Por mi ministerio, he tenido ocasión frecuente de tratar a testigos de Jehová. Les respeto y aprecio como personas, en algunos aspectos ejemplares, pero en modo alguno comparto sus deletéreas enseñanzas, que contradicen radicalmente la enseñanza nuclear de la Iglesia y de la fe cristiana de todos los siglos. Han hecho, hace poco, apropiación indebida del apelativo “CRISTIANO” induciendo a error y confusionismo, a personas poco formadas en su fe.
Cristiano es la persona – no solo que admite como modelo humano a Jesús – sino que cree en él como su Señor y Salvador, confesándolo como EL HIJO DE DIOS HECHO HOMBRE. “Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado y no creado, consubstancial al Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo y por obra del Espíritu Santo, se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre”.
Este y no otro es el dogma fundamental de la fe cristiana, esta es la fe de la Iglesia, por la que han muerto millares y millares de personas a lo largo de 20 siglos. Cualquiera que no confiese esta fe, “aunque fuese un ángel del cielo – como dice S. Pablo – no hay que hacerle caso y considerarlo como anatema”. La conclusión no puede ser más lógica e irrefutable: Sólo quien confiese que Cristo es
Dios, ES CRISTIANO.    

PADRE MIGUEL RIVILLA SAN MARTIN
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".