Hoy en la Vigilia Pascual renovamos las promesas del Bautismo renunciando a Satanás, a sus pompas y a sus obras.