fbpx

Sobre la herejía implícita del Papa Francisco: una aclaración

Estimado Sr. Matt,

Por favor, permítame comentar  acerca de un efecto colateral de la versión en internet de mi reciente artículo en The Remnant  en el que lamenté la alarmante insinuación del papa Francisco, en su homilía para la Fiesta de la Sagrada Familia, que nuestro Señor cometió un pecado a la edad de 12 años por quedarse en Jerusalén sin el conocimiento de sus padres.

Algunos de los comentadores de mi artículo, si bien concordaron con mi crítica del Papa, me acusaron a su vez de herejía, e incluso de blasfemia, por mi opinión que el Niño Jesús “algunas veces ‘bloqueaba temporariamente’ su omnisciencia divina” de “su creciente conocimiento humano…para compartir más plenamente nuestras experiencias de aprendizaje humano”. Evidentemente, esos lectores asumieron que estaba atribuyendo ignorancia al Jesús de 12 años, y concluyeron que yo estaba insinuando la herejía de Nestorio: que él era una persona humana (no divina).

Bueno, incluso si mi supuesto fuera cierto, esa no sería la conclusión resultante. El gran teólogo tradicional Ludwig Ott (en su gran obra Fundamentos del Dogma Católico, Libros TAN edn.,p. 165) dice que no es de fide que el conocimiento humano de Jesucristo estuviera libre de ignorancia positiva y error, sino teológicamente cierto. Por lo tanto, negar esa verdad no sería herejía (y mucho menos blasfemia), sino tan sólo un error teológico. (Por otro lado, Ott, junto con otros teólogos autorizados, afirma en la p.168 que es de fide que nuestro Señor estaba totalmente libre de pecado personal y original; lo que me temo significa que la reciente homilía del papa Francisco es implícitamente herética. La completa falta de pecado de nuestro Señor también se enseña en una cadena de declaraciones magisteriales referenciada en Denzinger, y es afirmada tres veces en el Catecismo de la Iglesia Católica: cf. ## 467, 540, y 612.)

En todo caso, el supuesto de arriba no es correcto. Cuando dije que el Niño Jesús “bloqueó temporalmente” ciertas cosas de su mente, no quise decir que las ignoraba temporariamente, que simplemente no las sabía. Consideren sus ordenadores. Al menos el 99,9% de la información que “conoce” no puede estar en la pantalla en un mismo momento. Está almacenada en el disco duro. De la misma manera, al menos el 99,9% de lo que ustedes y yo conocemos no se encuentra presente conscientemente en nuestras mentes en un determinado momento. En este preciso momento, mientras escribo esto y ustedes lo leen, nuestras mentes están conscientes principalmente de un sólo tema – el conocimiento humano de Jesucristo. Pero todos tenemos un vasto depósito de conocimiento sobre otras cosas que podemos ‘traer’ en otro momento por medio del nuestra voluntad.

Nuestro Señor poseía tanto una voluntad humana como una divina. Si utilizaba una, otra, o ambas para ‘bloquear’ temporalmente algún conocimiento de su consciencia humana inmediata, eso no disminuía el perfecto conocimiento de toda la realidad que poseía desde el momento de su concepción en adelante, a través de la Visión Beatífica, como una nube tapando al sol no disminuye de manera alguna su inmenso depósito de luz y calor. Tal como nos dicen las Sagradas Escrituras, el Niño Divino ciertamente “creció” en sabiduría (Lc. 2:52); y tal como señala Ott (pp.167-168), según el consenso de teólogos autorizados esto significa que su intelecto humano fue adquiriendo conocimiento a través de la experiencia humana común de cosas que ya conocía a través de la Visión Beatífica (y, probablemente también a través del conocimiento infuso – cf. Ott, p. 167).

Este es un tema difícil del dogma católico, donde la Iglesia permite a los teólogos la libertad de explorar cómo pudo haber sido a nivel psicológico el crecimiento del conocimiento experimental adquirido por Jesucristo. El comentario en mi artículo – y su aclaración en esta carta – son ofrecidos como especulaciones teológicas en este tema.

P. Brian W. Harrison, OS, STD,
St. Louis, Missouri

[Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original]




THE REMNANT
THE REMNANThttp://remnantnewspaper.com/
Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA

Del mismo autor

Un sínodo con mucho ruido y pocas nueces

Ya casi he olvidado el sabor del miedo. Hubo un tiempo en...

Últimos Artículos