¿El Papa Francisco lee el Denzinger-Bergoglio?

[Denzinger Bergoglio] El pasado 23 de mayo, la diócesis de Phoenix (EEUU) organizó una jornada de oración con pastores evangélicos. Estaba presente el pastor Giovanni Traettino, gran amigo del Papa Francisco y su anfitrión en el rápido viaje a Caserta que el Sumo Pontífice realizó hace algún tiempo. Francisco se unió con ellos por medio de un mensaje en video.

Sorprende al pueblo fiel que el Santo Padre, uno de cuyos oficios es velar por la ortodoxia católica, declare que va a decir algo que “quizás sea una herejía” (minuto 4:10). Si se tratase de un clérigo común ya sería inédito – pues un ministro de Dios debe siempre vigilar por la Verdad-. Pero, ¿qué pensar cuando el Vicario de Cristo anuncia que va decir algo que puede ser una “insensatez, o quizás herejía”? Más confusión encima del pobre rebaño de Jesús…

”Hoy reunidos, yo desde Roma y ustedes allí, pediremos para que el Padre envíe el Espíritu de Jesús, el Espíritu Santo, y nos de la gracia de que todos sean uno, “para que el mundo crea”. Y me viene a la mente decir algo que puede ser una insensatez, o quizás una herejía, no sé. Pero hay alguien que ‘sabe’ que, pese a las diferencias, somos uno. Y es el que nos persigue. El que persigue hoy día a los cristianos, el que nos unge con el martirio, sabe que los cristianos son discípulos de Cristo: ¡que son uno, que son hermanos! No le interesa si son evangélicos, ortodoxos, luteranos, católicos, apostólicos…¡no le interesa! Son cristianos. Y esa sangre se junta. Hoy estamos viviendo, queridos hermanos, el “ecumenismo de la sangre”. Esto nos tiene que animar a hacer lo que estamos haciendo hoy: orar, hablar entre nosotros, acortar distancias, hermanarnos cada vez más”. (VIS, Vatican Information Service, 25 de mayo de 2015, Francisco reza con los pastores evangélicos pentecostales de Phoenix por la unidad de la Iglesia)

En todo caso, Santo Padre, supuesto que realmente esté en la duda la heterodoxia de su afirmación, queremos humildemente recordar lo que nos enseña el Magisterio de la Iglesia sobre este asunto tan persistente en su pontificado. Ver aquí.

Por otro lado, Papa Francisco, no entendemos la distinción que hacéis entre la búsqueda de la Verdad por parte de los teólogos y lo que sería la voluntad del Espíritu Santo (minuto 06:06):

”Yo estoy convencido de que la unidad entre nosotros no la van a hacer los teólogos. Los teólogos nos ayudan, la ciencia de los teólogos nos va a ayudar, pero si esperamos que los teólogos se pongan de acuerdo, la unidad recién se va a lograr al día siguiente del día del Juicio Final. La unidad la hace el Espíritu Santo, los teólogos nos ayudan, ¡pero nos ayudan las buenas voluntades de todos nosotros en el camino y el corazón abierto al Espíritu Santo! Con toda humildad, me uno a ustedes como uno más en esta jornada de oración, de amistad, de cercanía, de reflexión. Con la certeza de que tenemos un solo Señor: Jesús es el Señor. Con la certeza de que este Señor está vivo: Jesús vive, vive el Señor en cada uno de nosotros. Con la certeza de que nos ha enviado el Espíritu que prometió para que realizara esa “armonía” entre todos sus discípulos”. (VIS, Vatican Information Service, 25 de mayo de 2015, Francisco reza con los pastores evangélicos pentecostales de Phoenix por la unidad de la Iglesia)

¿El Espíritu Santo se puede contradecir? ¿Los teólogos que realizan la búsqueda de la Verdad lo hacen al margen de la fe o del Magisterio infalible? ¿La “buena voluntad” sería la norma de conducta de vuestro Pontificado? Si bien en breve publicaremos lo que el Magisterio nos aclara a respecto de este asunto, dada la importancia del tema y el desconcierto causado en muchas almas, queremos recordar lo que la Teología, fundamentada en el Magisterio bimilenario de la Iglesia, nos explica sobre la “unidad” con las iglesias cristianas. Ver aquí y aquí.

Hemos Visto
Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.