fbpx

El padre Uribe no se echó para atrás (José Galat)

El día 31 de enero, el padre Luis Carlos Uribe Medina, quien fuera sancionado por su obispo de la diócesis de Pereira, monseñor Rigoberto Corredor Bermúdez el pasado 16 de enero, por “no estar en comunión con el Papa Francisco”, por su exhortación Amoris Laetitia, mediante la cual autoriza dar a comunión a adúlteros en ejercicio, emitió un escueto comunicado que circula por las redes, en el que afirma que permanece en obediencia y respeto al Papa Francisco y a su obispo, pero dentro de la doctrina y tradición apostólica de la iglesia, y que con autorización de su jerarca, reinicia su ministerio sacerdotal a partir de la fecha.

Entendamos bien, que el padre Uribe ha condicionado su retorno, como lo dice el comunicado expresamente, “dentro de la doctrina y tradición apostólica de la iglesia”, esto es, a condición de no aceptar ninguna de las enseñanzas contrarias a la fe o a la moral del pontífice. Y especialmente de no convenir con la exigencia de que se dé la sagrada Comunión a los adúlteros no arrepentidos, según pretende Amoris Laetitia.

Por otras fuentes nos hemos enterado, que el presbítero ha tomado ésta decisión sobre la base de la promesa de su obispo, monseñor Rigoberto Corredor, de emitir próximamente un comunicado donde dirá que en su diócesis no está permitido dar la comunión a adúlteros no arrepentidos.

Hablé personalmente con el padre Luis Carlos Uribe y sé por él mismo, que lo único que motivaría su regreso a la diócesis, es que el obispo mantenga la doctrina de la iglesia sobre no permitir la comunión a adúlteros en ejercicio en su diócesis. Por tanto, si retorna a la diócesis, se entiende que es porque el obispo va a mantener la fidelidad a la iglesia en ese punto.

Así lo confirma la familia del sacerdote, que expresó que luego de su reunión del 31 de enero con el obispo, con la cual retorna a la diócesis, el padre Luis Carlos “está muy feliz porque se va a mantener la sana doctrina en la diócesis de Pereira y así lo va a expresar prontamente el obispo, y es por esto que él regresa”.

Pido a todos conservar la tranquilidad y transmitir este mensaje para evitar confusiones, les suplico orar incesantemente para que el señor obispo monseñor Rigoberto Corredor, quien según el padre Uribe “es uno de los jerarcas que mantiene la sana doctrina de la Iglesia”, cumpla con Dios y con el padre Uribe, y emita prontamente su directiva pastoral prohibiendo dar la sagrada Comunión a adúlteros en ejercicio en su diócesis, como contrariamente ya se viene practicando y promoviendo sacrílegamente en otras diócesis del mundo. Por ello pido a todos profunda oración.

Como fue anunciado en mi programa Un Café con Galat del día 18 de enero pasado, invito a todos a ver “Especiales Teleamiga” con la segunda parte de la entrevista al padre Luis Carlos Uribe Medina, quien se reafirma de su posición de fidelidad a la Iglesia y a su doctrina bimilenaria. Programa a emitirse el viernes 3 de febrero de 10 a 11 am y repetición el lunes 6 de febrero de 2017 de 8 a 9 pm.

Cordialmente,

José Galat




Artículo anteriorJuicio universal
Artículo siguienteSermón: Honrar al Corazón de María

Del mismo autor

“CANTATE DOMINO CANTICUM NOVUM”. Declaración sobre la situación actual de la música sagrada

Los músicos, pastores, profesores, académicos y amantes de la música sagrada...

Últimos Artículos