LA VIRGEN LLORA POR NUESTROS PECADOS

Las 10 últimas apariciones marianas reconocidas por la Iglesia

SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA SALETTE
Estatua que representa a la Virgen llorando
Los pastores Mélanie Mathieu, de 14 años, y Maximin Giraud, de 11 años, se encontraban en una montaña de los Alpes franceses cercana al pueblo de La Salette-Fallavaux el sábado 19 de septiembre de 1846, cuando hacia las tres de la tarde vieron aparecer a una «bella dama» que se dirigía hacia ellos llorando, con la cabeza entre las manos.
Según su relato se levantó y les explicó, en francés y en un dialecto occitano, que lloraba por la impiedad del mundo y que no podría sostener más la mano de su Hijo si la gente no hacía penitencia y obedecía las leyes de Dios. La Virgen se lamentó de que la gente trabajara los domingos sin observar el Día del Señor y blasfemara y predijo una terrible hambruna y escasez si no cambiaba.
Les mandó rezar y que difundieran su mensaje antes de desaparecer. Antes confió a cada niño un secreto que, según contó Melanie, fueronentregados por escrito al Papa Pío IX en 1851.
Cerca del lugar de la aparición surgió una fuente y comenzaron a relatarse milagros. El obispo de Grenoble encargó una investigación de la aparición y de las curaciones registradas y cinco años después reconoció su autenticidad. Pío IX aprobó la devoción a Nuestra Señora de La Salette.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".