Hoy es noticia: los médicos han aprobado el milagro por intercesión de Pablo VI, que abre el paso con rapidez a su beatificación. 
Pablo VI fue Papa de la Iglesia Católica en la etapa histórica de mayor crisis interna. Crisis que fue causada por el modernismo teológico en su interpretación del Concilio Vaticano II y que aún sufrimos en la cristiandad. Muchos ven en Pablo VI a un “mártir” de la misma Iglesia, o, mejor dicho, de los enemigos internos de la Iglesia. Fue Pablo VI quien en pocas palabras afirmó que “Se ha perdido el sentido de PECADO”, y de eso hace ya cuarenta años. Afirmación avalada por una realidad que sigue siendo terriblemente actual: No es que hoy se peque más o menos, pero se peca sin conciencia de pecar, pues la formación catequética ha dejado como herencia una praxis de inmensas lagunas que pasan factura moral sobre todo en occidente. Fue también Pablo VI quien con su encíclica HUMANAE VITAE puso un puntal en el mundo a favor de la vida y contra la cultura hedonista de la muerte. Esa encíclica, valiosísimo documento magisterial, le supuso al Vicario de Cristo la enemistad de los sectores progresistas y declaradamente modernistas (aunque en verdad el modernista no suele declararse como nada). Y fue también Pablo VI quien expresó que el humo de Satanás había penetrado en la Iglesia por alguna rendija. 
Desde este blog nos alegramos de la aprobación del milagro y de su pronta beatificación.
Esta es la noticia oficial publicada hoy por “Vatican Insider”:

La consulta médica de la Congregación para las causas de los santos, presidida por el Dr. Patrizio Polisca –médico personal de Benedicto XVI y ahora de Francisco– declaró ayer inexplicable una curación obtenida por intercesión de Juan Bautista Montini (Pablo VI). Ahora el presunto milagro debe ser examinado por teólogos y cardenales, antes de la aprobación del Pontífice, pero el escollo más difícil ya está superado: se puede prever fácilmente que la beatificación sea cuestión de meses.
El Postulador de la causa, P. Antonio Marrazzo, eligió desde hace tiempo, entre los favores recibidos, el caso de una curación inexplicable a primera vista. Hace un año, el 20 de diciembre de 2012, Benedicto XVI proclamaba la heroicidad de las virtudes de Pablo VI, cerrando así el proceso canónico. Para la beatificación solo faltaba el reconocimiento de un milagro.

El milagro se refiere a la curación de un niño aún no nacido, ocurrida en los primeros años noventa, en California. Durante el embarazo, los médicos habían encontrado un grave problema en el feto y, por las consecuencias cerebrales que suceden en esos casos, habían sugerido a la joven madre, como único remedio, el aborto. La mujer se opuso y quiso llevar a término el embarazo, confiándose a la intercesión de Pablo VI que, en 1968, había escrito la Humanae vitae.

El niño nació sin problemas: se ha querido esperar a que llegase a la adolescencia para constatar la ausencia de consecuencias y su perfecta curación. “Se trata –dijo Marrazzo hace un año a Radio Vaticana– de un suceso verdaderamente extraordinario y sobrenatural, obtenido por intercesión de Paolo VI. Una curación en línea con el magisterio del Papa que escribió la Humanae vitae; un milagro vinculado a la defensa de la vida, expresada en la encíclica, pero también en defensa de la familia, porque el documento habla del amor conyugal, no solo de la vida que está por nacer. Esta curación es lógica en la línea de Montini”.

En el último año se intensificaron las discusiones sobre el caso y se confrontaron los pareceres médicos, hasta el examen final que tuvo lugar ayer. El pasado mes de noviembre, el Cardenal Scola, Arzobispo de Milán, durante un congreso dedicado al viaje de Pablo VI a Tierra Santa, habló de que la beatificación “debería ser relativamente inminente”.

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".