Francisco Javier vive entre los años 1506 y 1552. Nace en el castillo de Javier (Navarra) y descubre su vocación en París donde hacía sus estudios. Se une a la Compañía de Jesús fundada por San Ignacio de Loyola, y es ordenado sacerdote en Roma el año 1537, dedicándose sobre todo a las obras de caridad. En el año 1541 marcha a Oriente para evangelizar en la India y Japón, convirtiendo a muchos en la fe cristiana.
Muere a las puertas de China once años después tras una vasta tarea apostólica.

De sus numerosos episodios misioneros, destacan todas las adversidades y obstáculos que encontró
en Japón para predicar el evangelio. La particular identidad japonesa hizo que Javier tuviera que adaptarse
en las formas para obtener los frutos espirituales deseados. Como religioso tenía voto de pobreza, pero constató que mostrarse pobre era un impedimento para ser escuchado, y por ello llegaba a vestirse engalanado de joyas para que los japoneses le prestaran atención, y, una vez escuchado, les misionaba sobre el sentido de la pobreza evangélica y la caridad fraterna. Su celo pastoral era grandioso, como grandiosa era su santidad.
San Francisco Javier es patrono de las misiones, junto a Santa Teresita del niño Jesús.
San Francisco Javier, fuerte ante toda adversidad, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".