Homilía del cuarto domingo de cuaresma del Padre Romanoski, FSSP