fbpx

¿No más Credo? ¡No más sorpresas en la Nueva Iglesia!

A veces lo que provoca es sacudir a la gente

Otro punto a incluir en nuestro interminable archivo “No es la misma religión” ha aparecido en los feeds de Internet de esta semana. Los sitios web y blogs católicos, los comentaristas en Twitter y Facebook están vociferando llenos de indignación y “estupefactos” ante un obispo italiano que anunció que omitiría el Credo de Nicea (o cualquier otro) en la misa de la celebración de la fiesta de la Epifanía. Siempre alerta, Diane Montagna de LifeSiteNews, informa que el obispo dijo, específicamente, que lo estaba haciendo para “evitar ofender” a cualquier no católico que pudiera estar presente.

Acerca de esto, la única cosa que se me ocurre decir es: “¿Por qué te escandalizas tanto? ¿No crees que ya es hora de parar de sorprenderte? Porque eso me hace sentir que he desperdiciado mi vida. Gracias”. La indignación es sensata, loable y útil; ¿Pero a qué viene la sorpresa? Chris Jackson comentó en un resumen de noticias que los tradicionalistas, desde hace mucho tiempo, entienden que la propia Nueva Misa se fundamentó sobre ese mismo principio: “No ofender la sensibilidad de los no católicos fue la motivación principal de los arquitectos de la Nueva Misa … Lejos por tanto de sorprenderse de que un obispo moderno haya omitido el Credo de su misa. Supongo que deberíamos estar agradecidos de que Pablo VI no considerara apropiado eliminar también el Credo de su Misa Novus Ordo”.

Pero al ver las reacciones de asombro escandalizado de los católicos en los comentarios, uno pensaría que es la primera vez. Resulta un tanto desalentador que después de haber estado informando este tipo de cosas por … Oh, veamos, ¿en qué fecha estamos ahora … 2020? Alrededor de dos décadas … ¿Acaso no se les ha ocurrido pensar que la razón por la cual la Iglesia parece un erial doctrinal y litúrgico post apocalíptico es que los hombres que están al mando lo están haciendo consciente y deliberadamente?

Después de la extraña advertencia, del otro día, de George Weigel, de no tomar la Píldora Roja ofrecida por gente de Remnant, LifeSite, The Wanderer, One Peter Five, etc., es difícil no sentirse tentado a simplemente levantar las manos y decir: “¿Te gusta tanto el estatus quo? Bien, te invitamos a continuar quedándote en tu pequeña torre de marfil de 1995 para siempre. ¡Diviértete con eso, George! Si cambias de opinión, el resto de nosotros estaremos aquí lidiando con lo Real. Si años y años de denunciar esta situación en detalle no han sido convincentes, ¿cómo no te alertaron los increíbles espectáculos de perros y ponis de los Sínodos y la respuesta de flácida indiferencia de los obispos de EEUU ante los escándalos de abusos sexuales rampantes?  Los propios escándalos sexuales deberían haber borrado el tinte rosado de tus gafas hace dieciocho años”.

Parece claro, sin embargo, que muchas otras personas sí están despertando. Aquellos que buscan una explicación, a menudo descubren que ha habido un pequeño subgrupo de católicos que ha estado clamando la respuesta desde lo más alto de las casas que han podido encontrar, durante las últimas cinco décadas: “¡NO ES LA MISMA RELIGIÓN!” (De acuerdo, despotrican).

¿Debemos conocer a este tipo?

En una palabra, sí debemos. Él es todos los obispos de la Nueva Religión que ha sido inyectada en cada estructura, en cada organización, en cada orden religiosa, en cada diócesis, y en casi todas las parroquias del mundo católico, como un virus, desde 1965. Designado como obispo de Pinerolo, una hermosa ciudad cerca de Torino, en los Alpes, por el Papa Bergoglio en 2017, se ha creado la reputación de ser uno de los obispos bergoglianos más entusiastas de Italia, abrazando su amor por todas las religiones, especialmente el Islam, siguiendo el viejo espíritu masónico de la “Hermandad de toda la Humanidad”.

no creed epiphany mass
Misa de Epifanía con el Obispo Olivero (¡Sin Credo! ¡No más Reyes Magos!)

El novusordoismo es el culto al Hombre. De eso está hecha la Nueva Religión; ésta es su materia constitutiva: indiferentismo religioso, específicamente anti-credo, humanista, secular, horizontalista, centrada en el hombre, con algunas pequeñas referencias escriturales sostenidas con alfileres. Es fácil para una persona atrapada en ella, al modo de una rana a medio cocinar, no saber que ya no es más un católico de credo, pues objetivamente hablando ya no se trata de la misma cosa. La negativa pública de este obispo a confesar el Credo de la religión católica en una misa, ostensiblemente católica, en uno de los días festivos más importantes del año [1], solo muestra que finalmente está saliendo del armario.

Agradezco mil veces a Dios por el Internet que tras una corta y rápida búsqueda de su nombre, Derio Olivero, le dirá a cualquier experto en Google todo lo que necesita saber. Ahora les voy a revelar un truco propio del oficio: con la función de auto traducción del navegador Chrome, con solo tocar el panel táctil, es posible descubrir qué está sucediendo en las fuentes del idioma original.

Nuestros amigos italianos tienen el número de este personaje. Riccardo Cascioli, en La Nuova Bussola Quotidiana [2], la contraparte de Remnant en Italia, ha estado informando sobre las extravagantes locuras anticatólicas de Olivero durante algún tiempo. Al momento de su designación en su sede actual, Olivero nos mostró que la propia actuación a la ligereza de Bergoglio en la Logia -inclinándose ante la multitud y pidiendo sus oraciones- es un artificio popular en esta multitud. Cascioli comenta: “En la fotografía lo vemos de rodillas recibiendo la bendición de la gente. Yo soy un ignorante, lo admito, pero en lugar de bendecir a un obispo, yo hubiera esperado que él, sobre quien descansan las manos de una larga cadena de imposiciones que se remonta a tiempos muy antiguos  de la Iglesia, fuera quien me bendijera a mí”.

bishop kneels for lay blessing

No pasó mucho tiempo sin que las inclinaciones del obispo Olivero -y la razón de su escogencia- fueran evidentes.  Avvenire, el periódico de la conferencia de obispos italianos, elogió su estilo de gobierno el mismo mes en que fue designado: “Olivero, nuevo obispo de Pinerolo, la diócesis del diálogo”. Retratándolo con una camisa Polo, Avvenire -en la persona del Vicario General de Pinerolo- se deshizo en alabanzas acerca del compromiso de Olivero con el “ecumenismo” señalando que él está “profundamente convencido de que el ecumenismo es la vía que todas las Iglesias deben seguir con el fin de permanecer fieles a la voluntad del Señor”.

No perdió tampoco tiempo el Obispo Olivero en mostrar su inclinación por Amoris Laetitia, emitida en febrero de 2018, al declarar inadvertidamente y en forma hilarante que el “Matrimonio continúa por tanto siendo indisoluble, mas no irrompible”. 

 “¿Es hora de pensar también en una bendición para la nueva unión?” Mons. Olivero dijo. “En el documento de la Conferencia Episcopal piamontesa esto no está contemplado, pero pienso que podría ser una buena solución. Tras haber hecho el recorrido necesario, cabe prever una bendición que reconozca la validez de la relación”.

Después de todo, “para eso son las religiones: para hacernos humanos”

El indiferentismo religioso es especialmente digno de elogio entre las élites católicas italianas, en un espacio y en un tiempo que “hace alarde de una marcada presencia valdense [3]”, así como del número creciente de migrantes musulmanes africanos que habitan hasta en el último rincón y rendija del país, gracias a la filial italiana de Caritas Internacional.

Desde su ascenso al obispado ha dedicado la diócesis a una política de “puertas abiertas” hacia el Islam, ofreciendo específicamente sus “espacios apropiados” a los musulmanes que observan el Ramadán. Ante informes aparentemente no muy elogiosos provenientes de los medios seculares la diócesis respondió:

 “En días recientes, algunos medios de comunicación han escrito que, con motivo de las celebraciones del Ramadán, las iglesias católica y valdense de Pinerolo acogerán a los fieles musulmanes, facilitándoles sus locales durante los fines de semana (momentos en los que se espera la mayor afluencia de personas). La noticia no debe pasar desapercibida. En un clima nacional e internacional en el que,a menudo, prevalecen los mensajes de exclusión, y en el que la coexistencia entre diferentes culturas y religiones es, con frecuencia, difícil, hay una ciudad, Pinerolo y su territorio, el área de Pinerolo, que han hecho del diálogo entre religiones y del ecumenismo una de sus fortalezas. Las razones son históricas y profundas. Este es un territorio que durante siglos ha sido testigo de un marcado contraste entre la Iglesia Católica y la Iglesia Valdense. Hoy estas realidades dialogan, se confrontan una con otra y organizan iniciativas conjuntas. Son precisamente las dos denominaciones religiosas de mayor presencia en el área las que hoy se abren, y abren sus espacios a los creyentes de la fe musulmana permitiéndoles llevar a cabo sus ritos en los locales apropiados. Como ciudad, no podemos evitar alegrarnos, difundiendo el mensaje que las Iglesias presentes en nuestra área nos envían hoy: la coexistencia de diferentes culturas y religiones es una riqueza; una verdadera integración es posible, y el diálogo es el camino a seguir”.

En una charla con musulmanes locales, en junio de 2018, el obispo dijo: “Orar y postrarse es la forma de confiarse a Dios, pero también es la forma de ver que el cielo está abierto y que el horizonte es mucho más grande de lo que nuestros ojos pueden ver. Espero que mi comunidad de cristianos católicos y su comunidad estén en Pinerolo, con quienes trabajan por forjar vínculos, establecer misericordia, perdón, paz. Para esto es que son las religiones. Para hacernos humanos”.

¡Pero es que es tan buena gente!

El “Obispo Derio” es conocido y amado en sus anteriores destinos por su calidez y su cercanía, evitando tanto la vestimenta clerical como cualquier otra cosa que demasiado específica de  la religión católica, en la mayor parte de sus apariciones en público: es un invitado regular en la radio local. Su primera carta episcopal está inmortalizada en una (hasta ahora) serie de videos de nueve partes en el propio canal de YouTube de la diócesis (¡tan al estilo de los jóvenes!) Con el título: “¿Quieres un café?”

Su mensaje de Año Nuevo a su rebaño se titulaba afectuosamente: “Cara a cara con Derio. El Señor está en línea contigo”. Vestido con un cárdigan azul y una gran cruz de madera rústica, el simpático obispo nos dice que Dios es nuestro amigo: La Navidad es realmente un gesto amoroso de Dios, quien baja a la tierra y se queda aquí a tu lado. … Y se queda aquí contigo para caminar a tu lado todo el año … ” ¿No te parece esto lindo? Y obtuvo el interés que merece: la friolera de 605 visitas en YouTube.

En una simpática entrevista de radio, justo antes de su consagración como obispo, el amigo Derio dijo que siente que le “pesan un poco los hombros” al pensar en ser obispo y “un poco dolido”, pero que tiene “la cercanía de muchas personas, muchas caras … lo que me da una fuerza increíble y también un poco de confianza en mí que soy un pequeño … solo soy un pequeño sacerdote”. Apuesto a que hizo que las amas de casa lloraran en éxtasis de santo compañerismo.

Y por supuesto, con toda su amable y cercana camaradería, él le recuerda a esta angloamericana, la intolerable incomodidad de Basil Fawlty: “¡No menciones al Hijo de Dios! El nombre de Jesucristo está extraña y notablemente ausente.

Todo esto es solo para decir que el tiempo de la “conmoción” debe realmente quedar atrás. ¿Qué esperas que un obispo novusordoísta haga y diga (y no haga y no diga)? Estoy de acuerdo con George Weigel en que este tipo de “pornografía indignante” está perdiendo su atractivo. Y lo mismo sucede con “Te lo dijimos”.

Esta es la realidad de la Iglesia desde 1965. ¡Aprende a lidiar con ella!

[Traducido por Maria Calvani. Artículo original]

Artículo anteriorVerano sin Misa
Artículo siguienteHomilía: la santidad y la Santa Misa
Hilary White
Hilary Whitehttp://remnantnewspaper.com/
Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.

Del mismo autor

Un record funesto: ¿por qué destruyen a las Monjas?

Hoy recibí un documento interesante de la Orden Carmelita europea, publicado...

Últimos Artículos

Meditación sobre la Dolorosa

El 15 de septiembre la Iglesia celebró...

Suecia renuncia a la cuarentena para expandir la eutanasia

Algunos medios de comunicación registran una curva descendente de...