Félix nacio en Nola, ciudad de la actual Italia, en el siglo III y en plena persecución contra el cristianismo. De padre militar, optó por ser soldado de Cristo y dar su vida por Él y la Iglesia. Entonces Decio era emperador de Roma, y ordenó una durísima persecución contra Obispos y sacerdotes con objeto de aniquilar la Iglesia Católica.
Félix sintió la llamada al sacerdocio y se ordenó sirviendo en la Diócesis de Nola, cuyo Obispo Máximo, viejo y enfermo, se retiró a las montañas ante el peligro que se avecinaba. Félix quiso quedarse en la ciudad para estar cerca de los fieles y confortarlos con su testimonio. Arrestado y atado con cadenas, así estuvo varios meses en prisión. Y de forma  milagrosa salía de su cárcel con la ayuda de los ángeles, lo que motivó que sus verdugos se cansaran de buscarle. Aún  tuvo que soportar la persecución decretada por Valeriano, el nuevo emperador, en los años 256 y 257. Murió el Obispo Máximo y los fieles por aclamación nombraron a Félix, que rehusó la dignidad episcopal y quiso
permanecer como sacerdote al cuidado de las almas. Falleció en 260 en olor de santidad, y su día es el 14 de Enero.

          San Félix de Nola, sacerdote ejemplar, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".