Homilía del domingo decimooctavo después de pentecostés.