fbpx

Cuentos con moraleja: “La devoción a la Virgen le salvó la vida”

Una de las cantigas de Alfonso X el Sabio dice así:

Había en Toulouse un conde muy apreciado que tenía por criado a un hombre que hacía una vida como la de un religioso. Entre otros muchos bienes que este criado hacía, amaba más que nada a Santa María, de forma que no quería Oír otra Misa sino la suya. Otros criados que con él andaban le tenían envidia, y procuraban enemistarlo con el conde. Y tanto hablaron con el conde, y de tales cosas le acusaron al hombre, que el conde mandó darle una muerte dolorosa.

Y para que no se supiese qué clase de muerte le iba a dar, el conde mandó llamar presto a un calero, (encargado de hacer hornos de cal) y le mandó encender un gran horno, de leña muy gruesa, pero que no hiciese mucho humo. Y le mandó que, al primer hombre de los suyos que llegara, lo cogiese enseguida y sin demora lo echase al horno, para que ardiese allí su carne.

Al otro día, el conde mandó a su criado calumniado que fuese donde el calero a preguntarle si había hecho lo que le había mandado. Y el criado salió hacía la casa del calero, y cuando ya estaba terminando su viaje, halló una ermita que estaba solitaria, donde celebraban la Misa de Santa María, la Virgen preciosa. Y tan pronto como entró en la iglesia, se dijo:

—Esta Misa, la oiré toda, para que Dios me guarde de peleas y de intrigas vanas y revoltosas.

Mientras él oía la misa, bien cantada, supuso e! conde que el criado había hecho ya lo que le había ordenado, y sin tardanza envió a otro hombre, natural de Toulouse, y era aquel que había armado la intriga, de punta a cabo. Y le dijo el conde:

—Vete corriendo, y comprueba si hizo el calero la hermosa justicia.

Corriendo se fue aquel falso y astuto, y no tomó el camino, sino que por un atajo llegó antes al horno. Y sin más, el calero lo echó en las llamas fuertes y peligrosas.

Mientras tanto, el fiel criado, después de haber oído Misa entera, se acercó al calero y le dijo: –

—¿Has cumplido la voluntad del conde?

Respondió él.

—Sí. Totalmente.

Entonces se despidió del calero aquel hombre bueno, y por una gran ladera se volvió a donde estaba el conde, y en su guardarropa le contó la historia maravillosa.

Cuando el conde vio ante él a aquel hombre que llegaba vivo, y cuando supo cómo el calero había quemado al otro que a éste calumniara, lo tuvo por un gran milagro y dijo llorando:

—Virgen María, bendita seas, que nunca te fías de intrigas y envidias. Por eso, ahora haré que sea contado este hecho por todas partes, y cómo tú eres Madre poderosa y protectora de los inocentes.

**** **** ****

De cuántos peligros nos habrá salvado nuestra devoción a la Virgen María. Cada Ave María que hacemos es un ruego que llega a lo alto, es escuchado por Ella y conmueve su corazón. No hay nada más maravilloso que acudir con confianza a María y pedir su protección cada día. La devoción a María es uno de los tesoros más maravillosos que hemos recibido de Dios. ¡Acudamos con fe y confianza a Ella!

¡Oh María sin pecado concebida!, rogad por nosotros que recurrimos a Vos.




Padre Lucas Prados
Padre Lucas Prados
Nacido en 1956. Ordenado sacerdote en 1984. Misionero durante bastantes años en las américas. Y ahora de vuelta en mi madre patria donde resido hasta que Dios y mi obispo quieran. Pueden escribirme a [email protected]

Del mismo autor

Cuentos con moraleja: “Dios nunca se arrepiente de lo que hizo”

Había un puente que atravesaba un gran río. Durante la mayor...

Últimos Artículos

Un papa modelo

Hemos entrado ya en la era postfrancisquista. El sínodo...

El Año Santo del Camino de Santiago (2021-2022)

En Santiago de Compostela se celebra el Año Santo,...

Covid, demasiadas concesiones extrañas para el Ramadán

Es inútil engañarse. El Islam es islam. Y vanos...