1. Importancia y actualidad

En estas charlas de formación para los jóvenes hablaremos en este momento de la virtud de la estudiosidad.

Este tema tiene una enorme actualidad. Un enemigo de la fe católica, Antonio Gramsci, sostenía que hay que cambiarle el sentido común a la gente, para que el comunismo tome el poder en la sociedad. Para ello, decía, hay que tomar a los intelectuales de la época. Estos intelectuales son hoy los profesores universitarios, los ideólogos de turno, y, dentro de la Iglesia, la teología predominante. Estas ideas se deslizan a las personas a través de los medios masivos de comunicación social, que actúan como repetidores del pensamiento único que buscan imponernos, y a través de los políticos, que dejan plasmados los “nuevos derechos”, como logros de una sociedad “adelantada”.

Este es el motivo más profundo que hay en la destrucción de la educación, en sus dos ámbitos: ya sea en el de formar virtudes en los educandos, pues se nos dice que ya no hay que enseñar qué está bien y qué está mal, porque todo depende de cada persona; e incluso en el ámbito de la formación de la inteligencia, pues ya no se busca la excelencia educativa, sino que se ha transformado a la educación en un lugar de contención. Por lo tanto, las escuelas son un lugar de reeducación (liberal y comunista), donde impera la dictadura del relativismo. Los únicos arcaicos son aquellos que siguen llamando verdad a la verdad y bien al bien, que siguen sosteniendo con Nuestro Señor que el sí debe ser sí, y que el no debe ser no (cf. Mt. 5, 37).

Para ello, fomentan al menos cuatro cosas:

  • Primero, una falsa educación, teniendo que hablar de todos los temas (educación sexual, seguridad vial, protección de la naturaleza, uso de la tecnología, etc.), para no profundizar en ninguno.

  • Segundo, una visión subvertida de las cosas, por la cual se somete lo espiritual a lo material, la familia a la escuela, y, en definitiva, el individuo al totalitarismo unitario que busca imponerse, como se ve claramente en el uso dado a la educación sexual, convertido ahora en eje transversal.

  • Tercero, una falsa prioridad de medios para adquirir conocimientos, dejando de lado el verdadero aprendizaje, para darle lugar a las nuevas técnicas. De este modo, ya no se hacen cálculos ni se enseñan las tablas, sino que se resuelve con la calculadora; ya no se enseñan reglas de ortografía y de sintaxis, sino que cada uno escribe como quiere; ya no hay recurso a verdaderos manuales, sino que todo se resuelve, gráficamente, en el “Rincón del vago” o en otros sitios de internet; etc.

  • Cuarto, la enseñanza de sofismas, con apariencia de verdadera ciencia. Estas falacias tienen un común denominador:

    • Se cae en un reduccionismo, donde se reduce la realidad por encubrimiento o introduciendo en ella algo falso;

    • Luego se practica una dialectización, esto es colocar una falsa oposición entre dos elementos;

    • A continuación se ejercita un emocionalismo, por el que se exacerban los sentimientos en favor de un elemento;

    • Para finalizar en una matematización de la realidad, reduciendo los hechos a estadísticas, a veces verídicas y otras tantas falsas, para poder de este modo manipular la realidad.

Este Nuevo Orden Mundial es lo que se busca con los organismos internacionales (ONU, OMS, UNESCO, etc.), lo cual termina siendo UN ASCO.

Por todo esto, es sumamente necesario que, así como la Iglesia salvó la verdadera cultura en la edad media (porque “toda verdad, sin importar quién la diga, proviene del Espíritu Santo”, como escribió el Ambrosiáster), también hoy nosotros defendamos los verdaderos conocimientos, pues todo lo que proceda de la verdad le pertenece a Cristo, que es la Verdad encarnada; a la Iglesia, “columna y fundamento de la verdad” (1 Tim. 3, 15); y al discípulo del Señor, porque debe ser de la verdad, para escuchar su voz (cf. Jn. 18, 37).

De este modo, es sumamente actual hablar de la virtud de la estudiosidad, lo cual haremos, con la gracia de Dios.

2. Definición

Santo Tomás habla de esta virtud al hablar de la templanza. La templanza es la virtud cardinal que regula los apetitos sensibles, movida por la razón iluminada por la fe.

Esta importante virtud tiene partes, como las demás virtudes cardinales. Estas partes son llamadas integrales, subjetivas y potenciales. Las partes integrales componen una virtud, que en este caso son la vergüenza y la honestidad. Las partes subjetivas son especies de la misma virtud, según la materia a la cual se refieran. En caso de la templanza, tenemos la abstinencia, la sobriedad y la castidad. Por último, las partes potenciales realizan análogamente, en más o en menos, el concepto de la virtud en cuestión, pues se refieren a materias o actos secundarios. En este caso, tenemos la continencia, la clemencia y la modestia.

Santo Tomás nos dice que la estudiosidad es parte de la modestia. Esta virtud inclina al hombre a comportarse en los movimientos internos y externos y en el aparato exterior dentro de los justos límites que corresponden a su estado, ingenio y fortuna. La modestia se concreta en la humildad, la estudiosidad y la modestia corporal y en el ornato.

La palabra estudiosidad viene del latín studium, que expresa la aplicación intensa de la mente a algo. Nosotros usamos esta acepción en el uso corriente cuando decimos que tal persona es “aplicada al estudio”.

La estudiosidad es, entonces, la virtud que tiene por objeto moderar, según las reglas de la recta razón, el apetito o deseo de saber. Como dice Aristóteles: “Todos los hombres por naturaleza desean saber”, y, por lo tanto, hay una tendencia natural del alma a querer conocer las cosas, a descubrir su esencia, a poseer la verdad. Pero como el conocimiento intelectual nuestro no es inmediato, sino que conocemos a través de un proceso antropológico llamado abstracción, por el cual separamos lo inteligible de lo material, por esto el aprender a veces se transforma en un acto arduo. Por esto dice el Angélico que la virtud se encuadra en la templanza, por dirigirse ante todo a refrenar el deseo inmoderado de conocer, pero toma su nombre en estimular con vehemencia el acto de aprender. De este modo, la estudiosidad regula el fin y los medios del estudio: el fin, porque busca que evitemos falacias y atajos; y los medios adecuados, para que evitemos tanto la pereza como una búsqueda desmedida.

3. Condiciones de la estudiosidad

Existen condiciones para que pueda darse en nosotros la virtud de la estudiosidad. De otro modo, jamás forjaremos en nosotros la virtud. Genéricamente, podemos decir que necesitamos vehemencia, arduidad y disponibilidad, condiciones que se necesitan para alcanzar cualquier virtud moral.

Específicamente, necesitamos:

  • Una zona de silencio, por la cual nos dediquemos al ocio contemplativo. Por esto es que hay que evitar los ruidos mientras uno estudia y lee, para que el acto de intelección sea más profundo.

  • El recogimiento, por el cual debemos apartarnos de la disipación, la falsa afabilidad, el chismorreo, las últimas noticias y el activismo.

  • La soledad, que es el evitar las malas compañías, ya sean materiales o espirituales.

  • El ordenamiento de nuestras propias pasiones, porque los sentimientos desordenados impiden que la inteligencia capte la verdad de las cosas tal cual son. “El que no vive como piensa termina pensando como vive”, como dice el refrán. Quien vive desordenadamente intenta justificar teóricamente sus comportamientos prácticos. ¿Por qué hoy hay tantos teólogos que justifican la homosexualidad, por ejemplo? ¿No será porque quieren convencerse a sí mismos que lo que ellos hacen está bien?

  • La necesidad de alcanzar las virtudes morales. Todas las virtudes se requieren: la paciencia, la perseverancia, la mortificación, etc. Entre ellas, la humildad se destaca. No lo sabemos todo. Debemos recurrir a quienes saben más que nosotros. Debemos estar abiertos al realismo. El mundo no comienza con nosotros, como los filósofos idealistas pensaban orgullosamente de sí mismos.

  • La importancia de tener espíritu sobrenatural, para saber que la sabiduría desciende de lo alto, para recurrir a la oración en nuestras dificultades, para referir todos nuestros saberes a Dios como Fin último de nuestra existencia.

4. Ingredientes de la estudiosidad

Se nos recomienda, para alcanzar la virtud de la estudiosidad, practicar sus siguientes componentes:

  • Concentración: Se ha comparado a la inteligencia con una lupa: mientras más se fija en un lugar, más puede penetrar en él. Del mismo modo, la concentración ayuda a que la inteligencia pueda “leer dentro” (que es el sentido etimológico de la palabra “inteligencia”) de la esencia de las cosas.

  • Lectura: Condición esencial para aprender. “No hay tiempo para todo, lea a los clásicos”, recomendaba el padre Castellani. Hay que leer lo bueno, no lo de moda o lo exótico. Una lectura debe ser ordenada, inteligente, no superficial, elegida para la ocasión, relacionando un autor con otro.

  • Memoria: Mantener lo esencial de lo leído, para poder usarlo cuando se requiera. Ayuda, para ello, llevar anotaciones, esquemas, resúmenes y síntesis, etc. que dependerán del método de estudio de cada uno.

  • Profundización: Se debe buscar el conocimiento por las causas, para que se dé una auténtica ciencia. Dichas causas no sólo deben ser las más profundas de la ciencia en cuestión, sino que debemos intentar llegar hasta las causas últimas de la realidad, que se logra con la filosofía y la teología.

  • Auténtica especificación: El peligro de la ciencia moderna es especializarse de tal modo en una determinada materia, que por ello pierda de vista el conjunto de lo que se estudia. Los particularismos nos hacen perder la verdadera sabiduría. Además, debemos recordar que ninguna ciencia es autosuficiente, porque en realidad la misma capacidad humana es limitada. Por esto debe evitarse el uso de un método para aplicar a toda la realidad, como quería hacer Descartes aplicando el método matemático al conocimiento filosófico.

  • Peligro: excesiva abstracción: Si hay un escollo a superar es que la ciencia estudiada llegue a absorbernos de tal manera que impida nuestro contacto con la realidad. Por ello Aristóteles enseñaba caminando a sus discípulos, y por ese nombre eran conocidos: los peripatéticos.

  • Animarse a escribir: Es importante que aquellos que tengan este talento, por don de Dios, lo repartan generosamente a los demás, como deben hacerlo los demás con todo lo que les ha sido confiado para que produzca el ciento por uno. Scripta manent, verba volant: Lo escrito permanece, las palabras se vuelan.

  • Apertura al misterio: La ciencia verdadera nos hace profundizar en el misterio, que tiene el sentido antiguo de lo conocido, y el sentido más reciente de lo secreto. Los conocimientos bien usados nos abren a la trascendencia, y deben causar en nosotros asombro y admiración.

5. Los vicios contra la estudiosidad

Contra la virtud de la estudiosidad se puede pecar por defecto o por exceso. El pecado por defecto es la negligencia, y el pecado por exceso es la curiosidad.

La negligencia es la voluntaria omisión de estudiar lo que corresponde, según la condición y el estado de cada uno. Es una ignorancia culpable. Santo Tomás la trata cuando habla de los pecados contra la virtud de la prudencia, porque cualquier persona, para obrar prudentemente, necesita tener los conocimientos previos para obrar. Por esto se opone a la solicitud, por la que debemos obrar rápidamente, una vez tomada la determinación.

Esta indocta cultura debe ser distinguida de la docta ignorancia, que era la certeza que tenían los místicos de que eran más cosas las que ignoraban que las que conocían. Aquí, por el contrario, nos referimos al conocimiento superficial, y al pensamiento único que busca imponerse detrás de todo ello. Esta ignorancia culpable está unida a la soberbia, y puede estar unida al escándalo, cuando es proclamada desde las escuelas y los medios de comunicación social. Este es el triste espectáculo al cual hoy asistimos: la ignorancia es enseñada.

La curiosidad es el anhelo de conocer desorbitado por las circunstancias o por los fines. Es un saber sin orden, ni mesura, ni preocupación por la verdad. Como dice santo Tomás, dicha curiosidad puede darse en el conocimiento intelectual o en el sensible.

En el conocimiento intelectual, hay pecado de curiosidad cuando:

  • Hay un fin malo, como cuando quiere conocerse algo para engañar al prójimo, del mismo modo que Adán y Eva, cuando cometieron el pecado original, usaron para el mal su conocimiento. Este mal uso de las cosas en sí buenas o indiferentes puede llegar a ser tan grave que puede llegar hasta el tratar de impugnar la verdad conocida, para pecar con mayor libertad, que, como dice santo Tomás, es uno de los pecados contra el Espíritu Santo, por atentar directamente contra la virtud teologal de la fe. Esta actitud, en el ámbito natural, es la de aquellos que creen que nunca nadie posee la verdad, y siempre se declaran en camino de conocerla, cayendo de este modo en un relativismo; y, en el ámbito sobrenatural, es la actitud de los pseudo teólogos modernos.

  • Se da un desvío de los estudios necesarios hacia otros menos útiles, como sucede actualmente en las escuelas, como táctica impuesta desde la hegemonía dominante para idiotizar a las masas, sobresaliendo como denominador común en la educación actual la frivolidad.

  • Aprender de maestros inadecuados, como aceptar acríticamente lo que dicen desde los medios de comunicación, o los astrólogos, o cualquier pseudo intelectual de turno.

  • Cuando no hay orden del conocimiento de las criaturas al del Creador, como sucede en la filosofía inmanentista, que cree tener todas las explicaciones de las cosas, o en el existencialismo ateo, que creen tener las pruebas para demostrar la inexistencia de Dios, etc. En un grado menos elevado, se da cuando se subestima la contemplación en aras de la acción.

  • Puede darse cuando se pretende conocer lo que no se puede, como cuando se invoca a los demonios para saber cosas ocultas; o como el gnosticismo, que cree que el conocimiento está reservado para algunos pocos iniciados; etc. Es un acto de presunción, por creerse uno más de lo que en verdad es.

Puede darse también la curiosidad en el ámbito sensible. Los sentidos, en sí mismos, han sido dados por Dios para mantener la vida natural, y para que el hombre pueda aplicarse a conocer la verdad. Cuando no se cumplen estas finalidades, estamos frente a un desorden en su recto uso. Por lo tanto, hay curiosidad en el conocimiento sensible cuando no está ordenado el conocimiento a algo bueno, o tiene en sí mismo un fin malo.

El desorden del recto uso del conocimiento sensible hoy abunda, tristemente. Siempre ha existido: san Juan lo llama “concupiscencia de los ojos”, y lo enumera junto con la “concupiscencia de la carne” y la “soberbia de la vida” (cf. 1 Jn. 2, 16). Pero hoy la civilización que nos rodea es la de la imagen, ya sea por la voluptuosidad o por la violencia, que está al alcance de todos, corrompiendo las conciencias de almas de los niños y de los jóvenes. ¡Cuánta pornografía al alcance de todos, hasta en computadoras y celulares! ¡Y los padres brillan por su ausencia, sin poner freno a la perversidad que reciben sus hijos, con el pretexto de no invadir su privacidad! Esta verdadera corrupción de menores no puede quedar impune frente al Dios justo, que impide que los niños vayan hacia Él (cf. Mc. 10, 14).

6. Conclusión

Luego del “siglo de las luces”, que pensaba darle a la inteligencia del hombre una altura inigualable, estamos asistiendo al embrutecimiento del hombre, consecuencia del oscurecimiento de su razón. Estas tinieblas en la inteligencia comenzaron al dar la espalda el hombre al don de la fe, creyendo que todo podría conocerlo con sus solas fuerzas.

Pero ha perdido incluso lo que creía tener (cf. Mt. 25, 29): su inteligencia. Lo único que proclama definitivo es la ausencia de verdades absolutas, para que cada uno realice a su antojo lo que quiera. De este modo, impera la ideología. Esto anticipa el reinado del anticristo, reino de mentira, de muerte y del mal, bajo apariencia de verdad, de vida y de bien.

“La verdad engendra el odio”, dijo Terencio, maestro de San Agustín. También frente a las mentiras oficiales actuales debemos levantarnos, en todos los campos posibles: en la filosofía, enseñando la filosofía perenne de santo Tomás; en el derecho, recordando la existencia del derecho natural, que debe estar arraigado en el divino; en las ciencias, pues debemos elevarnos desde lo creado al Creador; en la política, donde deben buscarse las bases naturales que lleven al bien común trascendente, condenando el actual demoliberalismo; en la educación, investigando y actuando en colegios, revistas y grupos de formación; en el arte, pues el camino de la belleza es una vía hacia el Artista divino; en la historia, para evitar falsificaciones e imposiciones ideológicas, teniendo una buena filosofía y sobre todo una mejor teología de la historia, para entender los sucesos desde Dios.

“La verdad engendra el odio”. Pero nada podrá contra la ella. “Yo os daré boca y sabiduría a la cual ninguno de vuestros adversarios podrá resistir o contradecir” (Lc. 21, 15), dijo el Señor. “Su castigo [el de los malos], sigue diciendo san Agustín, consiste en que él no puede ocultarse a la verdad, mientras que la verdad sí se le oculta a él… Y sólo llegará a ser feliz cuando sin estorbos ni interferencias sea capaz de gozarse en aquella Verdad por la cual son verdaderas todas las cosas.”

Del mismo modo que no es el discípulo más que su Maestro (cf. Mt. 10, 24), así también puede ser que debamos dar el supremo testimonio por Él, que es el de la sangre, a ejemplo suyo. Así lo hicieron en nuestra patria Jordán Bruno Genta y Carlos Alberto Sacheri. Los comunistas sí sabían a quiénes mataban: no atacaron a quienes ponían: “Viva Cristo Rey” en los muros de las ciudades, sino a aquellos que llamaban a combatir “el buen combate de la fe” (1 Tim. 6, 12) tomando sus estandartes, despertando a sus compatriotas de su letargo; asesinaron a aquellos que más ponían de manifiesto su conciencia adormilada en la práctica del bien.

Nuestra Argentina hoy, en ciertos aspectos, está peor que hace 40 años. La sociedad está más idiotizada, por la ausencia de la fe católica, la falta de la verdadera ciencia y por abundar el hedonismo en todos los ámbitos de la vida. Ahora, más que nunca, debemos aplicarnos a conocer la verdad, a manifestarla sin temor a quienes tenemos cerca, y a dar por ella, si es preciso, la propia vida.

Padre Jorge Luis Hidalgo

Padre Jorge Luis Hidalgo
Nació en la ciudad de la Santísima Trinidad, el día de la primera aparición de la Virgen de Fátima, durante la guerra justa que Argentina libró contra Inglaterra por las Islas Malvinas. Estudió en Ingeniero Luiggi, La Pampa, Argentina. Ingresó al Seminario San Miguel Arcángel, de "El Volcán", San Luis. Fue ordenado sacerdote el día 20 de marzo de 2009, por cercanía a la fiesta de San José. Luego de distintos destinos como sacerdote, actualmente es vicario parroquial en la parroquia San Juan Bosco, de Colonia Veinticinco de Mayo, La Pampa, desde el 6 de mayo de 2017. Desde el día de la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de América, del año 2017 es Licenciado en Educación Religiosa, por la Universidad de FASTA