en los cuatro volúmenes de “La Vida de Jesucristo” de Ana Catalina de Emmerick, ella es mencionada muchas veces. A veces, Ana Catalina la llama Seraphia, su verdadero nombre y, a veces, Verónica, la mujer del velo. He recopilado de estos cuatro libros fragmentos de información sobre su vida y escribí esta pequeña narración sobre ella. Sentí que su historia de verdadera dedicación a Jesús durante  toda su vida debería ser conocida. Tenía la esperanza de que publicaras este artículo en The Remnant para que otros puedan saber quién era realmente esta santa. Ella era, según Ana Caralina de Emmerick, guardiana del Santo Grial hasta que Cristo lo solicitó para la Última Cena. Esa es otra historia en sí misma. J. Meyer

***

Su nombre era Seraphia, tomada del nombre serafín, los ángeles que arden de amor. Le iba bien este nombre. Ella era la sobrina del antiguo profeta del Templo, Simeón. Ella era prima de Juan el Bautista a través de su padre Zacarías. Sin embargo, ella es conocida en el mundo solo como Verónica, la mujer del velo.

Ella era alta y majestuosa, una mujer de unos cincuenta años, que todavía mostraba la belleza por la que una vez fue conocida en su juventud. Se puso de pie, esperando, en los escalones que conducían a su casa, escuchando las maldiciones, burlas y gritos de la multitud cuando se acercaba la procesión lenta y penosa.

Asustada, pero sumida en la tristeza, Seraphia esperó, su velo estaba envuelto alrededor de su cabeza mientras sostenía la mano de su pequeña hija adoptiva. Entonces, ella lo vio venir, el que ella sabía que era el Mesías, ensangrentado por los terribles azotes, una corona de afiladas espinas sobre Su cabeza, apenas era capaz de caminar mientras cargaba la cruz de Su crucifixión. ¿Cómo ha llegado a esto? Hace solo unos días la gente lo aclamaba en el camino que conducía a Jerusalén, cuando Jesús entró en la ciudad montado en un asno, pusieron sus abrigos y ramas de palmas delante de Él gritando: “Hosanna, Hosanna”.

Ella había estado allí. Ella se había quitado el largo velo de su cabeza y lo había desplegado delante de Él y mientras Él cabalgaba, le dio una mirada amorosa y sabia.

Ahora todo estaba mal. La lenta procesión estaba justo delante de ella. Tomando todo el coraje que pudo reunir, Seraphia se abrió paso entre la muchedumbre burlona y corrió frente a Jesús, haciendo que la larga fila de soldados bulliciosos que llevaban cadenas y látigos, los verdugos y los fariseos a caballo se detuvieran. Se arrodilló sobre una rodilla, se quitó rápidamente el velo y se lo dio a Jesús.

“Maestro, limpia tu cara para que puedas ver mejor tu camino”.

Jesús agradecido tomó el pañuelo y limpió la sangre, el sudor y escupas de Su rostro y ojos.

Atónito, y luego enfurecido, Caifás y los demás fariseos, impacientes por el ritmo lento, gritaron: “¡Saca a esa mujer de aquí! ¡Cómo se atreve ella a interferir y rendir homenaje a un criminal!

Uno de los soldados bruscamente la apartó. Aferrándose al velo, ella se abrió paso entre la multitud y subió corriendo los escalones que llevan a su casa. Ella extendió el velo sobre una mesa y se derrumbó en el piso. Unos minutos más tarde, una amiga irrumpió en la habitación, la vio y la despertó, exclamando “Seraphia, que valiente fue lo que hiciste”.

Mirando el velo que yacía sobre la mesa, su amiga gritó: “¡Mira tu velo!”. Al mirar el velo, Seraphia vio la sangrienta huella del rostro de Jesús. Ella estaba llena de dolor y consuelo. De rodillas ante la imagen, declaró: “Ahora voy a dejar todo, porque el Señor me ha dado un recuerdo”. Se llevó el velo a su corazón y siguió a María la madre de Jesús, María Klopas su sobrina, Johanna, y las otras mujeres santas al lugar de la crucifixión. Después de que José de Arimatea y los demás habían bajado a Jesús de la cruz, todos formaron una pequeña procesión hacia la tumba donde Jesús fue sepultado.

En unos pocos días, la noticia del velo milagroso de Seraphia se extendió por toda la pequeña comunidad de fieles. Todos acudieron a ella para ver y maravillarse con la esplendorosa tela. Pronto la llamaron Verónica, derivado de “veri icon”, la “verdadera imagen”. Este siguió siendo su nombre para siempre.

La noticia de la imagen del velo se extendió incluso al emperador Tiberio. Estaba muy enojado cuando oyó hablar de la crucifixión de Jesús, el que hacía maravillas, el sanador de muchos. Había pensado que Jesús podría haberlo curado de la terrible enfermedad que había sufrido durante tanto tiempo. Muy enfadado con Pilato por haber ejecutado a Jesús, Tiberio lo envió a en desgracia a Galia. Entonces Tiberio oyó hablar de la mujer Verónica y su maravilloso velo. Inmediatamente envió a su cónsul a Jerusalén para llevarla a ella y el velo a Roma. Obedientemente, ella fue, acompañada por Nicodemo y un joven sirviente del Templo.

Tiberio estaba recostado con almohadas en su sofá cuando Verónica fue conducida a su habitación. Quedó muy impresionado cuando Verónica, con un porte majestuoso, entró llevando su regalo milagroso sobre el brazo.

“Así que eres la mujer del velo, a la que llaman Verónica. Muéstrame este velo con la maravillosa imagen del Hombre.” Ella abrió su velo completamente para poder verlo. Tiberio miró pero no dijo nada. Finalmente dijo: “Cuéntame todo sobre este Jesús y cómo obtuviste esta imagen maravillosa”.

“Jesús es nuestro Mesías. Se había predicho durante siglos que vendría a salvarnos. Mi tío Simeón, con quien viví desde temprana edad, era un santo profeta. Pasó muchas horas en el Templo orando para que el Mesías viniera y que él viviera para ver al Mesías y sostenerlo en sus brazos. Cuando vio la brillante estrella que brillaba en el este, supo que esa era la señal de que el Mesías había nacido y que pronto sería llevado al Templo. Vi a Simeón con gran alegría mientras sostenía al Santo Bebé en sus brazos. Desde ese día me he dedicado a Él.”

“Lo miré mientras crecía cada vez que María y José lo llevaban al templo. Cuando tenía doce años y estaba solo en Jerusalén, le envié cestas de comida. Cuando creció hasta la edad adulta y comenzó Sus enseñanzas, nuevamente le envié cestas de comida. Más tarde lo seguí, y con su madre María y otros, ayudamos a que Él y sus discípulos siempre tuvieran comida y otras comodidades. Mi esposo, Sirach, a menudo me prohibía hacer esto, pensando que Jesús era un alborotador. Aun así, traté de estar con Jesús y las otras mujeres para escuchar Sus enseñanzas. Sirach muchas veces me hizo encarcelar durante largos períodos para evitar que siguiera a Jesús. Pero más tarde, nuestros amigos Nicodemo y José de Arimatea convencieron a Sirach de que estaba equivocado, y que ellos también creían en Jesús “.

Verónica siguió contando cómo Jesús había sanado a mucha gente de ceguera, sordera y lepra. Ella contó cómo había alimentado a miles con solo unos pocos peces y panes. Luego contó cómo los fariseos llegaron a odiar a Jesús y querían que lo mataran, cómo habían amenazado a Pilato con disturbios y que informarían a Tiberio si no crucificaba a Jesús. Pilato hizo azotar a Jesús; los soldados lo coronaron con espinas. Jesús luego tuvo que llevar una pesada cruz hasta el lugar de la ejecución. “Fue entonces, le dijo a Tiberio, que salí corriendo para dejar que Jesús se limpiara Su rostro con el velo para que pudiera ver mejor. Más tarde se descubrió que Él había dejado Su imagen sobre el velo.”

Ella habló con tanta elocuencia y amor que Tiberio sintió el cálido resplandor de sus palabras ardiendo dentro de él. Luego se dio cuenta de que había sido curado. Tiberio estaba tan agradecido con Verónica que quería que se quedara en Roma. Él le daría una casa grande, con sirvientes, y a ella nunca le faltará nada. Verónica se negó, diciendo que tenía que volver a Jerusalén.

“Quiero morir donde murió mi Señor Jesús”. Sintiendo que no tenía mucho más tiempo, regresó a Jerusalén. Temiendo por el velo, se lo envió a María, la madre de Jesús, para que lo guardara.

De vuelta en Jerusalén, descubrió que los fariseos estaban encarcelando a muchos de los seguidores de Cristo. Cuando oyeron que Verónica, una seguidora de Jesús, la mujer del velo, había encontrado un gran favor con Tiberio el Emperador, estaban furiosos. Verónica y algunas de las otras mujeres intentaron salir de Jerusalén e ir a un lugar más seguro, pero los guardias del Templo fueron enviados tras ellas. Verónica no pudo escapar. Los guardias la agarraron y la llevaron de regreso a Jerusalén a los fariseos. Ella fue puesta en prisión para morir. Ella no recibió comida. Ella, que había sido tan generosa con la comida para los demás, ahora debía ser privada de este sustento de vida. Sus últimos días fueron sin duda inmersos en mucho dolor y oración. Debió haber rezado mucho hasta que su fuerza se apagó.

Jesús nunca olvidaría a esta mujer que había mostrado tanta amabilidad y devoción a Él toda su vida. Cuando ella cerró los ojos en la muerte, Jesús seguramente estaba allí para tomarla de la mano y decirle: “Ven, querida Seraphia. Bien has estado a la altura de tu nombre, fuego de amor, la que arde. Ven, he preparado un lugar para ti”.

Jean McGill Meyer

(Traducido por: Gabriel Ramírez. Artículo original)




THE REMNANT
THE REMNANThttp://remnantnewspaper.com/
Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA

Del mismo autor

Una hoja de ruta para la restauración de la fe católica

Nota del Editor: Bueno, ¿estás cansado de los gritos y las...

Últimos Artículos