Hoy 21 de Septiembre es día de San Mateo, apóstol y evangelista.
Escribió el evangelio en lengua aramea y predicó por oriente, falleciendo como mártir.

Nacido en Cafarnaum, Mateo trabajaba como publicano (recaudador de tributos) y el mismo
relato evangélico dice que Jesús lo llamó a su seguimiento mientras ejercía esa profesión
que era despreciable para los judíos. Los publicanos en su mayoría eran personas corruptas
porque además de colaborar con el poder romano defraudaban con el dinero que manejaban.
Los publicanos, junto a las prostitutas, eran las personas más rechazadas por la autoridad
del Templo judío.

Jesucristo invita a Mateo a la conversión y al seguimiento como apóstol. El corazón de ese
publicano se ve tocado por Dios y como primera respuesta invita a Jesús a un banquete en
su casa. Jesús acepta y por ello es criticado duramente por sus mismos seguidores que
no entienden como puede mezclarse con pecadores en una fiesta. Las comidas en casas
de publicanos se distinguían por una concurrencia de otros publicanos y personas alejadas
de Dios. Sin embargo Jesús acude con el deseo de llamar a la conversión a los pecadores.
Mateo se convierte de corazón y dejando su trabajo sigue al Redentor hasta el martirio.
Dios sabe cuantas otras personas se convirtieron en esa comida.

Hay dos enseñanzas muy profundas en la vocación de Mateo:
La primera es que Dios no da a nadie por perdido. Por eso nunca deberiamos juzgar
a los demás ni menos aún despreciarlos. El fariseo ve en el pecador a un enemigo, y
Jesús ve en el pecador a alguien que precisa de ayuda y que es recuperable.
El fariseo se siente puro y teme contaminarse. Jesús es puro y quiere
compartir su pureza.

La segunda radica en el valor santificador del trabajo. Jesús llama siempre a personas
que trabajan, y no a gente ociosa, incluso aunque el trabajo sea indigno.

San Mateo, apóstol y evangelista, mártir de la fe, intercede por nosotros

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".