Hacia la normalización de la sodomía: el verdadero legado de Francisco

Hace unos días, quien preside lo que fue el Santo Oficio, el cardenal Víctor Manuel Fernández, se desvivió por dar a conocer al mundo que a las madres solteras que se arrepienten y confiesan su pecado se les debe permitir comulgar. Entérate, monseñor Tucho: la Iglesia Católica nunca ha dicho otra cosa.

Desde que comencé a ir al colegio hasta que salí de la universidad no conocí otra cosa que centros docentes católicos, y jamás le oí a un sacerdote, una monja o un profesor laico dar a entender ni remotamente que a una madre soltera se la considerase excomulgada y no pudiera por tanto acceder a los sacramentos.

¿De qué narices habla entonces ese payaso apóstata?

Esa técnica retórica se conoce como argumento del hombre de paja, y es la táctica de referencia que utiliza el clan de Francisco cada vez que quiere tirar otra doctrina a la basura.

Esta mañana nos desayunamos con una nueva declaración del Vaticano sobre la bendición de parejas homosexuales, y la camarilla de Francisco insiste en que no altera la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio. ¡Pues claro que la altera! La cuestión no fue esa en ningún momento, ¡y ellos lo saben! Es una excusa que les sirve de tapadera para pintar la puerta principal con una capa de ortodoxia mientras derriban la puerta trasera para introducirse.

Previendo la inevitable reacción de los católicos fieles a la última barbaridad, la camarilla de Francisco insiste en que bendecir a las parejas homosexuales no significa bendecir su unión. ¡Menos mal! En ese caso, ¿qué les parece que sometamos otro dubium al papa Francisco preguntándole si está bien que la Iglesia bendiga a los curas pedófilos que cuelgan en la puerta de su despacho banderas de NAMBLA, organización que promueve la legalización de la pedofilia. ¿Estaría bien? ¿Por qué no?

¿Por qué no prepara el Vaticano una bendicioncita para los neonazis que van gritando con megáfonos que los judíos son subhumanos? ¿Pueden esperar también los cabezas rapadas que la Santa Sede tenga un poco de compasión con ellos? ¿Por qué no?

Lo que está haciendo la pandilla de Francisco no puede estar más claro. Salta a la vista que quieren normalizar la sodomía y socavar lo que enseñan las Escrituras sobre el tema. Se valen de la pandemia de analfabetismo teológico para que los católicos se consuelen pensando: «¡Que bien, gracias a Dios Francisco y su gente han vuelto a defender el matrimonio!»

Y mientras tanto, el New York Times, CNN, MSNBC y demás medios captan el mensaje a la perfección: «El papa Francisco permite que los sacerdotes bendigan a las parejas del mismo sexo» y «La Iglesia Católica cambia su doctrina sobre la sodomía». Y eso es lo que quiere la banda de Francisco: la conclusión que va a sacar la prensa. Que digan: «La inflexible Iglesia Católica por fin ha aprendido. Hasta el Papa bendice el pecado que la estúpida Biblia aseguraba que clama venganza al Cielo».

En cuanto que pasen unos años, las bendiciones a las parejas del mismo sexo se habrán vuelto algo tan normal como comulgar en la mano. Esto es lo que lleva años haciendo la Santa Sede: aprobar los abusos, «pero eso sí, sólo en determinadas circunstancias» y de acuerdo con unas condiciones «muy estrictas», hasta que el abuso se vuelva la norma y el Vaticano pueda prohibir la doctrina tradicional.

Esto de bendecir a las parejas del mismo sexo va a tener unas consecuencias peligrosísimas para todos los obispos y sacerdotes fieles y para todos los padres que se preocupen por proporcionar a sus hijos una educación católica. Avanzando por ese camino, si resisten al Papa en esta cuestión, es que son homófobos y rebosan odio, y el Papa será el primero que bendiga a los policías que los encarcelen.

La Iglesia ha dejado de ser un refugio. Si cerramos los ojos a la realidad la cosa seguirá y no nos podremos defender de la banda de Francisco, que ha demostrado ser un grandísimo peligro no sólo para las almas sino también para las libertades civiles de todos los habitantes del mundo.

Quien ame a Dios y a sus hijos, que resista con todas sus fuerzas el peligro pontificio, y ruegue por que se convierta Francisco. «Líbranos, Señor, de Francisco, sus pompas y sus obras».

(Traducido por Bruno de la Inmaculada. Artículo original)

Michael Matt
Michael Matthttp://remnantnewspaper.com/
Director de The Remnant. Ha sido editor de “The Remnant” desde 1990. Desde 1994, ha sido director del diario. Graduado de Christendom College, Michael Matt ha escrito cientos de artículos sobre el estado de la Iglesia y el mundo moderno. Es el presentador de The Remnant Underground del Remnant Forum, Remnant TV. Ha sido Coordinador de Notre Dame de Chrétienté en París – la organización responsable del Pentecost Pilgrimage to Chartres, Francia, desde el año 2000. El señor Michael Matt ha guiado a los contingentes estadounidenses en el Peregrinaje a Chartres durante los últimos 24 años. Da conferencias en el Simposio de Verano del Foro Romano en Gardone Riviera, Italia. Es autor de Christian Fables, Legends of Christmas y Gods of Wasteland (Fifty Years of Rock n' Roll) y participa como orador en conferencias acerca de la Misa, la escolarización en el hogar, y el tema de la cultura, para grupos de católicos, en forma asidua. Reside en St. Paul, Minnesota, junto con su esposa, Carol Lynn y sus siete hijos.

Del mismo autor

Papa Francisco: una cura para los neocatólicos (¡bienvenidos de vuelta, hermanos!)

La Petición urgente de The Remnant al papa Francisco para que cambie...

Últimos Artículos

Importancia de la confesión frecuente

La semana pasada hablé en Radio Roma Libera del...

La absurda defensa de la familia

En el siglo XX unos a otros nos alertábamos...