ADELANTE LA FE

Única Inmaculada

Cuando se oye hablar de María, inmaculada, se piensa espontáneamente en su concepción excepcional, mientras que, al reconocerla santa, se suele aludir más bien a su vida resplandeciente en virtudes.

En realidad, Ella, fue inmaculada, es decir, libre de toda mancha de pecado, a lo largo de su vida entera, y fue santa desde el primer instante de su ser, con aquella santidad que es participación de la vida divina, de la cual las virtudes no son sino adornos y transparencias.

La mentalidad contemporánea se resiste a aceptar un pecado no cometido en el ejercicio de la libertad personal, sino contraído por herencia recibido por la naturaleza humana.

Dentro del catolicismo, se trata de salvar además el dogma de la concepción inmaculada de María, sin excluir la posibilidad de reformularlo de manera más adecuada a la nueva mentalidad.[1]

Dice Monseñor Fulton J. Sheen: La Inmaculada Concepción de María es el más grande tributo de la Cristiandad a la parte confiada a las mujeres en la redención.

La Virgen es como toda mujer quisiera ser cuando se mira en el espejo de la vida. Ella es la mujer con la que todo hombre quisiera desposarse; es el ideal latente en el sentido de rebelión que toda mujer experimenta, cuando el hombre se hace demasiado agresivamente sensual; es el secreto deseo que toda mujer de que la honren y la protejan.

María es el ideal y el amor, imagen de lo que es posible, la Virgen es el ideal de amor que Dios amaba aún antes de crear el mundo; es la Virgen Inmaculada, Madre de Dios.

I. Pecado original

Dios creó al hombre compuesto de cuerpo y alma, carne y espíritu, y lo elevó al orden sobrenatural, es decir, le dio además la gracia santificante por la que un día podría gozar de él en el cielo. Con la gracia santificante, les fueron concedidos a nuestros primeros padres las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo.

Lo natural al hombre (cuerpo y alma con sus facultades) y lo sobrenatural (la gracia santificante con las virtudes y dones) estaba en perfecta armonía, gracias al don de la integridad. Es decir, que el cuerpo con sus sentidos, y el alma con sus potencias y pasiones, estaban totalmente sujetos a la razón en perfecta coordinación, y no existía aquella lucha que describe tan patéticamente San Pablo: siento en mis miembros una pugna contra el espíritu. Y veo el bien y lo alabo y no lo practico. Comprendo el mal y lo repruebo y caigo en él.

¿En qué consiste propiamente el pecado original? Responde el Doctor mariano, Beato Escoto: En la simple carencia de la gracia que debiera poseerse. El que nace de padres pobres, que jamás ha sido rico, no puede decirse que ha caído de su posición social: pobre es, y no podía ser otra cosa, por nacimiento. El que nace de padres un tiempo millonarios, pobre es, pero debiera ser millonario, a no haber malversado su hacienda sus progenitores. Este es el caso de todos los hombres respecto de la justicia original, del primer estado al que Dios lo destinaba. Como consecuencia de carecer de la gracia santificante, el hombre pierde cuanto la acompañaba y a la misma estaba vinculado por Dios.

La serpiente venció olímpicamente a Adán y Eva. El Libro Sagrado declara por boca de Eva el diálogo entre la primera mujer y la serpiente. Eva, con ingenuidad, le revela que Dios es espléndido con ellos; solamente les ha pedido que, entre los frutales atractivos del paraíso, no comieran del fruto del árbol situado en medio del jardín. La prohibición de Yavé es aterradora: No coman de él, ni siquiera lo toquen, porque si lo hacen morirán.[2]

Parecía suficiente esta advertencia trágica para que obedecieran la palabra divina. La serpiente es astuta y presenta a Eva un argumento sutil:  Es que Dios sabe muy bien que el día en que coman de él, se les abrirán a ustedes los ojos y serán como dioses.

Ha tocado la ambición humana: la primera pareja tiene unas condiciones prodigiosas, pero aun anhela mayor perfección: ser como Dios. La vanidad les hace olvidar la amenaza de Yavé y desobedecen a Dios comiendo del único árbol prohibido. Dios los castiga arrojándolos del paraíso y anunciándoles una serie de sufrimientos y pesares.

Venció la serpiente. En adelante será la reina de la humanidad: todas las personas que nazcan hasta el fin de los siglos llevarán su sello infernal, como lo llevan las ovejas señaladas a fuego para que se conozca a su dueño. Podemos contemplar a la humanidad: en India, España, Filipinas, México, o cualquier otro país, y se la hace pasar por un estrecho corredor, donde los encargados llevan en el rusiente hierro la marca que distinguirá a las ovejas:  todas las personas que llegan al mundo llevan la marca de Satanás, a cuyo dominio les ha entregado el pecado original.

Venció la serpiente en el primer combate, dejando a la humanidad víctima del pecado original, con tristes consecuencias.  Pero mientras la serpiente se alegra de su triunfo, y los primeros padres salen humillados del paraíso, suena la promesa: Habrá enemistad entre tí y la mujer, entre tu descendencia y la suya, ésta te pisará la cabeza. Satanás se siente vencido, ahora con el aviso de Yavé; luego, con la realidad de la Mujer.

II. Inmaculada

Solo cuatro personas se vieron libres del pecado original: Adán y Eva, porque nacieron en estado de pureza, antes de que ellos mismos cometieran el pecado original; Jesucristo, que como Dios-Hombre no podía someterse al dominio del pecado, luego ni de Satanás. Y María, única excepción. Si a todos nos ha vencido Satanás, porque por el pecado original arribamos a este mundo bajo su mancha y su propiedad, la profecía de Yavé suena clara: Pondré enemistades entre ti y la mujer; si la serpiente hubiera vencido a María con el pecado original, no se hubiera cumplido la esperanzadora profecía.

En el paraíso terrenal, enlodado con el pecado, surge un ambiente de pureza: es la promesa de una mujer que realizará la mayor hazaña de la humanidad: vencer al enemigo infernal que atacó hasta al mismo Dios en el paraíso del cielo, de donde fue arrojado vilmente, y que también tentó al Dios que se hizo hombre. Ahora Satanás, la serpiente, se enfrenta inevitablemente con una mujer y con su descendencia.

En la profecía del paraíso, la mujer aparece como enemiga, lo que supone que en ningún momento tuvo amistad con la serpiente, hasta el punto de admitir las insinuaciones del diablo, como sucedió con Eva. La mujer y su descendencia aplastarán la cabeza de la serpiente, demolerán su reino, debilitarán su dominio, destruirán sus proyectos de esclavizar a toda la humanidad.

Dios quería significar que, si por culpa de una mujer, se había perdido el hombre, también se salvaría a través de la mujer.

El mal prosperaría, y bajo místicas apariencias llegaría a instaurar un reino comunista y satánico; pero la mujer tendría también su progenie: a Nuestro Señor, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo.[3]

III. Sola María

El libro del Génesis señala a una mujer como vencedora de Satanás, sin determinarla. Y pasarán largos siglos de espera de la presencia de la mujer.

El Papa Pío IX explicó la íntima e indisoluble unión de María con Jesucristo en su triunfo redentor sobre Satán que fuera profetizado en Génesis 3,15 en la carta apostólica que infaliblemente definió la inmaculada concepción:

Por esta divina profecía (Génesis 3,15), el misericordioso Redentor de la humanidad, Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, fue claramente preanunciado; que Su beatísima Madre, la Virgen María, fue proféticamente indicada; y, al mismo tiempo, la misma enemistad  de ambos contra el Malo fue significativamente expresada. De ahí que, tal como Cristo es Mediador  entre Dios y hombre, asumió forma humana, borró lo escrito en el decreto existente contra nosotros, lo clavó triunfalmente en la cruz, para que la santísima Virgen, unida a Él en el más íntimo e indisoluble vínculo, fuera, con El y por El, eternamente enemistada con la maligna Serpiente, y más completamente  triunfara  sobre ella… María estuvo eternamente completa y absolutamente opuesta a Satán, ya que con y mediante su Hijo, el Redentor, la Mujer compartiría íntimamente el triunfo redentor sobre Satán.

Llegará el tiempo de su arribo. Como toda humana criatura, comenzará su vida intrauterina al abrazo de una semilla masculina en los ovarios de una madre.

Como toda criatura que comienza sellada con el distintivo de Satanás ¿correrá María la misma suerte?  La profecía lo niega: de haber sido comprendida en el pecado original, hubiera tenido amistosa relación con la serpiente y no le hubiera pisado su cabeza.

Por ley universal de Adán, María debería haber sufrido el cautiverio de Satanás. Pero existen dos formas de liberación: 1) ofreciendo el precio del rescate antes de que sea llevado el reo a la prisión; 2) pagándolo cuando está en la cárcel y liberándolo. La segunda forma se empleó en la historia con todos los nacidos; la primera sólo con María, por lo que en ningún momento hubo en ella pecado o mancha moral.

El eminente teólogo Beato Escoto, confirmaba la inmaculada concepción de María, con este silogismo: Dios pudo hacerla Inmaculada; fue conveniente que lo hiciera; luego la hizo.

La profecía del paraíso es suficientemente clara al afirmar que Ella fue siempre enemiga de la serpiente; luego no se manchó con su inmunda baba, que fue el pecado original.

Con la  luz de esta profecía y con otras luminosas indicaciones de la Biblia, Pio IX, en 1854,  elevó esta doctrina de la Iglesia a la calidad de dogma de fe: Declaramos, pronunciamos  y definimos que la doctrina que sostiene que la Beatísima Virgen María, en el primer instante de su  Concepción, por gracia y privilegio  singular, en atención  a los méritos  de Cristo  Jesús, Salvador del género humano, fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original, ha sido revelada por Dios y, por tanto, debe ser creída firme y constantemente  por todos los fieles. Si no, sepan y tengan por cierto que están condenados por su propio juicio, que han naufragado en la fe y que se han separado de la unidad de la Iglesia.

Se esperaron muchos siglos, desde que sonó la profecía, pero al término de ellos, se cumplió: Pondré enemistad entre ti y la mujer… ésta te pisará tu cabeza. Así se la representa en las imágenes que destacan la Inmaculada: con la luna a sus plantas, como Reina del mundo, y con la serpiente pisoteada por sus pies.

Lo que afirma la fe es que en el momento, sea éste cual fuere, en que el alma de María fue infundida por Dios en su cuerpo y hubo, por lo mismo, concepción propiamente dicha, recibió simultáneamente la gracia santificante, no careciendo de ella jamás, ni por una fracción mínima de tiempo.

IV. Voto inmaculista

Juramento y voto de creer, confesar y defender el dogma de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María.

(Este juramento se puede hacer en presencia del Director Espiritual o Confesor o el Párroco o privadamente).

En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo +, tres personas, y un solo y verdadero Dios Todopoderoso +, y de Dios hecho Hombre, nuestro Redentor y Señor Jesucristo +, a quien adoramos real y verdaderamente presente en el Augusto Sacramento del Altar,

Proclamo:

Solemne voto y juramento de creer, confesar y defender, que la Santísima Virgen María, Madre de Dios, por un privilegio especial del Altísimo, atendiendo a los méritos previstos de su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, fue preservada de la culpa original que todos contraemos al nacer.

Declaro que, como católico, apostólico y romano, creo en todos los misterios que nuestra madre la Iglesia nos propone, muy especialmente en este de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. Afirmo, creo y confieso, que la Santísima Virgen María fue, en virtud de los méritos de su Hijo, Nuestro Redentor, preservada desde el primer instante de su Bendita Concepción de toda mancha de Pecado Original. También confieso, afirmo y creo que la Excelsa Señora, Madre de Dios y Madre Nuestra, terminado el curso de su vida temporal, fue llevada en cuerpo y alma a los Cielos; así bendecimos su Inmaculada Concepción, proclamamos su Gloriosa Asunción, honramos su Sacrosanta Virginidad y alabamos su total Ausencia de Pecado.

Hago así, solemne voto y juramento de creer, confesar y defender hasta la muerte, los misterios de la mediación universal de la Santísima Virgen en la dispensación de todas las Gracias, y de su realeza universal como Madre de Dios y del género humano, ofreciendo, solemnemente, homenaje al Corazón Inmaculado de la Virgen Purísima en perpetua y total entrega de amorosa y filial servidumbre.

¡Oh, Benignísima Señora y Madre nuestra dulcísima!, admitid este voto y juramentos, como muestra del filial amor que os profeso y, en retorno, conseguid que, cubierto con el manto de vuestra protección a la sombra del árbol Santo de la Cruz, participe de sus frutos en la tierra, recibiendo abundantes gracias para ejercitar las virtudes, y después, por medio de ellas, suba a la gloria para unirme con Vos para siempre y juntos ver a Dios, amarle, gozarle y alabarle por toda la eternidad.

¡Oh, Santísima Virgen María Inmaculada, Reina de los Cielos!, te ruego que intercedas ante tu Divino Hijo, Cristo Jesús+, para que Este me auxilie en mi pobreza, ayudándome a guardar la Fe que he recibido de mis padres y que ahora, solemnemente proclamo, esperando morir en ella, y por la Divina Misericordia de Dios y por Vuestra intercesión, gozar algún día de las delicias inefables de la gloria. Amén + Así lo creo + así lo espero.

Dado en ………………………., el día ……..del mes…………………. del año de Nuestro Señor de dos mil dieciocho.

Así lo rubrico, dando fe de todo lo dicho.

Firma

[1] CARDA PITARCH, JOSÉ MARÍA, El misterio de María.

[2] Génesis 3, 2.

[3] SHEEN, Mons. FULTON J., La Señora.

Germán Mazuelo-Leytón

Germán Mazuelo-Leytón es conocido por su defensa enérgica de los valores católicos e incansable actividad de servicio. Ha sido desde los 9 años miembro de la Legión de María, movimiento que en 1981 lo nombró «Extensionista» en Bolivia, y posteriormente «Enviado» a Chile. Ha sido también catequista de Comunión y Confirmación y profesor de Religión y Moral. Desde 1994 es Pionero de Abstinencia Total, Director Nacional en Bolivia de esa asociación eclesial, actualmente delegado de Central y Sud América ante el Consejo Central Pionero. Difunde la consagración a Jesús por las manos de María de Montfort, y otros apostolados afines
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email