Homilía Domingo de Ramos: ¿También tu crucificas a Cristo?

Cuando Jesús entro en Jerusalén la gente lo aclamaba porque esperaban un mesías solo para lo material y humano. Cuando Jesús exhorta a la conversión, a la cruz, a la humildad…entonces ese «cristo» ya no interesa y hay que matarlo. Es lo que HOY hacemos: queremos un «dios», a nuestra manera y por eso no soportamos al verdadero Dios en Cristo Jesús.

(Homilía republicada. Publicación original de 2014)

Artículo anterior
Artículo siguiente
Padre Santiago González
Padre Santiago González
Sacerdote de la archidiócesis de Sevilla ordenado en el año 2011

Del mismo autor

SAN ROGACIANO Y EVANGELIO DEL DÍA

Rogaciano vivió en el siglo III en Roma y fue mártir...

Últimos Artículos

Importancia de la confesión frecuente

La semana pasada hablé en Radio Roma Libera del...

La absurda defensa de la familia

En el siglo XX unos a otros nos alertábamos...