Livieres tris

Nuestros amigos de Acción Litúrgica publican el siguiente testimonio que merece la pena divulgarse.

Recibimos una carta de un clérigo de la diócesis de Ciudad del Este, que refleja el desconsuelo y la angustia por la injusticia cometida contra su Obispo. La publicamos tal cual, omitiendo lógicamente el nombre:

“Amigos de Acción Litúrgica, estamos viviendo una situación realmente grave y sin precedentes en la Iglesia y que va a marcar un quiebre, un antes y un después.

Despues de estos hechos cabe a uno pensar hacia donde va la Iglesia. pues quien debería confirmarnos en la fe ha dispuesto todos los resortes del poder en beneficio de unos pocos, pero en perjuicio de muchos.

Yo pienso, Mons. Livieres ¿era pederasta?, no. ¿Protegia pederastas?, no. Eso quedo demostrado en sendos informes de la Santa Sede de 2002 y 2008, pero nadie los tiene en cuenta y solo se tiene en cuenta al periodismo que parece que es una instancia de poder por encima de la justicia.

Mons. Livieres ¿era hereje? no. Su mayor empeño fue la educación de los seminaristas, con las grandes deficiencias de estar lejos de todos. Se preocupó de la liturgia devolviendo a Cristo el lugar que le corresponde por encima de nosotros y nuestra sed de protagonismo.

Mons. Livieres ¿es desobediente? no. fundo un seminario conforme al derecho. Alentó el protagonismo y la formación del laicado y la vida religiosa que esta agonizante. Fue obediente, síobediente aun en medio de una injusticia.

El pecado de Mons. Livieres no fueron las cosas malas que pudiera haber hecho, sino las buenas que ponian al descubierto la mediocridad y esterilidad que cunden por doquier en el clero y episcopado paraguayo y claro está el argentino, que mucho tiene que ver en esto.

Se ha privilegiado los intereses sectarios y mezquinos de una iglesia que parece dividirse cada vez mas y alejarse de su legitimo Pastor…………. ¿a quien seguimos, a Dios o a los hombres?.

Esto realmente entristece y desalienta. pero la tristeza es del demonio así que ruego a Dios me aleje de ella y me de fuerzas para soportar lo que vendrá, que no se que sera, pero todo indica que esta gente viene por todo y si al pastor, digo Mons. Livieres, lo trataron como lo trataron sin el derecho a la legitima defensa, sin ver los informes y negándosele ver al papa que parece tener tiempo para recibir celebridades del espectáculo y el deporte, pero no para uno de sus obispos, ¿que podemos esperar de nosotros entonces?, ¿justicia de esta gente? no lo creo. Está visto que los intereses son los del mundo y no los de Dios. me pregunto otra vez. hacia donde va la iglesia.
solo nos queda rezar y elevar las manos al cielo. Sálvanos Señor, decia Pedro a Jesus cuando se hundia.

Por ultimo si algo le critico a Mons. ha sido su confianza de padre. Si, el confiaba y creo que esa confianza no siempre ha sido devuelta debidamente. aun asi creo que no amerita esta situacion desmesurada e injusta. Dios se lo pague……..me encomiendo a sus oraciones, ahora mas que nunca.

Dios mio, hagase tu voluntad, asi en la tierra como en el cielo.

Dios les bendiga.”

http://accionliturgica.blogspot.com.es/2014/09/carta-desde-ciudad-del-este.html