fbpx

INSÓLITO: El arzobispado de Madrid condena la campaña del autobús de Hazte Oír

Mediante una editorial en el semanario Alfa y Omega, propiedad del Arzobispado de Madrid, se ha producido un contundente ataque y condena al autobús de Hazte Oír. En la mencionada editorial empiezan por desmarcarse rápida, y cobardemente, de la iniciativa: “se trata de una iniciativa de un grupo que no representa a la Iglesia, aunque quiera presentarse como la voz de una parte de los católicos” y acto seguido procede a una difamación al indicar que la iniciativa del autobús “es un problema serio“, acusando a HO de promoverlo por intereses económicos (!!!???): “Es evidente que en la trinchera hay oportunidades de negocio” .

Pero no queda ahí la cosa, va más allá llamando a los católicos a no apoyar este tipo de iniciativas, “la comunidad católica debería resistirse a los cantos de sirena de quienes se erigen en paladines de la pureza doctrinal con propuestas que más tienen que ver con la toma del poder al asalto que con convencer al otro con razones y testimonios de vida. Campañas como la del autobús solo consiguen fortalecer en sus posiciones a quien piensa de forma distinta y generan división entre los católicos. Por eso resultan contraproducentes, salvo que el objetivo real sea instrumentalizar reivindicaciones nobles como la libertad educativa para aumentar la propia capacidad de influencia social.”.

En definitiva, ni comen, ni dejan de comer. Mientras nuestros hijos son vilmente manipulados por el colectivo LGTB los pastores callan como mudos y apalean a los que osan abrir la boca.




Del mismo autor

Lefebvristas regularizados: Faltaría solamente las firmas

Dice Marco Tosatti en su blog, Mar-20-2017: Me dicen buenas fuentes que...

Últimos Artículos

Un papa modelo

Hemos entrado ya en la era postfrancisquista. El sínodo...

El Año Santo del Camino de Santiago (2021-2022)

En Santiago de Compostela se celebra el Año Santo,...

Covid, demasiadas concesiones extrañas para el Ramadán

Es inútil engañarse. El Islam es islam. Y vanos...