fbpx

Entrevista con el embajador polaco ante la Santa Sede, Janusz Kotański

En estos días terribles, que sacudieron a Ucrania con infinitos lutos y
estremecedoras devastaciones, Polonia se movilizó inmediatamente a nivel
humanitario para estar a la vanguardia de la acogida a los refugiados que huían de
la guerra.
No lo dejaron en evidencia únicamente los medios de comunicación con los
reportajes de varios corresponsales, sino también el Papa Francisco, quien el
último 2 de marzo agradeció y elogió la ayuda noble y desinteresada que el pueblo
polaco ofreció inmediatamente ante el éxodo de mujeres y niños, actualmente
privados de todo, exhaustos y a la búsqueda de un refugio. Sin embargo, no
faltaron las notas discordantes…
Para conocer exactamente el compromiso y la magnitud de la ayuda brindada por
Polonia a los refugiados ucranianos, hemos consultado a Su Excelencia Janusz
Andrzej Kotański, embajador de la República de Polonia ante la Santa Sede.

Excelencia, comencemos con los números: ¿cuántos refugiados ucranianos ha
recibido Polonia hasta el día de hoy[martes 8 de marzo – N. del A.]?

Hasta el día de hoy, Polonia ha acogido a casi 1,2 millones de personas. La mayoría
son obviamente ucranianos, pero en total se ha registrado la entrada de personas
originarias de otros 170 países.

¿Cómo han estructurado la acogida y la ayuda al recibir a todas estas personas
que huyen de su país?

Es importante destacar una gran determinación, sin precedentes, tanto por parte
del gobierno como de la sociedad polaca. Prácticamente todas las estructuras
estatales y locales y -en lo que dice respecto a las estructuras eclesiásticas- todas
las parroquias están empeñadas en la acogida a los refugiados. Por una parte, la
asistencia consiste en asegurar alojamientos: los refugiados son hospedados tanto
en las estructuras propiedad del Estado, en las administraciones locales y de la
Iglesia, como en casas particulares. Hasta el momento -caso sin precedentes- no se
han montado campos de refugiados, creados con motivo de otras crisis
migratorias.
Recordamos que la magnitud de la crisis y la tasa de afluencia de refugiados
absolutamente no tienen precedentes. Por otra parte, estamos frente a una
explosión de todas las formas de recolección de dinero y de materiales para los
refugiados que llegan a Polonia y para las personas que han permanecido en
Ucrania. Al mismo tiempo, el Estado ha reaccionado muy rápidamente,
comenzando a trabajar en regulaciones que permitirán la introducción de
soluciones sistémicas, como la indemnización para los refugiados o las
asignaciones en los reglamentos, como por ejemplo, en lo que dice respecto al empleo en el mercado laboral polaco, la asistencia médica o los estudios gratuitos.
Los refugiados también recibirán el código fiscal polaco, lo cual facilitará todas las
formalidades.
Desde el comienzo de la crisis migratoria, los refugiados que llegan de Ucrania
pueden viajar gratuitamente en los ferrocarriles polacos. Es asimismo importante
que los niños -de edad pre-escolar hasta los estudiantes de las escuelas superiores-
tengan la oportunidad de estudiar junto con los jóvenes polacos y reciban, después
de la experiencia traumática que han vivido, un tratamiento psicológico
especializado. Después de todo, el cuidado de mujeres y niños es una característica
polaca. No hace falta decir que estas normas de ayuda se aplican a todos los
refugiados, independientemente de su nacionalidad.

Parece que los edificios gubernamentales también se han puesto a disposición
de los refugiados ucranianos, ¿ eso es cierto?

Exactamente. Por iniciativa del Presidente y su esposa, los refugiados fueron
recibidos, por ejemplo, en las residencias del Presidente de la República de Polonia
en Wisła y Hel.

El vínculo entre Polonia y Ucrania tiene profundas raíces históricas,
ciertamente no nacidas hoy…

Los lazos históricos entre Polonia y la nación ucraniana son muy estrechos y sus
orígenes se remontan al siglo X-XI, cuando Polonia, gobernada por la dinastía Piast,
y la Rus' de Kiev mantenían relaciones recíprocas. Ya en el siglo XIV, parte de las
tierras pertenecientes a la actual Ucrania pasó a formar parte del Reino de Polonia.
En los siglos siguientes, la Confederación de las dos Naciones, Polonia y de
Lituania, llegó al extremo este del Dniéper y la lengua rutena, que es la
"progenitora" del ucraniano, y la fe ortodoxa disfrutaron de grandes libertades.
En tiempos más modernos, los ucranianos constituían la minoría nacional más
grande en el período de la Segunda República Polaca (1918-1939). Uno de los
cofundadores de la Polonia independiente, Józef Piłsudski, después de la Primera
Guerra Mundial, favorable a la creación de un Estado ucraniano, llevó a cabo una
alianza con Symon Petlyura, jefe de la República Popular de Ucrania, incorporada
después, en 1920, a la Rusia bolchevique. Incluso hay páginas obscuras en la
historia mutua vinculadas al período de la Segunda Guerra Mundial y vinculadas a
las masacres de polacos en Volinia, las heridas no se han cicatrizado por completo.
Sin embargo, a pesar de estas difíciles experiencias, hoy Polonia apoya a Ucrania e
inequívocamente apoya el derecho de Ucrania a su soberanía, independencia e
integridad territorial. Creemos que la invasión rusa de Ucrania es un acto de
absoluta barbarie y una violación de todas las normas y del derecho internacional.
Hoy debemos mostrar a Ucrania, que está luchando por los verdaderos valores del
mundo libre, todo el apoyo posible.

La mayoría de los medios de comunicación italianos han elogiado el esfuerzo
de Polonia para ayudar a los refugiados que huyen de Ucrania por la guerra,
en su mayoría madres con sus hijos. Por otra parte, una nota discordante hallegado del periódico de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Avvenire?
¿Qué sucedió?

Desafortunadamente no se trata de un caso aislado. Hace tiempo observo con
tristeza que Avvenire está intentando consciente y deliberadamente presentar a
Polonia y al Gobierno polaco bajo una luz desfavorable. Al mismo tiempo, no evita
manipular y distorsionar la realidad. El mejor ejemplo es el artículo publicado el
pasado otoño, en el que se comparaba la política del gobierno polaco con la
ideología nazi de Blut und Boden; la forma de denunciar la crisis en la frontera
entre Polonia y Bielorrusia, provocada artificialmente por Bielorusia, parecía
influenciada por la propaganda del Kremlim. ¿Por qué lo hacen? Dejo esta pregunta
sin respuesta.

¿Pudo hablar con el director de Avvenire?

En cuanto a varios artículos aparecidos en Avvenire, hemos intervenido varias
veces por escrito. Sin embargo, en la mayoría de los casos, nuestras cartas
quedaron sin respuesta. Y si alguna vez se publicaron, a menudo fueron
censuradas por el editor.

En Su curriculum vitae figuran muchos cargos prestigiosos en el mundo de la
información, un mundo que, por lo tanto, usted conoce muy bien, sabe
analizarlo con competencia y experiencia. ¿Cómo juzga entonces lo ocurrido
con el cotidiano Avvenire?

No tengo ni idea y no lo entiendo. Aparentemente, Marco Tarquinio ni siquiera
aplica el principio de Tertuliano, "credo quia absurdum", sino que ha creado un
"credo quia non est", que poco tiene que ver con el periodismo honesto. Según mi
experiencia profesional y en la época de la esclavitud comunista de Polonia
también escribía para periódicos clandestinos, aprendí que la verdad siempre sale
a la luz. “El petróleo siempre sale a la superficie”, dice un proverbio polaco, en
alusión a la verdad. Tanto el editor de Avvenire como todos los periodistas deben
tener esto en cuenta.
El pueblo polaco ciertamente no necesita los aplausos de los medios de
comunicación para actuar, ya que su ayuda y su acogida a los refugiados
ucranianos llegó de manera oportuna y desinteresada. Pero ciertamente ver
reconocido al menos este imponente y generoso esfuerzo humanitario presta un
servicio a la verdad, en términos de honestidad, respeto y gratitud.

L’articolo Entrevista con el embajador polaco ante la Santa Sede, Janusz Kotański proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romana
Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

25 de Abril: Nuestra Señora del Buen Consejo de Genazzano

A poca distancia de Roma se encuentra la Basílica de Nuestra...

Últimos Artículos

Abusos sexuales en la iglesia: el miedo a reconocer la causa real

Llevamos años….décadas ya con la misma argumentación “mundanamente correcta”...

Signos cotidianos de la protestantización en la Iglesia católica

Desde el estudio teológico crítico se evidencia de forma...

La guerra justa de San Pío V

Este 30 de abril, en la capilla de Santa...