ADELANTE LA FE

Monseñor Schneider explica las restricciones que ha impuesto el Vaticano a sus viajes

Desce hace unos meses corren rumores para explicar por qué el obispo auxiliar de Astaná, monseñor Athanasius Schneider, habla por videoconferencia en los encuentros celebrados por católicos conservadores y tradicionalistas.

Algunos católicos han conjeturado que la Santa Sede lo ha castigado prohibiéndole desplazarse a fin de reducir su influencia.

Su Excelencia ha aclarado hoy la situación en sus comentarios a LifeSite:

« Me entristece que se difundan noticias así –declaró Schneider aludiendo a la supuesta prohibición de viajar–. Por parte de la Santa Sede, sólo se me pidió que redujera la frecuencia de los viajes fuera de mi diócesis para que su duración no exceda el límite fijado por el Código de Derecho Canónico (30 dias). Es decir, que no hay prohibición de viajar.»

El Canon 410, que regula los viajes de los obispos auxiliares, dice así:

El Obispo coadjutor y el Obispo auxiliar, lo mismo que el Obispo diocesano, tienen el deber de residir en la diócesis, de la que no deben ausentarse si no es por poco tiempo, excepto cuando hayan de cumplir un oficio fuera de la diócesis o en vacaciones, que no deben prolongarse más de un mes.

Al prelado de 57 años, que ejerce de auxiliar en Astaná desde 2011, no se le ha impuesto arresto domiciliario ni se han fijado restricciones a los temas de los que puede hablar.

El pasado mes de agosto monseñor Schneider habló por videoconferencia en el encuentro de familias católicas celebrado en Dublin, así como en la Catholic Identity Conference la semana pasada en Virginia.

En vista de la decisión de Roma, parece ser que esta forma de comunicación será probablemente la empleada por Su Excelencia en futuras conferencias.

Hace poco monseñor Schneider declaró  a LifeSite que el documento final del Sínodo para los Jóvenes de 2018 abunda en expresiones sentimentalistas y hace ver a las claras en pasajes clave que altos miembros de la jerarquía se han servido de la juventud para promover sus propios objetivos.

(Traducido por Bruno de la Inmaculada. Artículo original)

Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email