En respuesta a la homilía del papa Francisco sobre el ansia de éxito y ambiciones llevados por la codicia, Antonio Socci, no siempre tierno con el papa Francisco, publica dos declaraciones de padres jesuitas sobre la elección de Bergoglio a la silla de Pedro.  En este punto, sin embargo, como dijo Lubrano, surge una pregunta espontáneamente.

Eoy el papa Francisco con ocasión de la santa misa matutina en Santa Marta se pronunció en contra de la codicia y sobre el ansia de éxito y la riqueza que caracterizan a nuestro tiempo. En su homilía el Santo Padre ha dicho: ¨La codicia es una idolatría¨. Y el ejemplo de Bergoglio fue como siempre una realidad cotidiana: ¨Cuántas familias conocemos que se pelean, no se saludan, se odian por la herencia¨, o cuando el Papa explicó cómo la codicia es la raíz de la guerra: ¨ Si hay un ideal, pero detrás de ese ideal está el dinero: el dinero de los traficantes de armas, el dinero de los que se benefician de la guerra…¨ El papa finalmente concluyó: ¨Pidamos al Señor la gracia de estar libres de esta idolatría, del apego a las riquezas¨, pidamos:  ¨La gracia de guardarlo ricamente en su amor y en su generosidad, en su misericordia¨. La síntesis oficial de las palabras del papa Bergoglio en Santa Marta  aparece como siempre en el portal de noticias del Vaticano.

A propósito de esta homilía es interesante la ¨respuesta¨ vía Facebook que dio a Bergoglio el periodista Antonio Socci, autor del libro: ¨No es Francisco¨ (obra en la que se pone seriamente en duda la manera en la que Francisco fue elegido Papa). El mensaje en la página de Facebook del periodista, se titula: ¨La ambición, el poder y el éxito¨.  Antonio Socci escribe: ¨En la homilía de esta mañana  el papa Bergoglio ha dicho: ¨ Frente a quienes molestan para obtener el poder y el éxito,  para ser visto (…) los discípulos están llamados a hacer lo contrario. Hay incompatibilidad entre la ambición, el arribismo y el seguir a Cristo¨. Después de esta introducción el escritor escribe dos declaraciones, una de Antonio Sparado SJ que inmediatamente después de la elección del papa Francisco dijo: ¨Para nosotros ha sido una gran sorpresa, yo mismo al principio no me lo creía (…) era una cosa que estaba fuera de lo lógico, ya que nosotros hacemos un voto de no aceptar cargos eclesiásticos, por ejemplo, el Episcopado, que es para nosotros una cosa extraordinaria¨.

El otro documento del que informó Socci fue el del padre Bartolomeo Sorge: ¨Nosotros, los jesuitas, no podemos convertirnos ni en Monseñores, ni en Obispos; de hecho nosotros hacemos un voto para no aceptar ninguna dignidad eclesiástica, cuanto menos, que un jesuita  se convierta en Papa. Obviamente, sucede a menudo que el Papa cree Obispos y Cardenales jesuitas, por ejemplo el cardenal Martini. Pero en este caso, el sumo pontífice tiene que anular nuestra Constitución. El Papa sí que lo puede hacer.  El comentario de Socci en la parte inferior es el siguiente: ¨El Papa sí, pero el cónclave no, no puede suspender la Constitución de los jesuitas. De hecho, hasta ahora ningún jesuita se había convertido en Papa. No es por casualidad… Entonces, ¿el papa Francisco rompió un voto para convertirse en Papa?¨ Quizás en los siguientes días, ¿habrá alguna respuesta de la Sala Stampa sobre la pregunta lanzada?

Tommaso Cicconi

[Traducido por Gabriello Sabbatelli. Artículo original.]

Hemos Visto
Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.