Las 10 últimas apariciones marianas reconocidas por la Iglesia

El 17 de enero de 1871, durante la guerra de Francia con Prusia, cuatro niños de la localidad de Pontmain contemplaron durante tres horas a una «Bella Dama» vestida de azul y rodeada de estrellas con un velo negro sobre la cabeza y una corona de oro con una raya roja, según el relato de la aparición.
Eugène et Joseph Barbedette, Françoise Richer y Jeanne-Marie Lebossé vieron un halo que rodeó a la Virgen, dos velas sobre los hombros y dos a la altura de la rodilla y una pequeña cruz roja sobre el corazón de la Virgen. Ninguno de los adultos pudo ver la aparición.
La Virgen pidió a los niños que rezasen y les aseguró que Dios les escucharía. Delante de ella apareció un crucifijo color de sangre y sobre él, escrito en mayúsculas rojas, el nombre de Jesucristo. Las tropas prusianas se acercaban al pueblo mientras éste rezaba junto al cura Michel Guérin y los niños, que vieron entonces cómo el crucifijo desapareció, la Virgen sonrió y dos pequeñas cruces aparecieron sobre sus hombros antes de desaparecer.
Posteriormente se supo que a la hora de la aparición, el ejército prusiano recibió órdenes del alto mando de no tomar la ciudad. Once días después se firmaba el armisticio entre Francia y Prusia.
Eugène y Joseph, se hicieron sacerdotes. Jean-Mary Lebossé se convirtió en monja, y Françoise Richer, en maestra.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".