fbpx

He aquí cómo el diablo planea arruinar tus resoluciones

La vida del católico está llena de resoluciones. La confesión no es válida sin una buena resolución de evitar el pecado. [1].  Las ofrendas de cada mañana son una nueva resolución y cada año nuevo es una ocasión para resoluciones.

¿Por qué el diablo es tan exitoso en llevar nuestras resoluciones a la nada? En este artículo cubriremos los engaños más comunes en la vida espiritual que dañan a las almas devotas.

Celo Inmoderado

El engaño más común en cuanto a resoluciones se refiere es hacer de más, demasiado rapido. Los Padres llaman  esto “celo inmoderado”. El diablo toma nuestras buenas intenciones de convertirnos en santos y mezcla todo con la soberbia. Nosotros vemos a los santos y nos inspiramos a adoptar disciplinas espirituales, pero con la soberbia, pensamos que podemos asumir una gran cantidad de oracion y ponernos a ayunar inmediatamente.

Casiano

Él trata de engañarnos con falsificaciones, por ejemplo urgiéndonos a tomar alguna obra de piedad, que como no viene de la verdadera mente de los Padres,  nos lleva de la virtud al vicio; y engañándonos ya sea con ayunos inmoderados o imposibles, o vigilias demasiado largas u oraciones inmoderadas, o lecturas inadecuadas que nos llevan a un mal final. [2]

Es vano pensar que la vida espiritual debe ser “grandiosa” en términos de prácticas externas, desde que éstas son sólo medios para lo que es realmente necesario—fe que actua por la caridad (Gal 5,6), que frecuentemente es invisble para los observadores.

Más bien, el Reino de los cielos es como una semilla de mostaza. (Mt. 13:31). Uno no puede comenzar inmediatamente rezando todo el Oficio Divino o todo el Rosario y ayunar dos veces por semana o más como hicieron los santos, siendo tonto y vano tratar de hacerlo.

Al contrario, comienza despacio y de forma estable. ¿No estás rezando un tercio del Rosario (cinco misterios) cada día? Piensa en los deberes de tu estado y luego piensa honradamente sobre cuánto tiempo diario puedes usar. Tal vez sea sólo un misterio al día. O Tal vez puedas rezar los cinco misterios a diario cada mañana de camino al trabajo.

Asume esta pequeña tarea y realízala por dos semanas. Al final de dicho periodo piensa objetivamente: ¿pudiste hacerlo fácilmente cada día? Si no, haz un poco menos. Si lo hiciste con relativa facilidad, continua por dos meses más. Hazlo hasta que puedas hacerlo diario sin pensar; hasta que esté de tal manera integrado en ti que,  si dejas de hacerlo un día, sientas un vacio en tu rutina. Sabrás entonces que has adquirido una virtud, que es un hábito. Entonces y sólo entonces, añade más a tu disciplina.

Usando este método permite que crezcan establemente tus disciplinas espirituales. Si hacemos esto, estaríamos todos haciendo grandes avances en la santidad. De otra forma las trampas del diablo harán que queramos hacer todo de una.

Los Tres Pilares

Culpa predominante

Otro engaño del diablo es enfocarse en cualquier cosa, excepto los Tres Pilares. ( Three Pillars). Los escritores espirituales dicen que estas tres cosas son las tres cosas en tu vida espiritual que deben dominar desde el principio. Estas son: oración, lectura espiritual y Culpa Predominante. El diablo te engañará enfocándote sólo en el estudio intelectual de la fe o en experiencias emocionales o apariciones—todas ellas buenas en sí, pero nunca debemos distraernos de los Tres Pilares.

Primero, el diablo usa tu buena intención de evitar el pecado haciéndote pensar que necesitas evitar todo pecado de una. Luego, causa desánimo en tu mente cuando fallas en un área y luego en otra. Así que cuando tu alma trata de enfocarse en todas tus faltas de una vez, rapidamente pierde la batalla  y empieza a rendirse en la guerra. Otra vez, es la trampa del diablo en hacer todo rápido y a la vez.

Por otro lado, los escritores espirituales acosejan enfocarte en tu culpa predominante. Garrigou-Lagrange lo define de esta manera:

La culpa predominante es aquel defecto en uno que tiende a prevalecer sobre otros y así mismo sobre nuestra manera de sentir, juzgar, simpatizar, desear y actuar. Es un defecto en cada uno que tiene una íntima relación con nuestro temperamento individual [3]

Esta falta frecuentemente esta ligada a tu temperamento o personalidad. La culpa predominante puede ser también uno de los siete pecados capitales que dominan tu vida pecaminosa. En cualquier caso, cuando empiezas a superar tu culpa predominante, otros pecados tambien empiezan a ser superados, desde que tu alma y facultades están conectados y ligados al pecado. La falta predominante es la cadena que te une como esclavo al pecado original, culpa de la que fuiste liberado por el bautismo. Una vez que esa cadena esté rota, manteniendo el estado de gracia, la curación real puede empezar y puedes avanzar en tu vida espiritual. 

Lecturas espirituales

El diablo nos engaña con demasiada lectura para descuidar nuestro estado de vida, lo que es el vicio de la curiosidad. (vice of curiosity). Tambien nos engaña con la lectura de libros catolicos únicamente con el propósito emocional o intelectual de descuidar los libros espirituales. La lectura espiritual, en cambio, es el tipo de lectura que galvaniza el alma para sufrir y luchar por Jesucristo cada día. Aquí tienes una frase de tal trabajo espiritual:

Debes esforzarte al máximo, especialmente al principio, de abrazar la tribulación y adversidad como a tus queridas hermanas—deseando ser despreciado por todos y no tener a nadie que dé una buena opinión de ti o te dé confort, excepto Dios. [4]

Estas palabras prenden el fuego en las almas devotas para luchar por Cristo y salvar sus almas. Si hay alguno de los clásicos (the classics) que no hayas leído elige uno que particularmente encaje en tu temperamento y te comprometa a leer una parte cada día, aún si es un solo parrafo.  Introducción a la vida devota está escrita para laicos con el gentil, amoroso y paternal tono de un santo obispo a su hija espiritual. Combate Espiritual está escrito en un tono mucho más militar o masculino. Sobre todo Imitación de Cristo es la obra espiritual universal de Occidente y cada alma devota debe empezar aquí si es que no lo ha leído todavía. Todas estas obras merecen múltiples lecturas y re-lecturas.

Oración

Sobre cualquier otra cosa, la oración es la cosa más importante en la vida espiritual. Esto es porque la oración es la vida del Cielo. No estaremos lidiando con culpas o libros espirituales en el Cielo, sino contemplando la Esencia Divina y adorando a Dios en oración indescriptible. Esto es por lo que los otros dos pilares están subordinados, por lo que es el pilar al que el diablo está mas particularmente opuesto. 

Su arma principal en la vida de oración son las distracciones. Primero hace todo esfuerzo para convencerte de que estas demasiado ocupado para orar. Si estas resuelto a orar, entonces tratará de convencerte que reces las 15 decenas completas del Rosario o todo el Oficio Divino y rapidamente evapora tu celo con el antes mencionado celo inmoderado. Luego,  si has frustrado sus dos primeros intentos y estás orando regularmente, te asaltará con toda clase de distracciones.

Para superar estas maquinaciones, implora a Dios por gracia. Usa la oración primera del Oficio Divino, que puede ser utilizada antes de cualquier oración:

Oh, Señor, abre mis labios para bendecir Tu Santo Nombre. Limpia mi mente de todo vano, maligno, errante pensamiento. Ilumina mi entendimiento y enciende mis afectos para que adecuadamente recite esta oracion a Ti, con atención y devoción para que pueda ser presentada ante Tu Divina Majestad. Oh Señor, en unión con esa divina intención, con la que Tú Mismo ofreciste tus oraciones a Dios cuando estabas en la tierra, ahora recito esta oracion a Ti:  

La Imitación  tiene Tambien una magnifica oracion en este punto:

Ilumíname, buen Jesus, con el brillo de la luz interna y llévate toda obscuridad de mi Corazón. Restringe mis pensamientos errantes y suprime las tentaciones con que soy atacado tan violentamente. Lucha fuertemente por mi y desvanece estas bestias malignas—los seductores deseos de la carne– para que la paz pueda llegar a través de Tu poder y la plenitud de tu alabanza resuene en la santa corte. Ordena a los vientos y tempestades; di al mar: “estáte tranquilo!”  Y al viento del norte: “no soples!” Y habrá una gran calma. 

Envía Tu luz y Tu verdad a brillar en la tierra, pues yo soy como la tierra, vacío y sin forma hasta que tú me iluminaste. Derrama Tu gracia desde lo alto. Baña mi Corazón con brisa celestial. Abre las fuentes de la devoción para mojar la tierra y que pueda producir el mejor de los frutos. Levanta mi corazón oprimido por el peso del pecado y dirige todos mis deseos a cosas celestiales, de forma que habiendo probado la dulzura de la vida eterna, no pueda encontrar felicidad en las cosas terrenas.

Arrebátame y líbrame del pasajero confort de las creaturas, pues ninguna cosa creada puede completamente satisfacer mis deseos. Átame a Ti en un inseparable enlace de amor; porque sólo Tú puedes satisfacer a quien Te ama y sin Ti, todas las cosas carecen de valor.  [5]

Los Padres nos dicen que Satán llega a usar las buenas intenciones de los trabajos piadosos para distraernos de la oración. Esto es conocido como “la herejía del activismo”, de acuerdo con Chautard [6].  Durante el tiempo de la oración, el diablo intenta que sientas que debes orar menos en orden de salir a predicar el Evangelio, o irte a confesar o salvar almas. Pero durante tu tiempo de oración aún esos pensamientos deben ser rechazados, desde que el diablo hará cualquier cosa para alejarte de la oración.

Otra gran pieza de sabiduría viene del moderno clásico modern classicHumildad del corazón:

Frecuentemente lamentamos que no podemos orar por la gran cantidad de distracciones que obstaculizan nuestros recordatorios y secan la fuente de devoción en nuestros corazones, pero en esto erramos y  no sabemos lo que estamos diciendo. La mejor oración no es aquella que está en nuestros recuerdos, sino aquella en que somos más humildes. [7]

Asi, otro truco del diablo nos hace pensar que la oración es acerca de fervor, celo, emoción o atención en sí misma. Más bien, la vida de los ángeles canta Sanctus, Sanctus, Sanctus  continuamente.  Es la eternidad de la alabanza eterna. Entonces, aún el alma que está llena de distracciones, lucha por adorar a Dios y cae de rodillas en un humilde vacío que place más a Dios.  Recuerda las palabras del profeta: Un sacrificio a Dios es un espiritu aflijido, un Corazon contrito y humilde, que Tu, oh, Dios, no despreciarás. (ps. 50.19). Cuando estés confrontado con las distracciones, ofrece a Dios el sufrimiento en la oración. Hazlo ocasión para la humildad y la oración: Oh Dios, mira lo que puedo hacer con mi poco poder. Concédeme Tu gracia de orar, sin la que no puedo hacer nada. 

En todas las cosas sé cuidadoso de las maquinaciones del maligno y vuelve sus trampas en oraciones a Dios para tu liberación. Y ellos invocaron a Dios en sus tribulaciones y Él los libró de sus angustias. (Ps. 106:6).

Timothy Flanders


[1] Prummer, Handbook of Moral Theology, no. 660

[2] St. John Cassian, Conferences I, ch. 17

[3] Garrigou-Lagrange, Three Ages of the Spiritual Life, Vol. 1, 314ff

[4] Lorenzo Scupoli, Of Interior Peace or the Path to Paradise contained within The Spiritual Combat (Scriptoria Books: 2012), 165

[5] Imitation, Book III, Ch. 23

[6] His book Soul of the Apostolate (1946) is a modern classic in this regard.

[7] Bergamo, Humility of Heart (1905, TAN reprint 2005), 91

Timothy S. Flanders es el autor de  Introduction to the Holy Bible for Traditional Catholics. In 2019 fundó The Meaning of Catholic, un apostolado laico. Es licenciado de la Universidad Grand Valley State University en Lenguas Clásicas habiendo realizando trabajo de postgrado en la Universidad Católica de Ucrania. Timothy vive en el Medio Oeste de los Estados Unidos con su esposa y cuatro hijos.

Traducido por Enrique Nungaray

Fuente original: https://onepeterfive.com/devil-ruin-resolutions/

One Peter Five
One Peter Fivehttps://onepeterfive.com
Edición en español de la web norteamericana One Peter Five (onepeterfive.com) bajo la dirección de Steve Skojec

Del mismo autor

Eruditos católicos acusan al Papa Francisco “del delito canónico de herejía”

En la aparentemente interminable guerra entre católicos y el...

Últimos Artículos