Día litúrgico: Miércoles XXXII del tiempo ordinario
Texto del Evangelio (Lc 17,11-19): Un día, de camino a Jerusalén, Jesús pasaba por los confines entre Samaría y Galilea, y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia y, levantando la voz, dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!». Al verlos, les dijo: «Id y presentaos a los sacerdotes».

Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios. Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano. Tomó la palabra Jesús y dijo: «¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?». Y le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado».

PALABRA DE DIOS
Orar a Dios con fe lleva consigo pedir…..pedir mucho por uno mismo, por el prójimo, por la Iglesia…pedir es aval de que hay Fe de verdad. Pero la relación amorosa con Dios lleva consigo la acción de gracias. Y con frecuencia nos olvidamos de dar gracias a Dios en cuanto recibimos algo de Él, y a la vez no paramos de “dolernos” sobre aquello que “no nos ha dado todavía”. Hay un momento privilegiado para dar gracias a Dios: tras recibir la comunión, o incluso si no se recibe (por no estar en Gracia de Dios y no poder comulgar aún). Esos minutos posteriores a la comunión son el momento ideal para dar gracias a Dios por todo: por la Eucaristía, por el perdón de los pecados en la confesión, por la vida, por la redención, por el bautismo….por todos los dones recibidos cada día. ¡Qué pena desaprovechar esos minutos y hasta estar distraídos!; tras comulgar nada existe sino solo Dios en nuestro corazón. Tratemos con cariño a quien más nos ama.
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".